Imágenes que dejaron de ser una burla por la ironía en la que vivimos

domingo, 10 de abril de 2016 6:20

|Eduardo Limon


Hay una frase que dijo William Shakespeare que ha sido de gran inspiración en mi arte: “Eyes are the Windows to the soul.” (“Los ojos son las ventanas al alma”). Esta frase la llevo conmigo en mis obras, y trato de plasmar el alma de la persona en papel.
- V. Villarreal



La intervención que realiza Vero Villarreal sobre la realidad no es un simple juego de contextos y significados; no es la ramplona traspolación de los significantes por el capricho de mentar lo contrario. Su trabajo, primordialmente fundamentado en el retrato y la fotografía hipertextualizada, es una lucha constante por otorgar de nueva cuenta el mérito a quien se lo merece; es decir, a las personas que dan muestra de honor y valía.

Vero Villarreal

La producción de Villarreal nos recuerda el significado de compromiso. Las prácticas artísticas, considerando su naturaleza y su función de acuerdo a lo estudiado desde hace mucho tiempo, han sido entendidas particularmente en términos de su relación con lo mundano, con lo social. Y es así como se han podido distinguir someramente dos tipos de ellas en compleja concordancia: las autónomas y las socialmente comprometidas. Sin duda, el arte de Verónica se encuentra en el segundo apartado.

Se podría pensar que en comparación con lo efectivamente vivido y los eventos que toman forma en la sociedad, el arte aparece inadecuado e incluso irrelevante; cuando las batallas y los conflictos se tornan físicos, hirientes y sin escapatoria visible, la gente suele pensar que una experiencia artística sale más que sobrando.

Vero Villarreal

Vero Villarreal

Las fotografías de Villarreal, que nacen a su vez de la cámara de Juan Javier Ibarra, están para demostrar lo contrario; sus visiones de lo captado dan muestra de la amplia conciencia que tiene con respecto a los oprimidos, los opresores y su propia persona como un no-indiferente que intenta accionar su lenguaje en la advertencia de lo erróneamente impuesto.

¿A qué nos referimos con esto? Al obviarse ante los ojos de esta joven artista hechos faltos de notoriedad para el resto, mediante un arte necesariamente involucrado en un fundamental antagonismo social, ella activamente ha decidido formar parte de eso y dotar de utilidad a sus creaciones. En otras palabras, le da un uso a su trabajo con la finalidad de ser un arma en contra de la apatía y la miope insensibilidad humana.

Vero Villarreal

Vero Villarreal

El ojo y las manos de Verónica Villarreal han sido capaces en su colección “Visual Soul”, por ejemplo, de capturar en una línea matizada por la humildad y la perseverancia el rostro de personajes reales, de hombres y mujeres que día a día sufren determinada marginación, pero esto no impide una lucha constante en ellos por la superación o la ayuda hacia los demás. Sujetos que independientemente de su status social, no pierden de vista el honor de socorrer y esforzarse.

Dichas fotografías cuentan entonces, para seguir con la labor característica de la autora, con una superposición de elementos y materiales que no recontextualiza al retratado, sino que le da un grado superlativo de apariencia, siguiendo los estándares occidentales de lo que entendemos por héroe o salvador para una mejor impronta.

Vero Villarreal

Vero Villarreal

A partir de capas, antifaces, artículos de oro y demás, la artista busca, en un llamado colectivo, reconsiderar visualmente a los ‘alguien’ que se mantienen en el anonimato mientras realizan (en el presente o en el recuerdo) sus actos de bondad, caridad o cuidado.

Vero Villarreal

Sus imágenes no son una burla ni mucho menos, no son el diseño que busca la risa fácil o la simpatía sin sentido del público; son piezas de realidad en una estética comercial y en extremo plastificada para denotar la situación verdadera de sus protagonistas y la ironía que resulta de ser humanos increíbles sin el atavío de lo maravilloso que solemos anteponerles.

Todos podemos ser ese ser extraordinario. Todos podemos reconocer a dicho ser en el otro.


***
Te puede interesar:

La imposición de los espacios rebeldes para no callar nunca

Fotografías del movimiento, el misticismo y el color que nos estallan por dentro

REFERENCIAS:
Eduardo Limon

Eduardo Limon


  COMENTARIOS