PUBLICIDAD

ARTE

Arte degenerado, la expresión del régimen alemán para ridiculizar obras modernas

En la década de los 30′s, las tropas nazis quisieron acabar con el arte moderno y se apropiaron de obras para censurarlas y ridiculizarlas.

Es sabido que durante el régimen alemán de los años 30′s y 40′s se desataron acciones atroces que marcaron la historia de la humanidad, sin embargo, es poco conocido que las tropas nazis se apropiaron de muchas obras de arte moderno con la finalidad de ridiculizarlas, ya que supuestamente éstas no iban con sus ideales.

A dichas piezas que eran pinturas y esculturas surrealistas, expresionistas, dadaístas y cubistas, se les designó como Entartete Kunst o arte degenerado para precisamente censurarlas y exponerlas al mundo como algo malo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Se dice que incluso hubo una exposición llamada “Arte degenerado”, que fue una exhibición propagandística para acabar con el arte moderno y de cierta manera burlarse de él y difamarlo, ya que en las fichas técnicas que se suelen colocar a un lado de las piezas para ofrecer información, se ridiculizó el trabajo de los artistas y hasta se incluyeron precios extremadamente altos mientras Alemania sufría de una crisis económica muy seria.

También, en la exposición se colgaron los cuadros torcidos y se pintaron las paredes con insultos a las obras y a los artistas para exponerlas de esa manera al pueblo alemán.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De acuerdo con Deutsche Welle, durante el movimiento, el gobierno se apropió de cuadros y esculturas de 32 museos y otras instituciones con la finalidad de “limpiarlos”. Básicamente abusaban de su poder para robar las obras arte y retirarlas.

La expo “Arte degenerado” estuvo muy apresurada, ya que querían inaugurarla en Múnich un día después de la “Gran Exposición Alemana de Arte”, el 19 de julio de 1937, y por ello confiscaron 650 pinturas de arte moderno, gráficos y esculturas, entre ellas obras de Vasili Kandinsky, Emil Nolde, Lyonel Feininger, Ernst Barlach y Ernst Ludwig Kirchner.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Meike Hoffmann, investigadora de la Universidad Libre de Berlín, dijo que en una segunda ronda para saquear obras de arte moderno se confiscaron otras 20 mil piezas de 14 mil artistas y éstas no solo se almacenaron en un depósito, si no también se quemaron o se vendieron en el extranjero con la finalidad de deshacerse de ellas.

Cabe señalar que H1tl3r fue rechazado dos veces por la Academia de Artes, por lo que se dice que probablemente su acción de burlarse de las obras con la finalidad de influenciar a la población de rechazar todo lo que no estaba bajo sus “ideales”, fue producto de este rechazo para de alguna manera desquitarse y decidir quién sí y quién no era artista.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD