PUBLICIDAD

ARTE

Cerillos mexicanos 'La Central': Una historia llena de arte y difusión cultural

En los años 70 podíamos encontrar pinturas de grandes artistas mexicanos como Jorge Cázares en la parte posterior de estas famosas cajas de cerillos.

La difusión cultural es un elemento fundamental dentro de nuestra sociedad; muchas veces este aspecto se queda en el olvido y hoy, más que nunca, empresas, que son las encargadas de brindarnos prácticamente todo lo que utilizamos en nuestra día a día sólo buscan ganar más. 

Sí, algunas veces utilizan publicidad muy creativa o métodos de persuasión sumamente atractivos, pero también es cierto que estos se vuelven contenidos desechables que sólo sirven para vender algún servicio o producto en cierta época. Pasado el tiempo de estas campañas, caducan para siempre. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por el contrario, también existen compañía comprometidas, no sólo con la calidad de sus productos, sino también con la sociedad a la que pertenecen y, a través del alcance que tienen, se dan a la tarea de cultivar la mente de sus consumidores, provocando así que muchas personas conozcan un poco de arte.

Tal es el caso de una empresa mexicana encargada de la elaboración de cerillos: La Central. Todos hemos tenido alguna caja de fósforos de esta marca en nuestras manos alguna vez. Es un elemento de nuestra cultura que desde que tenemos memoria ha estado ahí en nuestras vidas. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y cómo no, si se sabe que fue fundada en 1885 por los hermanos León y Manuel Mendizábal junto a otro par de hermanos, Pedro y José Prida, en el Puerto de Veracruz. En un principio su nombre era ‘Compañía Industrial de Fósforos y Cerillos’.

Con el paso del tiempo, esta fundación tomó mucha popularidad. Cinco años después Decidieron dejar el puerto y emprender en la Ciudad de México; ahí fue donde adquirieron el nombre oficial de ‘La Central’, Fabrica de Fósforos, Mendizábal y compañía. Esto debido a que la gente en Veracruz los empezó a llamar así porque la fábrica estaba cerca de la Estación Central del Ferrocarril del Puerto de Veracruz.  

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Luego de este suceso pasaron por algunas transiciones, pero con éxito siguieron adelante, consolidándose como una de las empresas más antiguas del país. 1902 marcó el año en el que se integró al diseño de la caja la famosa locomotora. Pero fue en 1940 cuando algo más interesante vendría para La Central.

En ese año nació el diseño que hoy en día podemos ver en las cajas de cerillos de esta marca. El autor de esta línea a la que llamó ‘Clásicos de Lujo’, fue el director de ese entonces, Daniel Montull

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya para la década de los 70 tomaron las pinturas, en su mayor parte, del artista mexicano Jorge Cázares, para continuar con esta difusión cultural. Misma época en donde su trabajo comenzó a tener más popularidad. La colección en donde participó Cázares incluye 100 obras, en ellas se pueden observar paisajes de todo tipo que se centran en todo México. Sin embargo, la difusión cultural paró ahí, ya que también incluyeron a grandes artistas del mundo como Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Picasso, Velázquez, Goya, Rembrandt, entre otros.

Así fue como La Central le dio un giro bastante interesante a los empaques tan icónicos que tiene. Si no era suficiente con la Venus de Milo y el Partenón que encontramos en la parte principal, También, en años venideros, fue modificándose y adaptándose a tendencias y pusieron cosas de colección de futbol, Vírgenes de Guadalupe, así como mitos y demás cosas icónicas de nuestro país. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Hoy aún podemos encontrar estos cerillos en centros comerciales, tienditas y demás lugares de comercio. Sin embargo, encontrar alguna pieza de las que ya mencionamos anteriormente es una tarea casi imposible, ya que tomaron gran importancia entre coleccionistas. 

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD