PUBLICIDAD

ARTE

Dr. Atl y otros artistas que pintaron su obsesión por el Popocatépetl

Gerardo Murillo, Velasco y Nishizawa son algunos de los pintores mexicanos que dedicaron más de un paisaje a la leyenda gigante y a la mujer dormida; el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.

«Soles de lava, astros de ira, indiferentes deidades, allí estarán los invencibles volcanes». Jose Emilio Pacheco, “Malpaís”. 

Si en el Valle de México existen dos emblemas que maravillan a sus visitantes y que están íntimamente circunscritos a las leyendas y hasta supersticiones de sus habitantes, son los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin embargo, es la furia del primero lo que ha capturado la atención de artistas que lo han utilizado como inspiración. Gracias a que se trata de un volcán activo, algunos pintores mexicanos no han dudado en utilizar al Popo como inspiración para su trabajo. Dr. Atl, Vista de los volcanes desde Cuautla, 1958. 

Lee más: Dr. Atl: El indigente que enseñó a los mejores pintores mexicanos

La pintura del Popocatépetl tiene un antecedente prehispánico, cuando el volcán era representado en códices. Posteriormente, el volcán se añadió a la cartografía colonial y poco a poco se incorporó en otras expresiones artísticas. Pero si existe un artista mexicano que se destaque por sus obras sobre el Popo, es Dr. Atl, quien además de pintor y poeta destacó como un apasionado vulcanólogo. 

Dr. Atl habría de dedicarle su vida a su obsesión por los volcanes. Murillo no sólo retrataría el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl, también sería testigo del nacimiento del Paricutín en Michoacán y hasta organizó expediciones hacia el cráter (y el interior) del Popocatépetl como la de 1921, que en colaboración con el periódico Excélsior se volvió guía de una expedición que incluía a geólogos y periodistas, listos para ascender a la cúspide de Don Goyo y conocer sus secretos. Dr. Atl, Vista del Popocatépetl, 1934. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee más: Instrucciones para identificar a los grandes maestros del arte en México

Sin embargo, con el paso del tiempo y una amputación de su pierna derecha, Dr. Atl se vió obligado a continuar con sus expediciones desde los cielos, lo cual resultó en nuevas perspectivas en su obra. Dr. Atl, Popocatépetl desde un avión, 1958.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dr. Atl, El maizal, 1955.Dr. Atl, Los volcanes, 1950.Dr. Atl, Cráter, 1948. Dr. Atl, La sombra del Popocatépetl, 1942. Dr. Atl, Vista del Popocatépetl.

José María Velasco 

Maestro de Dr. Atl y conocido como el paisajista por excelencia de México, Velasco también retrató al gran volcán del Valle de México. También fue un estudioso que se valió de la ciencia para sus paisajes. José María utilizó la botánica, la geología y otras disciplinas para legar los paisajes más emblemáticos del Valle de Anáhuac y sus alrededores, en los que resaltan el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl al fondo. Velasco, Popocatépetil e Iztaccíhuatl, 1899. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee más: José María Velasco: Génesis y legado del espacio pictórico mexicano

Velasco, Popocatépetl e Iztaccíhuatl, s.f. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Velasco, Valle de México desde el Tepeyac, s.f. Velasco, Valle de México tomado desde el cerro de Chapultepec, s.f.Velasco, Valle de México tomado en las lomas de Tacubaya, s.f.Velasco, Hacienda de San Antonio Coapa, s. f. 

Luis Nishizawa Flores 

De padre japonés y madre mexicana, Nishizawa dedicó su vida a un estilo pictórico en el que convergieron las dos culturas de su hogar. Algunas de sus obras fueron parte de la colección privada de los Pinos —entre las cuales se perderían uno de los paisajes del Popo—, y es uno de los paisajistas con mayor número de obras que incluyen a los dos grandes emblemas del Valle de México. Nishizawa, El Popocatépetl - Iztaccíhuatl, 1998. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lee más: Luis Nishizawa, el pintor mexicano que logró fusionar la cultura japonesa y mexicana

Nishizawa, Valle de México, s.f. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Nishizawa, Rocas, s.f.Nishizawa, Valle de México, 1999. Nishizawa, Valle de México, 2006. Te podría interesar:

Si fueras el Dr. Atl, yo sería tu Nahui Ollin
Saturnino Herrán: el pintor más mexicano que retrató la identidad nacional antes que los muralistas
El misterio de las 27 pinturas perdidas de la Colección secreta de Los Pinos

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD