PUBLICIDAD

ARTE

La maldición detrás del cuadro “El niño que llora”

En la década de los 50′s la pintura de Bruno Amadio fue muy popular, pero guardaba una oscura historia.

En el mundo del arte existe obras siniestras que esconden secretos, mitos e historias que a lo largo de la historia siguen sorprendiendo a cualquiera que las conozca. Una de ellas es la de ‘El niño que llora’ de Bruno Amadio, la cual es una pintura que se popularizó en los años cincuenta y tras replicarse en los años ochenta, muchas personas la tuvieron en sus casas como objeto de decoración.

Esta pieza que en apariencia era inocente por simplemente reflejar la tristeza de un niño, se asoció a una serie de maldiciones y hechos catastróficos que ocurrieron en Inglaterra en aquellos tiempos y por ello actualmente aún está envuelta en misterio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Cuál es la historia del cuadro del niño que llora?

The Crying Boy fue creado por el artista italiano Bruno Amadio bajo el nombre de Giovanni Bragolin. Todo iba bien hasta que en septiembre de 1985 el diario británico de corte sensacionalista The Sun publicó una historia llamada “Lágrimas de miedo… el retrato que los bomberos dicen que está maldito”, relacionada a Ron y May Hall, un matrimonio de Rotherham que sufrió de un incendio en su casa.

La polémica llegó cuando entre todas las cosas que terminaron en llamas, el único objeto que se salvó fue una copia del cuadro de El niño que llora. A la pareja se les hizo muy extraño y por ello culpó a la obra de lo que les sucedió.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Por si fuera poco, Alan Wilkinson, uno de los bomberos que estuvo en el lugar de los hechos le dijo al medio que no era la primera vez que le tocaba ser testigo de un incendio donde lo único que se salvaba de las llamas era una reproducción del mismo cuadro.

En ese tiempo, se habían vendido miles de reproducciones de la obra original y tras esto también llegaron varios testimonios de personas que afirmaban la veracidad de la maldición, pues además Dora Mann vivió algo similar y afirmó que su casa se quemó seis meses después de comprar el cuadro.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Se dice que probablemente se trató de una estrategia del diario sensacionalista, pues tiempo después lograron conseguir 2,500 copias y se deshicieron de ellas afirmando que ‘la maldición había terminado’.

Todo quedó ahí, pero lo más raro de la historia es que en su momento Bruno Amadio pintó el cuadro de ese niño que había conocido en un orfanato, del cual se supo que se incendió y en el accidente el pequeño pereció. Hasta la fecha la leyenda aún es un misterio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:Arte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD