Cosas que tienes que saber antes de criticar a Salvador Dalí

miércoles, 4 de enero de 2017 13:12

|Julieta S



Comparado con Velázquez, no soy nada; pero comparado con los pintores contemporáneos soy el genio más grande de los tiempos modernos.
–Salvador Dalí, 1960



Salvador Dalí es sin lugar a dudas el artista surrreal más conocido por el mundo entero pero su fama y popularidad también crean muestras de repulsión y descontento por todos aquellos que ubican sus obras. Un artista, aseguran, sobrevalorado y sin talento dispuesto a darlo todo por reconocimiento, fama y dinero. 

Con sus largos bigotes y sus estrafalarias mascotas, algunos creen que su popularidad lo es todo, sin ningún tipo de valor artístico que hiciera de su obra un desafío para nadie. Las críticas que Freud le hizo (quien parecía un fanático) y las obras de otros artistas como Delvaux o Magritte, dejan que la figura del genio catalán se desvanezca entre los conocedores, mismos que odian aún con más recelo al genio surrealista.

mascota dali


¿Por qué lo odian?

Ni el mismo Orwell estaba feliz con la mítica figura de Dalí, lo calificaba como un enfermo de mal gusto. Un hombre exagerado que con su autobiografía sólo lograba fantasear entre los acontecimientos reales y aquella desmedida imaginación que lo caracterizaba. 

Sin duda Orwell tiene razón, Dalí exageraba todo y hacía de su vida un teatro sin que debiera ser así. Orwell tampoco estaba de acuerdo con su postura política, lo que los colocaba en bandos completamente opuestos durante y posterior a la Segunda Guerra Mundial pero en la época actual, todo eso es lo que hace que Dalí sea un ejemplo claro de lo que debía ser y hacer un surrealista.

el-enigma-de-hitler-dali
Muchos lo odian por su popularidad, pues como el fenómeno que enfrentan aquellos músicos que dejan de ser independientes para comenzar a aparecer en cadenas radiofónicas populares, aquellas figuras con pinturas esenciales que ahora valen millones de dólares son repudiadas por todos; Marina Abramovic, Van Gogh, Dalí o Warhol son algunos de los ejemplos más notorios.

la persistencia de la memoria de salvador dalí
Además, vivir una existencia en la que el dinero era fundamental, lo hizo acreedor a grandes críticas. Él mismo se promovía y hacía que el mundo lo admirara; amaba crear sensaciones diferentes, y por supuesto, controversia como con su dibujo "Sagrado corazón" en el que colocó la leyenda "a veces escupo con placer en el retrato de mi madre". Se enorgullecía de ser diferente y tener una sensibilidad delicada. Cuando hizo su examen oral en historia del arte, aseguraba que era mucho más talentoso que los profesores que lo estaban calificando. 

dali
Fue uno de los primeros en convertirse en una figura pública que las marcas contrataban para darle empuje a su marca y probablemente uno de los pilares de lo que vendría más tarde para el arte. La televisión francesa y americana disfrutaban del surrealismo del pintor en distintos comerciales. Uno de ellos mostraba a Dalí sentado en un avión con Witney Ford, el pitcher estrella de los Yankees de Nueva York, para un anuncio de Braniff Airlines; el slogan recitaba "si lo tienes, lúcelo". 



Su empeño por tener más y más dinero era bien sabido, tanto que él mismo declaró tener "un amor puro, místico y vertical por el efectivo". Así, no sólo se dedicó a crear obras de arte, sino que diseñó joyería, ropa, muebles; creó sets para ballet; escribió ficción; produjo secuencias visuales para Hitchcock y Disney, y esculpió obras maestras.



Vendía hojas firmadas con litografías en 10 dólares e hizo unas 50 el último cuarto de su vida. Los críticos consideran que después de 1939 su obra fue basura, pero también podemos encontrar grandes obras de arte. 

¿Por qué aclamarlo con tanto fervor si sus trazos eran predecibles?, ¿cómo decir que es uno de los máximos exponentes cuando decidió venderse ante las grandes empresas? 


A pesar de que muchos lo consideran un artista sobrevalorado, Dalí consiguió hacer de sus sueños el cotidiano de su realidad. A través de la creación del método paranoico-crítico y su estrafalaria vida, se convirtió en mucho más que cualquier otro surrealista: su obra no sólo estaba en los trazos ensoñados de sus pinceles, cada paso, cada objeto que creaba y lo que enunciaba, lo hacían parte de la vanguardia más popular.

Dalí creía ser la reencarnación de su hermano, a quien veía todos los días la tumba cuando caminaba de su casa a la escuela. En su lápida se leía "Aquí yace Salvador Dalí" y el pintor catalán nunca olvidó ese momento como uno de los grandes episodios que marcaron su infancia. 

Con esa historia inauguró su existencia surreal, llena de contrastes, obsesiones y filias. Adicto a la masturbación, comparaba su pene con el de sus colegas de la escuela, y aseguran, el suyo era mucho más pequeño y suave que el del resto. Por esa razón creía que era impotente e hizo de masturbarse un acto de todos los días, a todas horas, unas cuatro veces delante del espejo según cuenta él mismo. 

el gran masturbador dali saltamontes fobias
Gracias a su filia y el conservadurismo de su padre, creció con la idea de que el sexo era decadente y denigrante, por lo que muchas de sus obras cuentan con elementos eróticos y simbólicos que servían como fuga de una obsesión para el pintor. Un elemento que parecía venir desde su más profundo inconsciente.

El enigma de Guillermo Tell
Creó su método paranoico-crítico como un catalizador que tenía la habilidad de transmitir lo que estaba en el cerebro y percibir los enlaces racionales que podrían parecer sin conexión alguna. Con su obra entonces, intentaba crear objetos e imágenes imposibles en la vida real, su más grande descubrimiento como él mismo aseguró. Un método que buscaba proyectar el inconsciente a través de imágenes reales críticas y lúcidas. 

Dejaba que las fobias salieran de su mente para crear obras caóticas y enigmáticas. Mostraba la yuxtaposición de cómo un paranoico desearía que fuera la realidad. "No sé en qué consiste, pero es evidente que es de una eficacia tan grande que con él se puede ganar muchísimo dinero porque me estoy volviendo ligeramente multimillonario” declaró en una entrevista en los 70.


circa 1950:  Spanish surrealist artist Salvador Dali (1904 - 1989) shows off his famous moustache.  (Photo by Weegee(Arthur Fellig)/International Center of Photography/Getty Images)

Bretón calificó su técnica como un instrumento de suma importancia aplicable tanto para la pintura como la poesía, moda, cine, escultura y la creación de objetos surreales.

Sin embargo, no era lo único que sabía hacer, fue uno de los grandes exponentes hiperrealistas de esos momentos con un bodegón de pan fresco que aún podemos admirar entre sus cuadros desconocidos. 

la cesta de pan dali

Su nombre, según el propio Breton, quien más tarde lo expulsó del movimiento surrealista, era sinónimo de revelación más resplandeciente. 

cuadro dali
Con su amigo Buñuel hizo una de las cintas más polémicas y surrealistas de todos los tiempos: "Un perro andaluz". Una película incoherente, un sueño, ese elemento visual de lo que Dalí pensaba y que sin embargo, no podía expresar en sus lienzos. 



Amante de la ciencia, la arquitectura, la moda y la pintura, nos quedamos con las palabras de Orwell, quien nos enseña que, aunque la figura de Dalí era polémica, su trabajo también fue una revelación asombrosa: "Uno debería ser capaz de conservar en la cabeza simultáneamente las ideas de que Dalí era al mismo tiempo un excelente dibujante y un irritante ser humano. La una no invalida, o efectivamente, no afecta a la otra".





REFERENCIAS:
Julieta S

Julieta S


  COMENTARIOS