PUBLICIDAD

ARTE

Lola Álvarez Bravo: la primera fotógrafa mexicana

Dolores Martínez de Anda, mejor conocida como Lola Álvarez Bravo pasó a la historia por ser la primera fotógrafa mexicana y hoy Google la homenajeó con un Doodle.

Oriunda de Lagos de Moreno, Jalisco y nacida en 1907, Dolores o “Lola” es recordada por su labor fotográfica, ella se desempeñó como reportera, así como artista, pues su fotografía atendió intereses comerciales, así como personales y artísticos. Además, su fotografía documental se ha convertido en uno de los testimonios más importantes que tenemos de la vida rural de la primera mitad del siglo XX, lo cual hizo que también fuera reconocida como una de las grandes cronistas de la vida mexicana en el siglo XX. Foto: Google.

Foto: El Diario de Yucatán.La vida profesional y personal de Lola Álvarez Bravo se desarrolló un momento clave para la escena artística nacional, en el que el talento mexicano tuvo oportunidades de probar éxito en el extranjero, así como la visita de algunos personajes relevantes en el panorama de la fotografía como Edward Weston —quien es recordado entre otras cosas por su amistad con Frida Kahlo y la serie de fotos e imágenes documentales que realizó— y Tina Modotti —afamada fotógrafa que también se movió en el mismo círculo social y artístico del momento—. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Frida Kahlo, ca. 1944. De la colección Colección Manuel Álvarez Bravo. / Foto: Fotográfica.mx

Manuel Rodríguez Lozano, Ciudad de México, ca. 1950. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxA pesar de que Lola había nacido en Jalisco, a temprana edad se mudó a la Ciudad de México, sitio que sería vital para su formación no sólo religiosa (en un principio) sino artística. La vida familiar de Álvarez Bravo está plagada de escándalos para la época, como la separación de sus padres cuando ella aún era una pequeña y la que algunos refieren como la desaparición sospechosa de su madre. Así como de la tragedia, puesto que en 1916 su padre perdería la vida, por lo que ella y su hermano comenzaron a vivir con su tío paterno. Allí es donde ella conocería al que sería su futuro esposo: Manuel Álvarez Bravo

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Manuel Álvarez Bravo, Ciudad de México, México, 1938. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx

Gerardo Murillo (Dr. Atl), Ciudad de México, ca. 1950. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxAmbos se desposaron en 1925, a los 18 años y comenzaron a vivir en Oaxaca, sitio donde precisamente Lola Álvarez Bravo haría sus primeras fotografías. Por su parte, su esposo Manuel también se desempeñó y es recordado tanto por su labor fotográfica como cinematográfica, lo cual haría que ambos compartieran un taller así como un círculo de amistades que se caracterizó por contar con los artistas más destacados de la época, Frida Kahlo, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros, María Izquierdo, Diego Rivera, Xavier Villaurrutia, Rufino Tamayo, entre otros. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Diego Rivera, Veracruz, 1945. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx

Henrie Cartier-Bresson, Ciudad de México, 1934. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si bien el matrimonio con Manuel Álvarez Bravo se disolvería hacia 1949 (aunque los artistas se separaron desde 1934), la labor artística de Lola como fotógrafa no pararía. 

Lola Álvarez Bravo, Carlos Fuentes, Ciudad de México, 1962. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Francisco Toledo, Morelos, ca. 1980. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxDe acuerdo con el INBAL, ella presentó su primera exposición de 28 fotografías en Bellas Artes en 1944, años después también daría clases en la Academia de San Carlos, tendría su propio taller de fotografía y hasta una galería; se trata pues de la Galería de Arte Contemporáneo, inaugurada en 1951 y que destacó, entre otras cosas, por ser la organizadora de la única exposición en vida de Frida Kahlo (1953). Lola Álvarez Bravo, Universidad femenina, 1943. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx

El ruego, Oaxaca, México, ca. 1945. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxAdemás de lo anterior, Lola Álvarez Bravo ya había incursionado en distintas publicaciones de corte cultural que hasta la fecha son consideradas como insignia para el desarrollo y difusión artística del país como El maestro rural editada por la Secretaría de Educación Pública (que cabe mencionar que en su momento se convirtió en uno de los mecenas más importantes para la creación artística y no sólo en cuestiones de pintura o fotografía, sino también otros aspectos como el desarrollo del teatro guiñol en el cual participaron otras figuras como Lola y Germán Cueto o la publicación de libros infantiles, entre otros), así como Mexican Folkways, una revista bilingüe que hoy es conservada precisamente porque en sus páginas colaboraron o figuraron los artistas más representativos de la escena de todos los ámbitos, desde la pintura, fotografía, literatura, entre otras artes. Así como las revistas Vea, Voz, Avance, Futuro, Espacio y Novedades

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Ruth Rivera Marín, Chachalacas, Veracruz, México, 1950. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mx

Lola Álvarez Bravo, El ensueño (Isabel Villaseñor), 1941. De la colección Colección Centro Cultural Arte Contemporáneo. / Foto: Fotográfica.mxLola Álvarez Bravo, Tríptico de los martirios II, Acapulco, Guerrero, México, 1950. De la colección Colección Centro Cultural Arte Contemporáneo / Foto: Fotográfica.mxPara la década de los 60, la fotógrafa se convirtió en la jefa del Departamento Fotográfico del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y trabajó para el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM y otras secretarías del Estado, que como se ha mencionado durante el siglo XX fue el principal impulsor artístico en el país. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Unos suben y otros bajan, Ciudad de México, México, 1940. De la colección Colección Centro Cultural Arte Contemporáneo. / Foto: Fotográfica.mx

Ella tendría su primera exposición individual en 1964 y un año después tuvo lugar la exposición Galería de mexicanos. 100 fotos de Lola Álvarez Bravo, en el Instituto Nacional de Bellas Artes, también fue reconocida por participar en otras exposiciones como Frida y su mundo —y el legado fotográfico que dejó de esta artista—, asimismo sus fotografías llegaron a museos de corte internacional como el Museo de Arte Moderno de Nueva York (el MoMA).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Lola Álvarez Bravo, Tiburoneros, Acapulco, Guerrero, México, 1950. De la colección Colección Centro Cultural Arte Contemporáneo. / Foto: Fotográfica.mx

El baño, Ciudad de México, ca. 1940. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxChachalacas, Veracruz, México, 1945. De la colección Colección abierta. / Foto: Fotográfica.mxDespués de una carrera prolífica, Álvarez Bravo se retiró de la fotografía en 1989 y falleció el 31 de julio de 1993.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

«No tengo mayores pretensiones artísticas, pero si algo resulta útil de mi fotografía, será en el sentido de ser una crónica de mi país, de mi tiempo, de mi gente, de cómo ha ido cambiando México». Fuente

Te podría interesar: 

La curiosa historia de la fotografía del aura

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

10 mujeres que revolucionaron el mundo de la fotografía

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD