El absurdo y delirante acto de enamorarse de un perfil de Instagram

Miércoles, 10 de mayo de 2017 12:44

|Cultura Colectiva



Si algo aprendí de las clases de publicidad fue que todas, absolutamente todas, las imágenes pueden ser modificadas para volverse más atractivas. Desde un retoque simple para ocultar unas ojeras, hasta una corrección completa de busto, nalga y cintura. Los programas de edición han avanzado tanto que pueden transformar un Steve Buscemi en un Brad Pitt con tan sólo tres clicks. Resumiendo, las imágenes nos mienten.

enamorarse de una persona en instagram

Instagram es una plataforma de mentiras o ilusiones. Piénsenlo. Al tener la posibilidad de jugar con los ángulos, el encuadre y la iluminación, las personas logran verse mejor de lo que en realidad son. Quizá el perfil 3/4 oculta una deformación en el costado izquierdo de la cara o una toma en picado elimina la papada de un hombre cuarentón en notoria decadencia. ¿Acaso no te preguntas porque la duckface es la pose favorita tanto de chicos como chicas? Porque, evidentemente, la pose disminuye el volumen de los cachetes. Ahora ya sabes cómo identificar a un cachetón en las fotos de perfil.

enamorarse de una persona en instagram

Este fenómeno me recuerda a la alegoría de "La Caverna de Platón", en donde varios hombres están encadenados de pies y cuello desde su nacimiento. Su postura sólo les permite ver una pared de la caverna en la que se reflejan toda clase de sombras. Estos individuos, debido a su condición, consideran como verdaderas dichas imágenes. Un día una persona sale del encierro y conoce el mundo real. Observa la forma real de las cosas. Conoce ríos, árboles y animales, entendiendo que vivió engañado dentro de la cueva. El hombre regresa para liberar a sus compañeros y al contarle todo lo que vio, ellos se mofan de él y comentan que está cegado por la luz del sol.

enamorarse de una persona en instagram

La imposibilidad de conocer a las personas en un plano real, convierte a los espectadores en los prisioneros que observan sombras e ilusiones. Así se pasan días, meses e incluso años siguiendo la cuenta de una persona que protege su identidad con un pseudónimo, aunque su "linda" cara esté a la vista de todos. Las expectativas de perfección se disparan hasta los cielos y el sujeto, que ya fue persuadido por las imágenes, desarrolla una fijación platónica por un desconocido. 

Apreciar imágenes que son atractivas para la consciencia producen placer, sin embargo, es una sensación artificial. Me pregunto de quien es la culpa, ¿de quien sube sus imágenes con un retoque o del ingenuo que no duda de la veracidad de las cosas? Si Descartes dudó de la existencia de Dios en el momento más religioso de la historia, ¿por qué nosotros nos aceptamos algo tan burdo como lo son los espejismos y alucinaciones?

enamorarse de una persona en instagram

No lo hacemos cobardes, personas con temores que no pueden lidiar con la idea de no encontrar el amor justo como lo soñamos. Por eso una cara linda es un respiro a este solitario mundo que ataca de manera incesante. La culpa no es de quien encontró su mejor pose o ángulo, el error es de quien se entrega a las sombras sin buscar la luz. Lo patético es que ahora no existen las cadenas que inmovilizan y aún así nos aferramos con lo no real. Por eso, enamorarse de una persona por su cuenta de Instagram no sólo es absurdo sino también una paradoja que repetimos al menos desde tiempos helénicos. 

-

Quizá es momento de alejarnos un poco de las redes sociales y abrir los ojos al mundo real, ahí donde la vista tiene plena facultad para apreciar y discernir sobre objetos y personas verdaderas. Así podremos elegir al a compañero correcto para empezar una relación. 

*

Fuente

Psicología y mente
TAGS: Instagram
REFERENCIAS:
Cultura Colectiva

Cultura Colectiva


  COMENTARIOS