Razones por las que elegir una pareja es igual a comprar zapatos

Viernes, 22 de diciembre de 2017 12:31

|Gustavo Gamero
elegir pareja



Las relaciones de pareja son como elegir un par de zapatos. Hay veces que crees haber encontrado el par ideal, la marca es muy buena, el color es increíble, los hallas en descuento, pero, sorpresa, no hay de tu talla, sólo hay de un número más chico. Por un momento piensas: "Se ve que están amplios y con los días los aflojaré", así que los llevas de todos modos. Al día siguiente quieres estrenarlos, batallas un poco para que entren aunque al final lo logras. Te sientes algo incómoda, pero con toda la actitud de saber que son los zapatos ideales para ti y así inicia tu día. Vas al trabajo, subes escaleras infinitas, te mantienes de pie por horas, caminas cuadras interminables, piensas todo el día en llegar a casa para quitarte los condenados zapatos que te lastiman, te aprietan, te cansan y te agobian, pero, ¿quién los eligió?


elegir pareja 1


Al llegar a casa te liberas de ellos, maldices, buscas una explicación del porqué los compraste y los guardas en tu armario. A la mañana siguiente, puede que los veas con desprecio y recuerdes cómo te lastimaron. Un día después piensas lo mismo, pero conforme pasan los días el dolor disminuye y reconsideras la opción de volver a usarlos. Cuidas de no llevarlos puesto tanto tiempo para evitar una lesión y así es como los retomas. Ese día que los usas durante 30 minutos fue genial, los suficientes para la reunión, el bautizo, la presentación, o cualquier otro evento corto y de manera astuta llevabas en tu bolso un par cómodo para cambiártelos.


¿Qué sucede con esto? Que los zapatos ganan tu confianza y los usas cada vez más tiempo, hasta que sin darte cuenta tus pies están adoloridos de manera constante, te cansas con facilidad, estás de mal humor por esto, pero los pretextos siempre son "por mi jefe", "mis compañeros de trabajo", "mis amigos", "mi familia", "mi pareja", etc.; en resumen, la mayoría no te comprende, pero, ¿y lo zapatos?


elegir pareja 2


¿Por qué los zapatos se parecen a las relaciones de pareja? Porque somos nosotros los que elegimos a la persona con quien nos relacionamos, sabiendo sus características, ventajas y desventajas; sin embargo, nos engañamos y pensamos "se va a amoldar a mí", "es algo mínimo", "sé que se puede cambiar"; soportas situaciones dolorosas como celos —al no dejarte salir con más gente—, reclamos —por no hacer lo que es la voluntad de tu pareja—, infidelidades —con la excusa que no fue planeado—, mentiras, se ocultan verdades, o todo se pone grave hasta llegar a los insultos o golpes. Entonces te das cuenta que difícilmente la talla de un zapato cambiará con el tiempo.


¿Qué es lo que puedes hacer? Darte cuenta de la situación por la que atraviesas, reconocer si es algo incómodo que no te permite avanzar con libertad —como lo serían unos zapatos muy apretados—, saber los motivos por los cuáles elegiste estar con esa persona para identificar si esas ideas eran reales o no, planear una estrategia para hacerlo, pensar en lo que pasará después, que muchas veces es lo que nos aterra, para saber cómo enfrentarlo llegado el momento y poner acción al plan.



elegir pareja 3



Esto no es para desilusionarse, ya que hay una gran diversidad de zapatos, la idea es poder ir a la zapatería, ver los pares, marcas, precios, colores, ofertas, tallas, texturas y todas su características para determinar cuál es el que se amolda a ti. Puede que no sea lo que esperabas, lo que imaginaste a primera vista por la marca o que a los demás no les guste el color, pero si se amolda a ti, vale la pena caminar por la vida junto a una pareja con la que te sientes cómoda, plena, feliz y que sea un apoyo para ti, sin importar lo que opine el resto.


**


Muchas veces repetimos patrones de conducta que nos dañan, y eso se ve reflejado en las parejas que elegimos, por eso, conoce

la única explicación que te dirá por qué sigues saliendo con patanes.


REFERENCIAS:
Gustavo Gamero

Gustavo Gamero


Colaborador
  COMENTARIOS