PUBLICIDAD

ARTE

Las tentaciones de San Antonio: Una historia que inspiró al mundo del arte

Las tentaciones de San Antonio: una historia que inspiró a pintores de la talla de Salvador Dalí hasta El Bosco. Pero, ¿de qué tratan estas maravillosas obras?

Muchas obras de arte han sido inspiradas en historias que hacen alusión al antiguo testamento como La creación de Adán de Miguel Ángel, Adán y Eva de Tiziano, y La destrucción de Sodoma y Gomorra de John Martin, por mencionar algunas. Todas ellas nos reafirman que la relación entre el arte y la religión es inseparable, entre estas menciones hay un pasaje que ha llamado mí atención: Las tentaciones de San Antonio. San Antonio, también conocido como Antón Abad (251-356 d.C.), fue un monje cristiano-católico egipcio famoso por soportar las tentaciones provocadas por Satanás. Su historia se convirtió en una fuente de inspiración en el mundo del arte, en especial de la pintura, ya que ha sido representada de forma magistral en obras de artistas como Salvador Dalí, El Bosco, Félicien Rops y Salvator Rosa.

La historia de San Antonio

Cuando Antón Abad cumplió los veinte años de edad, vendió todas sus propiedades, entregó todo su dinero a los pobres y se retiró a vivir a una comunidad local donde durmió en una cueva para llevar una vida de ermitaño. Pasó muchos años ayudando a otros para finalmente encaminar su vida espiritual e internarse en el desierto de Egipto, donde en la absoluta soledad fue tentado por el diablo. ¿Y en qué consistieron estas tentaciones?, lujuria, poder y riqueza. Esos momentos tormentosos se describen en el escrito La vida de San Antonio de Atanasio de Alejandría (siglo IV) de esta manera:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El demonio intentó apartarlo de su penitencia susurrándole recuerdos de su riqueza, el afecto por su hermana, el amor al dinero y a la gloria, los placeres de la mesa y comodidades de la vida. Y una noche adoptó forma de mujer para seducirlo. El lugar se llenó de repente de formas de leones, osos, leopardos, escorpiones, lobos, toros, víboras y cada uno de esos animales se movía según su naturaleza… Todos los ruidos de aquellas apariciones, con sus alaridos rabiosos, infundían espanto.

Porque los demonios saben hacer de todo, confunden, se fingen inocentes para engañar, ríen como locos, y silban, pero si no se les presta atención lloran y se lamentan derrotados. San Antonio al darse cuenta de que era una ilusión dijo “Si habéis recibido poder contra mí, estoy dispuesto a dejarme devorar, pero si habéis sido enviados contra mí por los demonios, marchaos porque soy siervo de Cristo”. Antonio al haber dicho estas palabras ahuyentó a las bestias.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La tentaciones de San Antonio en la obra de Salvador Dalí

Esta escena la interpretarían diversos artistas, como Salvador Dalí: En un desierto daliniano, San Antonio se arrodilla desnudo y se protege con una cruz ante el desfile de tentaciones que vienen a él: un caballo, elefantes con patas de araña inspirados en la escultura del italiano Bernini, mujeres desnudas y castillos que significan la vanidad y avaricia, todo esto, representando los placeres terrenales. En este cuadro aparece todo el periodo clásico de Dalí: erotismo, espiritualidad, misticismo, ciencia y atemporalidad; una época en la que el pintor español unió dos grandes temáticas: religión y ciencia, y sin duda refleja su obsesión por los avances científicos.

La versión de El Bosco: La Tentaciones de San Antonio

De forma original en comparación con otras versiones, El Bosco representa a un Antonio concentrado en sus pensamientos. Entre la soledad de la naturaleza, en un espacio más abierto, un cerdo con una campanilla a sus pies en la oreja descansa, sin darse cuenta de que el diablo está a punto de golpearlo. Otro rasgo de originalidad de estas Tentaciones es que el artista no muestra a los demonios atacando al monje. Todo lo contrario, aparecen dispersos como si estuvieran organizándose para hacerlo, ocultándose tras las colinas o diversos objetos como un escudo y una escalera.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las Tentaciones de San Antonio creadas por Félicien Rops

Una de mis representaciones favoritas de las Tentaciones es la de Félicien Rops, un pintor y grabador belga, maestro de lo grotesco y la provocación. En esta versión se puede apreciar que un Cristo crucificado es desplazado y sustituido por una joven desnuda, mientras las cabezas de los ángeles se transforman en cráneos. La figura del santo rechaza las tentaciones que se le ofrecen, también se aprecia la impresión de San Antonio que bruscamente abandonó su concentración y lectura. Detrás de la cruz, y envuelto en su manto rojo que le tapa los cuernos, un diablo saca la lengua esperando el desenlace, y el cerdo que apoya las patas delanteras, simboliza la lujuria. En esta obra, Rops ridiculiza la lucha de la Iglesia católica a favor de la abstinencia y la moral sexual de la burguesía.

Las Tentaciones de San Antonio por Salvator Rosa

Salvator fue un artista italiano calificado como ‘un eterno rebelde’, sus pinturas representan paisajes dramáticos y escenarios salvajes en medio de fuertes tormentas y habitados por brujas. Tenía la afición de pintar seres monstruosos. En su oscura obra de Las Tentaciones de San Antonio, nos muestra una figura demoníaca que está atormentando a San Antonio, mientras este se defiende con la cruz que sujeta en la mano. Debajo del santo podemos ver una calavera y un libro, símbolo de haber llegado a otro mundo a través de la meditación.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Respecto a la figura demoníaca, es un espectro que es mezcla de partes de animales, como podemos ver en su esqueleto, que son de un ave, los colmillos de un jabalí, cuello de serpiente, senos y pene. Estas criaturas eran comunes para ilustrar a demonios, y se anticiparon al surrealismo de Dalí, que posteriormente se inspiraría en ellas.

¿Qué obra te gusta más de Las Tentaciones de San Antonio?

Sígueme en mí canal de YouTube Romero

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También en Facebook Galería Romero













Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD