¿Realmente crees que tienes libertad de elección?

Viernes, 10 de noviembre de 2017 10:39

|Abril Romero


El hombre es el único animal con la libertad de elegir sus propias cadenas.

Alfonso Aimé


¿Has visto cómo se comporta un animal enjaulado? Se desespera, recorre su jaula, busca una salida y si no la encuentra, se deprime. Sufre porque la esclavitud es un atentado contra la naturaleza, se resiste porque la libertad es la esencia de la vida. Incluso dentro de su jaula este animal es libre de decidir si asume su cautiverio o se opone a él hasta el último momento.


Nosotros también somos libres. Quizá no elegiste el país, la familia o el cuerpo con el que nacerías, pero, aun dentro de las condiciones que te fueron dadas, siempre tienes opciones y, por tanto, eres libre de elegir. Puedes decidir con quién te juntas, qué estudias o en qué crees. Qué haces con tu cuerpo, de quién te enamoras y quién gobernará tu país; incluso podrías intentarlo tú y postularte como candidato independiente si así lo quisieras.


Si aún crees que tu libertad está condicionada, considera todos los aspectos de tu vida que dependen de tus decisiones:


-


Tus gustos


Lo que lees, las películas que te marcan, la música que te acompaña, la ropa que proyecta tu estilo ¡todo! Si te dejas llevar por tendencias y haces lo mismo que otros, es porque quizá no te has dado a la tarea de descubrir tus propios gustos.



-


Tu cuerpo


El cuerpo es nuestro hogar y nadie puede decirte qué hacer con él. Tú eliges desde tu corte de cabello, si tienes tatuajes o perforaciones, cómo vives tu vida sexual, etc. Si alguien te discrimina por ello, el error es suyo y puedes denunciarlos, la ley está de tu parte.


 -


A quién amas


Sea cuál sea tu sexo, puedes vestirte y expresarte cómo dicten tus emociones. Enamórate de la persona con quien te sientas feliz, no de aquella que ordenan los parámetros sociales.  



-


En qué crees


Dios, Alá, Buda, la democracia, el matrimonio, el amor o La Fuerza. Las creencias que orientarán tu vida las eliges tú y si no has encontrado un conjunto de principios que te convenza, también puedes crear los tuyos.



-


Qué quieres hacer


Estudiar, conseguir un trabajo, poner un negocio, irte a viajar por el mundo o pasar toda tu vida en el mismo lugar. Mientras no interfieras con la libertad de otros, eres libre de seguir tu propio camino.


-


Cómo te expresas


Si no estás de acuerdo con algo, dilo. Por ley, eres libre de cuestionar, criticar y expresar tus opiniones políticas. Cuando no ejerces este derecho, estás desperdiciando la lucha de quienes lograron que la libertad de expresión fuera posible.



-


Quién gobernará tu país


La base de un sistema democrático es que todos los ciudadanos podemos participar en la elección de los gobernantes mediante el voto. Ejerce tu libertad investigando quiénes son los candidatos y cuáles son sus propuestas, si ningún partido te convence, puedes apoyar a un candidato independiente. Eres más libre cuando votas que cuando permites que otros decidan por ti.




La libertad de elección determina tu vida y el rumbo que tomará el país. Si las opciones que conoces no te convencen, entonces genera otras. Por supuesto, también eres libre de cruzarte de brazos y no hacer nada, renunciar a la libertad y dejar que sean los demás quienes dirijan el curso de tu vida, pero si hacemos esto, entonces ¿quiénes somos? ¿somos seres libres o meros actores de la ficción que nos han impuesto?


¿Tú qué opinas? ¿Disponemos de suficiente libertad para cambiar nuestro destino? Si todos ejercemos nuestra libertad de elección, ¿podríamos transformar el rumbo del país?



REFERENCIAS:
Abril Romero

Abril Romero


  COMENTARIOS