PUBLICIDAD

ESTILO DE-VIDA

Carta para mi familia con quien no compartiré esta Nochevieja

No los veo porque los cuido y los cuido porque los amo.

Todos esperábamos a que llegara diciembre para reunirnos, comer juntos, platicar, brindar, darnos regalos, abrazarnos y celebrar. Esperábamos el 31 de diciembre, más que para recibir un nuevo año, para reunirnos. El pretexto perfecto, una noche perfecta en familia, juntos todos para despedir el año y recibir el otro igual, juntos una vez más. Lo hacíamos año con año, nadie faltaba a la casa de los abuelos, luego, si la familia crecía, podíamos estar todos aunque estuviéramos apretados en la mesa.

Estábamos acostumbrados a celebrar igual cada Nochevieja, sin embargo, este año ha cambiado y, aunque nos duela en el corazón, no podremos reunirnos y estar como antes. No se trata de que nunca lo volvamos a hacer, sólo aguantarnos y posponerlo hasta que la situación mejore. Sé que a todos nos duele no celebrar el Año Nuevo juntos, bailando y cantando; sé que a la abuela se le quiebra el corazón de que no estemos cenando con ella, sé que para los que van creciendo las celebraciones pueden parecerles aburridas y para nosotros doloroso. Será complicado, pero no quiere decir que nos dejemos de amar, al contrario, debemos amarnos más que nunca y estar más unidos que antes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Debemos sacrificar esta reunión para celebrar la próxima Nochevieja y en ésa si estar reunirnos, vernos, abrazarnos sin temor ni restricciones. Este año debemos posponerlo para que el día en el que podamos estar todos juntos esté más cerca, que podamos convivir y no perder la tradición que hemos mantenido por años.

No debemos estar tristes, a la distancia sé que nos amamos y estamos presentes en el otro, aunque no sea físicamente. Debemos tener paciencia, es por la salud de todos. El 2020 ha sido un año caótico para todos y estamos a punto de despedirlo, con él se va todo el horror, el miedo, la ansiedad y la tristeza, pero para no hacer que regrese debemos cuidarnos todavía, cuidarnos para que el próximo diciembre estemos todos sanos y no nos falte nadie.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Es complicado, pero es preferible posponerlo todo a que nos pongamos en riesgo, a que uno de nosotros enferme, a que la abuela, por su edad, sea la más afectada. Es mejor aguantarnos poquito las ganas de abrazarnos para que en la próxima Nochevieja no tengamos sillas vacías, para que volvamos a vernos todos, para que estemos cerquita y pegaditos en los sillones, para que cenemos y no tengamos que mantener una distancia.

Son tiempos difíciles, pero debemos cerrar el año con la mejor de la energía para recibir el nuevo con la misma; debemos dejar ir el dolor y todo lo negativo que el 2020 nos dejó, soltar y ponerle buena cara a este nuevo capítulo que está a punto de empezar. Por fin se va este terrible momento, por fin se cierra y no hay vuelta atrás, no hay modo de que regresemos a él y al terror que nos provocó, por eso es que debemos ponerle un candado para que el próximo no tengamos restricciones ni barreras y demostrarnos cuánto nos amamos y nos hemos extrañado.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fue un año diferente, hagamos todo lo que esté en nuestras manos para que el próximo sea como los de antes, no, mejor que los de antes. Enviemos todo nuestro amor en un mensaje, en una llamada, en un video, con alguna técnica que nos cuide. Será sólo por esta vez siempre y cuando nos cuidemos para que el otro sí recibamos el 2022 con un abrazo.

Todos estamos tristes, no es fácil para nadie estar lejos de los suyos, pero es necesario. No los veo porque los cuido y los cuido porque los amo. ¡Adios, Nochevieja y feliz Año Nuevo, familia, aunque sea a la distancia!

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

VER MÁS:
Navidad, posadas, Guadalupe-Reyes y Año Nuevo: evita aglomeraciones con estos consejos.
FOTOS y VIDEO. ¡Así recibieron al 2021 en distintas partes del mundo!

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD