PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

No dejes una silla frente a tu cama si buscas evitar ‘espíritus malignos’

Existe un relato que asegura que es de mala suerte dejar una silla frente a tu cama, ¿lo conoces?

Por más que no lo queramos aceptar, los seres humanos somos muy supersticiosos por naturaleza, pues tantas historias de ‘mala suerte’ que han vivido algunas personas debido a este tipo de creencias, realmente nos deja claro que de cierta manera sí existe una energía extraña más allá de lo que vemos.

Y hay algunas supersticiones que son bastante absurdas, pero también hay las que sí nos ponen la piel chinita de manera inevitable, como la de no dejar una silla vacía frente a la cama que la mayoría de las abuelitas contaban.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿La razón? Porque supuestamente esto invita a ‘espíritus malignos’ a sentarse ahí para observarte. Suena muy perturbador, pero la realidad es que existen relatos de personas que sí han sentido que son observados durante la noche e incluso hay quienes no pueden dormir bien porque sienten una energía extraña.

Si en tu caso has tenido la misma sensación, ojo, que probablemente se trate de esto...

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No dejes una vacía frente a tu cama

Te compartimos un relato publicado en la página de Facebook de Santiago Segovia Envivo:

“Debido a que habíamos tenido visitas, tuvimos que mover varias sillas del lugar, una de esas sillas vacías se quedo en el cuarto de mi pequeña hija Ariadna y la silla se quedo ahí por varias semanas, hasta que una noche mi pequeña hija se despertó gritando en la madrugada, mi esposo fue a su cuarto a verla y ella le comentaba que en esa silla estaba sentado el hombre con el cuello rojo y que le daba mucho miedo, mi esposo intento calmar a nuestra hija diciéndole que solo era una pesadilla, cuando por fin la logro calmar, mi esposo por fin retiro la silla de la habitación dejándola otra vez en la sala, a la noche siguiente nuestra hija se volvió a despertar insistiendo en que el hombre del cuello rojo le daba mucho miedo, con cierta duda vimos que la silla se encontraba de nueva cuenta en el cuarto de nuestra hija, mi esposo y yo discutimos acerca de quien la había vuelto a poner ahí, culpándonos de las pesadilla de nuestra hija, una vez mas la volvimos a retirar y volvimos a poner la silla en la sala. La tercer noche me toco a mi ver algo fuera de lo normal, me levante pues en sueños soñaba que alguien gritaba de una manera muy fuerte, tan fuerte que me reventaba los oídos y la cabeza me explotaba, me desperté solo para darme cuenta de que esos gritos eran míos, al despertarme pude ver la silla que ahora se encontraba en mi habitación y sentado en ella un hombre extremadamente alto, lo se porque sus brazos le llegaban casi al suelo , era calvo y tenia una cara muy muy extraña, el tipo al verme despierta se paro y media casi a la altura del techo, se dirigió en lo que yo alcance a ver flotando a la habitación de mi hija y mi hija soltó un grito de terror, gritando que el demonio se debe aparecer en la silla vacía (aun no entiendo de donde saco estas palabras), mi esposo despertó y al buscar por toda la casa no había nadie, la silla seguía en nuestra habitación pero esta vez tenia un liquido rojo que fácilmente reconocimos como sangre, yo no le dije a nadie pero ese horrible hombre estaba sangrando del cuello y supe que a eso se refería mi hija con lo del hombre del cuello rojo. Al día siguiente cambiamos todas las sillas sin excepción y jamas hemos vuelto a dejar ni por error una silla vacía en ninguna habitación”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Otra experiencia fue publicada por un usuario de Reedit, quien dijo que su papá se lo repetía una y otra vez como si fuera parte de un rezo cada noche y su mamá siempre se aseguraba que en su silla hubiera una mochila y otro objeto para no dejar la silla de su habitación vacía.

Llegué a casa bastante tarde después de beber en el pub con algunos amigos. Apenas podía mantener los ojos abiertos y me fui a la cama bastante rápido. Con la última pizca de conciencia, escuché que la bolsa en la silla de mi habitación se deslizaba hacia el suelo. Todavía estaba completamente oscuro cuando me desperté con los sonidos. Sonaba como si alguien se estuviera moviendo dentro de mi apartamento. Al principio, no me registré mucho. Supongo que por un momento olvidé que vivía solo. Cuando me di cuenta, mis ojos se abrieron como platos. Mi corazón comenzó a acelerarse y tuve que controlar mi respiración. Reuní todo mi coraje y silenciosamente moví la parte superior de mi cuerpo hacia arriba para poder inspeccionar mi entorno. No había nadie allí. Había un abrigo que no me pertenecía, así como un sombrero de copa negro. Mis ojos se movieron hacia el suelo y cuando vi los grandes zapatos de cuero con tierra debajo de ellos, todo mi cuerpo comenzó a temblar. Pensé que había una solución simple para mi problema, así que la noche siguiente me aseguré de apilar suficientes artículos encima de esa silla para asegurarme de que nadie pensara siquiera en sentarse allí. Parecía un plan decente considerando la ridícula superstición que estaba siguiendo. Sin embargo, no me di cuenta de que no había vuelta atrás después de que te equivocaste una vez.”, escribió.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Resulta que tras esto, el usuario no sólo escuchó estos ruidos extraños, sino también sintió cómo lo tocaron en el rostro y hasta escuchó una risa. Todo esto finalmente le hizo creer en la superstición de las que sus padres tanto hablaban.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD