PUBLICIDAD

ARTE

20 fotografías de Floria González sobre la complejidad de la psicología humana

La obra de Floria González retrata los temores, traumas y preguntas más siniestras acerca de la existencia humana.

"Siempre he trabajado con ejes temáticos en torno al ser humano, como la mente, la espiritualidad, la energía, el bien y el mal, la obscuridad, los ciclos y todo lo que tiene que ver con esta dimensión de emociones". Floria González

En las fotografías de esta artista regiomontana la psicología juega un papel clave, pues muchas de sus series remiten a ese momento preciso dentro de un ciclo, cuando se ha llegado al punto más oscuro justo antes de cambiar de consciencia para cerrarlo y superarlo. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Me interesa tratar de modificar nuestro ADN, como cuando ubicas algún recuerdo que has tenido dede pequeño como un error o algo que ha destruido de manera negativa tu vida. Entonces lo tomas para cambiarlo y al hacerlo ocurren muertes pequeñas que nos hacen crecer a lo largo de nuestra vida" afirma la artista. 

"Siempre tuve la idea de construir un set muy parecido a la pintura y al cine, para poder escoger los colores, la ropa, el personaje y contar una historia. Dentro del concepto general de una serie cada fotografía tiene su historia". 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las imágenes de Floria han rebasado la fotografía para nutrirse de la instalación, el performance y el videoarte. En su Universo convergen historias que narra con un montaje tan cinematográfico como artesanal, porque es ella quien selecciona desde el tipo de iluminación hasta los elementos que intervendrán en la construcción visual como los colores de la pared, del piso, los muebles, hasta la ropa. Antes de hacer una serie, dibuja cada imagen, la pinta, y después pone mucho cuidado en cada detalle para capturar la ficción que ha visto en su mente. Confiesa además que solía ser enemiga del Photoshop, hasta que entendió que en la pintura y en el cine, lo imposible se puede realizar, por ejemplo que los personajes vuelen o que distintos animales de distintas especies estén en el mismo cuarto, y para superar esos límites del mundo físico ahora utiliza -en casos específicos- las herramientas digitales. 

Floria cuenta que para construir una sola fotografía trabajan con ella 8 personas, y cuando se trata de hacer un videoclip, el staff asciende de 20 a 25 miembros del equipo. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Creo que algunos personajes soy yo, otros son personas muy cercanas a mí, y con otros me permito jugar con la posibilidad de imaginar y crear algo que no existe". 

Es en esta creación libre en la que Floria establece una relación entre la ficción y la psique humana, con una clara influencia del escritor japonés Haruki Murakami, a quien admira por su manera de contar una historia tan surreal y relacionada con el inconsciente, que te permite reflexionar que en la vida también puede pasar cualquier cosa, pero en los sueños y la imaginación todavía se pueden empujar aún más esos limites hasta rebasar todas las convenciones que nos impone la realidad. A Floria le atrae indagar en esas posibilidades que tiene la mente de crear y manifestar situaciones tan ilógicas que te sorprenden, al usar objetos y elementos que crees que no pueden existir, aunque ella está segura de que si no existen en esta dimensión seguramente sí lo harán en otras. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Postparto" es la serie más personal que ha realizado, justo después de convertirse en madre.

"Cuando nació mi hijo de pronto me encontré encerrada en un cuarto y pensé en cómo en mi generación actual de mujeres hemos perdido el conocimiento ancestral de como cuidar a otro". 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En los pensamientos de Floria se apareció un personaje sin pelo, con los senos caídos, como si se tratase de una versión extraña de un cuerpo que ya no reconocía. Esta serie de lenguaje monocromático y tonalidades pastel se convirtió en el retrato de un paisaje interior, del camino que recorrió aquél personaje que salió de sus entrañas, a quien puede mirar como si se tratase de un ente externo aunque habite su mente y no sea más que el recordatorio de quién es. 

Floria retrató a un personaje espiritual que ha cambiado de identidad, ahora se ha convertido en madre y debe reconocerse de nuevo a sí misma desde otra forma y otro lugar. 

Esa no fue la primera vez que su obra abarcó la naturaleza femenina y sus miedos en torno a ella. 

Anteriormente, la serie La hoguera de las vanidades -realizada durante su embarazo- se convirtió en la serie más oscura que ha realizado, pues partió de los recuerdos sobre sus tías, abuelas, y mujeres que han pasado por diferentes momentos de cambio radical en sus vidas. Así desarrolló una serie de personajes que se alejan de la nube negra del miedo, la incertidumbre y el temor al futuro. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En esta serie Floria reflexionaba acerca de aquellos instantes cuando crees que ya has alcanzado un equilibrio y una estabilidad, pero de pronto sucede "algo" que te sacude, te estremece y te saca de esa aparente comodidad. 

Floria retrata también la incertidumbre ante el futuro, el miedo al imaginar que en el 2050 el planeta se encuentre al borde del colapso.

La serie 2050 se compone de retratos de niños con una burbuja que los mantiene lejos del contacto con el aire, con una estética futurista, estas imágenes giran en torno a la posibilidad de que el planeta sea un caos dentro de pocos años y de que las nuevas generaciones tengan que adaptarse hasta mutar para sobrevivir. De esa misma reflexión, Floria ha generado una de sus series más complejas:  Sobreponer; cuyo planteamiento explora la posibilidad de que la tecnología pueda cambiar esta realidad futura y de que la ciencia esté equivocada y pueda ser superada por lo inesperado. 

Entre los temas que ha desarrollado en ese proyecto fotográfico, ha desmantelado los arquetipos presentes en pinturas religiosas, antiguas, retomados por pintores como Goya, Caravaggio e incluso la pintura antigua japonesa. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

"Me interesaba hablar de los arquetipos y los volví contemporáneos. Como la imagen de una mujer que no puede tener hijos pero recurre a la tecnología para hacerlo. Cómo esta conducta determinada por la tecnología es similar a las antiguas concepciones de las Diosas de la fertilidad, la maternidad y la creación. Yo hice mi propia Diosa de la creación contemporánea". 

Actualmente Floria desarrolla la serie Lost in strata  acerca del cercano e inminente fin de la era antropocena, que data desde el comienzo del impacto humano significativo sobre la geología y los ecosistemas de la Tierra, incluido, entre otros, el cambio climático.

"Me encanta la ciencia y leí un articulo acerca de teorías que dicen que existieron millones de civilizaciones "perdidas" -como Atlantis- porque si analizas que aunque esta civilización ha durado muy pocos años en su era antropocena, todo el daño que hemos hecho ya ha sido suficiente para alterar el planeta y muy rápido podemos legar a la destrucción total. Así que en 20 millones de años se podrían haber borrado por completo los vestigios de la vida humana".                                    

En una serie de composiciones monocromáticas, Floria nos enfrenta a un temor existencial más grande, a un miedo planetario al pensar que todo lo que nos pasa y que creemos que es importante al final desaparecerá. La fotógrafa se encuentra ahora explorando los campos de disciplinas como la ciencia y la física cuántica, aunque asegura que siempre regresa a la misma idea que trasciende y captura en todas sus composiciones fotográficas: la idea de que somos energía y todas las historias que vemos, nos contamos y creemos que son ciertas, en realidad no existen, son solo energía en movimiento. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Conoce más de la obra de Floria González en su cuenta de Instagram @i_am_ramona_the_bee y su sitio web floriagonzalez.com

_

También te puede interesar:

14 fotografías de Mel Nocetti para entender cómo creamos nuestros mejores recuerdos

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fotografías para entender qué tan artificiales somos en la sociedad

Los mundos fantásticos de la fotografía surrealista

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD