4 cosas que debes hacer para romper patrones familiares y descubrir que el amor no es suficiente

Jueves, 4 de enero de 2018 14:19

|Kesly Alexandra
patrones familiares

Luego de que aprendí a amar(me) y me di cuenta que podía atraer lo que quisiera, también entendí que querer con todo nuestro corazón no es suficiente.



¿Amar con todo nuestro corazón a una persona puede hacer que tengamos una buena relación con esa persona?


A lo largo de mi vida, por cuestiones de baja estima y otros problemas en vías de resolución, siempre había pensado que lo más difícil era hacer que esa persona tan anhelada se fijará en mí; que el juego de la seducción y las leyes de la atracción eran especialmente difíciles para mí, y que si lograba manejar eso, todo sería perfecto. 


¡ERROR!


patrones familiares 1


Luego de que aprendí a amar(me) y me di cuenta que podía atraer lo que quisiera, también entendí que querer con todo nuestro corazón no es suficiente. 


¿Entonces qué es lo que realmente sucede?


En un camino hacia el autoconocimiento, largo y difícil de recorrer, empecé a indagar en algo que es bastante profundo para mí (y el resto del mundo): mi mente. De a poco, comencé grandes batallas para otorgarle respuestas satisfactorias a mis “por qué”. Con ello, di con un punto que ha sido clave en mi descubrimiento: los patrones familiares. 


¿Qué son los patrones familiares y por qué influyen en nosotros? 


La manera en que nuestros ancestros han vivido sus relaciones, han marcado una crianza especifica, generación tras generación, se vuelve un patrón: un comportamiento común que se repite a través de las personas y el tiempo. Mi abuela crió a mi madre de un modo parecido al que ella me crió a mí. La relación amorosa que existió y se extinguió entre mis abuelos, fue repetida entre mis padres. Y son esos factores los que hoy por hoy digo: no quiero que se repitan en mí. 


patrones familiares 2


Aclaro algo muy importante. No quiere decir que hayan sido 100% malos o buenos, o que no me sienta agradecida por ellos. Significa en cambio, que yo quiero determinar el modo en quiero desarrollar mi vida familiar y de pareja; no simplemente seguir “lo que me inculcaron”. 


Estos ya definidos patrones tienen una fuerza muy poderosa. Ellos se insertan en nuestra memoria incluso desde que estamos en el vientre de nuestra progenitora, y a lo largo de nuestra vida buscamos, de forma inconsciente, copiarlos o repetirlos. 


 En 1910 Freud escribió sobre el complejo de Edipo, en el cual los hombres tienden a buscar mujeres parecidas a sus madres; o si el complejo está mal sanado, buscan mujeres que sea totalmente lo contrario. Asimismo, Carl Jung escribió años después (1913) sobre el complejo de electra, en el cual se da una situación parecida en el caso de las niñas. Aunque han habido discrepancias acerca de dichas teorías, hay algo que prevalece en lo que estos, como muchos otros autores, plasmaron: buscamos sólo aquello que sea parecido a lo que ya conocemos. (Puedes leer más al respecto aquí).


Ahora pueden ver cómo esas llamadas “coincidencias” que habrán visto entre sus parejas y sus padres; o esa tendencia a repetir relaciones no placenteras con protagonistas distintos tiene una explicación lógica y razonable. 


¡¿Son cadenas eternas e irrompibles?!


Lo mejor de todo es que: NO.


patrones familiares 3


Algo que menciono al principio y que es sumamente importante de resaltar, es que este tipo de conductas las adoptamos inconscientemente. Cuando llevamos esto a nuestro lado consciente, tenemos la maravillosa oportunidad de quebrarlos. Si realizamos un trabajo constante y con propósito en nosotros mismos, tendremos la gran oportunidad de dejar eso que simplemente NO queremos repetir y configurar el modo en que nosotros queremos desarrollarnos y vivir nuestra vida. 


Uno de los primeros libros que abrió bastante mi perspectiva acerca de este punto, no es lo que ustedes pueden pensar al leer esto.


Se trata de “It ends with us” de la escritora americana Colleen Hoover. Es un libro, o mejor dicho, novela, que se trata sobre un amor que al principio podía parecer de ensueño y maravilloso; pero a medida que se desarrolla la trama, demuestra como en ocasiones la persona que más amamos, es quien más daños nos puede ocasionar. La protagonista tiene flashes en los que recuerda lo mucho que odiaba la relación de sus padres, y luego comienza a darse cuenta que podía estar viviendo lo mismo. Como es un libro de ficción ella evidentemente también tiene una hija. La historia da un vuelco BRUTAL en el que regala a todos los lectores una enseñanza dura, pero asombrosa, en la que no importa cuánto amemos a esa persona, los patrones se pueden terminar cuando nosotros lo decidamos. 


Un segundo libro que fue aún más útil para mí fue “Los 4 acuerdos” escrita por el médico Mexicano Miguel Ruiz. El inicio del libro es abrumador, y arroja una verdad ineludible: la vida que vivimos, y el sistema de creencias bajo el cual nos desenvolvemos no son nuestro. Todo lo que nos enseñaron desde pequeños pertenece a la creencia general de la sociedad en que vivimos, y bajo la cual nuestros padres nos hicieron crecer. Con cada cosa que nos dijeron, y que elegimos creer, hicimos un acuerdo, en el que ahora nos regimos por ello. Pero luego de eso, nos muestra como es posible tener nuevos acuerdos que sean NUESTROS, que nos hagan felices a nosotros; para poder ayudar a nuestro alrededor a que también lo sea. 


patrones familiares 4


¿Te sientes identificado alguna de estas descripciones? 


Puedes descubrir algo que puede ser un alivio: no estas sólo en el mundo. 


Desde mi experiencia personal, y ni crean que me creo la psicóloga y tal, pero ha sido algo que he vivido de cerca y les comparto 4 puntos que me han ayudado a llevarlo de la mejor manera: 


  1. Meditar: a su modo, y como más les guste, pero descubrir sus sentimientos hacia determinadas cosas los ayudará a ver mejor la causa, y no la consecuencia. 
  2. Trabajar en ti: hacer cosas que siempre te han dicho que no debes, pero que tu siempre habías deseado. Romper esas barreras te ayuda a estar más cerca de ti. 
  3. Leer al respecto: a veces cuando algo nos hace ruido, nos da miedo investigar por no saber con qué nos vamos a encontrar; pero documentarse sobre cualquier tema que sea de provecho para nuestra evolución, sea que nos aplique directamente o no, nos ayuda a crecer más conscientes de nosotros mismos. 
  4. Paciencia: toma tiempo, esfuerzo y muchos intentos romper con lo que nos daña. Pero mientras lo sigamos intentando, todo va a estar bien. 



***


Este testo fue escrito por Kesly Alexandra.


***


Ahora puedes leer:


Por qué sentimos melancolía según Freud

Cuál es la diferencia entre oír y escuchar según la psicología




REFERENCIAS:
Kesly Alexandra

Kesly Alexandra


  COMENTARIOS