PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

¿Por qué mis axilas huelen mal aunque use desodorante?

La higiene personal no es un juego, y si alguna vez te has preguntado: ¿por qué mis axilas huelen mal aunque use desodorante? Aquí podrás saberlo de una vez por todas.

La higiene personal es un tema que nos da para muchas pláticas, aunque una que debemos tener es aquella que hace referencia a nuestros olores corporales, ya que puede que alguna vez te hayas preguntado: ¿por qué mis axilas huelen mal aunque use desodorante? Tranqui: tiene una explicación, y te la contaremos aquí mientras te damos algunos consejos para detener este problema.

¿Por qué las axilas huelen mal?

La mayoría de las personas seguramente piensa que el mal olor en las axilas se debe única y especialmente al sudor, el cual, al mantenerse mucho tiempo encerrado en esa zona de nuestro cuerpo, se empieza a descomponer y generar gases que huelen horrible.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Sin embargo, lo cierto es que el sudor realmente es inodoro, es decir: no tiene por qué oler, de acuerdo con la entrevista que Ana Molina, dermatóloga del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, dio a El País.

La especialista explica que lo que ocurre con el mal olor es que es causado por una colonia de bacterias que todos tenemos en nuestras axilas, las cuales se alimentan de las sustancias secretadas en el sudor para producir moléculas que son olorosas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Los dermatólogos decimos de broma que apestamos por los pedos de los microbios. Cada grupo de bacterias es capaz de producir moléculas más o menos olorosas”, comentó Molina.

¿Y hay alguna manera de acabar con aquellas bacterias? La realidad es que no. De hecho, la función de los desodorantes y los antitranspirantes no es ser antiséptica totalmente, por lo que sus componentes realmente no dañan a estas bacterias pero sí las detienen para no causar grandes estragos en materia del mal olor.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Cuál es la diferencia entre un desodorante y un antitranspirante?

Muchas personas suelen confundir estos productos y adquirir uno y otro sin tomar mayor cuenta de lo que están comprando, cuando es muy importante que sepamos cuál es la función de cada uno y cómo ayudan a nuestro cuerpo.

La doctora Molina explica que un desodorante se trata de un cosmético que entre sus componentes cuenta con ciertos antisépticos que ayudan a disminuir la cantidad de bacterias que se juntan en nuestras axilas, al igual que un perfume que enmascara el mal olor en aquella zona.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

No obstante, los desodorantes no van a impedir el sudor; esa es tarea de los antitranspirantes, cuyo valor agregado es la de las sales de aluminio, las cuales sirven como tapones para las glándulas sudoríparas para que, así éstas no entren en contacto directo con la piel y se disminuya la producción de sudor.

Es muy recomendable que los desodorantes se apliquen durante el día, y los antitranspirantes por la noche para que sus efectos funcionen de manera eficaz; en cambio, si se está rotando entre uno y otro productos, puede ser contraproducente, de acuerdo con información de una investigación realizada por la Universidad de Gante.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Cómo ocurre esto? Bueno, mientras uno mantiene una aplicación constante de desodorantes y antitranspirantes, las bacterias que se encuentran en nuestras axilas se mantiene estable y a un nivel bajo, lo que hace que los aromas que desprenden al consumir nuestro sudor realmente sean casi indetectables.

En cambio, si uno pasa cierto tiempo sin ocupar uno u otro productos, las bacterias tienden a agruparse por montones, generando mayores secreciones de moléculas de mal olor, las cuales son muy difíciles de combatir.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Por qué mis axilas huelen mal aunque use desodorante?

Justamente por ahí iría la respuesta a esta pregunta: puede que la razón por la que tus axilas huelen mal aunque uses desodorante tenga que ver con el uso poco estricto que le estás dando a los productos, o a la alternancia despreocupada que tienes entre un desodorante y un antitranspirante.

Es importante destacar y tomar en cuenta que los antitranspirantes tienden a generar más comunidades de bacterias en nuestras axilas que los desodorantes, y eso se debe a las sales de aluminio.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los antitranspirantes sí que hacen que sudemos menos, pero fomentan la creación y conjunto de grupos bacterianos que, cuando entran en contacto con aquello que nuestra piel secreta, producen cada vez más sustancias de peor aroma.

Sin embargo, eso no quiere decir que los antitranspirantes sean malos sino todo lo contrario: son muy buenos siempre y cuando se ocupen en un horario correcto y bajo las condiciones correctas, al igual que los desodorantes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Cómo contrarrestar los malos olores de las axilas?

La especialista da algunos consejos para mantener los malos olores de las axilas a raya, los cuales se resumen en los siguientes puntos:

  1. Mantener una estricta rutina de higiene: al igual que con la rutina que mantenemos para nuestros dientes, nuestras axilas necesitan que seamos más disciplinados en el uso de desodorante y antitranspirante. Recuerda: usar desodorante sólo en las mañanas, y antitranspirante por las noches si hay exceso de sudoración.
  2. Asegurarse de que la piel está seca y limpia: antes de aplicar el desodorante o el antitranspirante, recuerda que la piel de tus axilas no debe tener ningún tipo de secreción o humedad, o de lo contrario los productos no funcionarán correctamente.
  3. Sólo aplicar lo necesario: cada cuerpo es distinto, aunque regularmente se ocupa la misma cantidad de producto de manera estándar; si no sabes cuánto desodorante o antitranspirante usar, conviene que acudas con tu médico dermatólogo para que te diga qué es lo que necesita tu tipo de piel.
  4. Mantener el vello en las axilas lo más corto posible: así asegurarás que las comunidades de bacterias que se formen ahí sean menores a que si tuvieras las axilas pobladas de vello. Además, es más sencillo mantener una axila seca y limpia cuando está lampiña.
  5. No compartas los productos: sobretodo si los desodorantes y/o antitranspirantes que ocupas son de roll-on o de barra; con eso te aseguras de que los productos funcionarán específicamente para tu cuerpo, y no estarás compartiendo comunidades de bacterias con otras personas.
  6. Ser paciente al momento de la aplicación: la doctora afirma que es necesario esperar un tiempo a que cada producto se seque en la superficie de la piel antes de vestirse; lo recomendable es esperar de 3 a 5 minutos por aplicación.

Ahora que ya sabes por qué tus axilas huelen mal aunque uses desodorante y cuál es el uso correcto que deberías darle a este producto y los antitranspirantes, seguro no tendrás mayor problema en el futuro aplicando estos consejos lo más cuidadosamente posible.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si buscas más contenido sobre salud y estética, aquí te dejamos algunos: 10 secretos sobre higiene y salud sexual que debes conocer; cosas que no sabías sobre cómo llevar el cuidado de tus dientes a otro nivel; y malos hábitos que tienes al vestir y dañan tu zona íntima.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD