¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando fumas tabaco?

Martes, 10 de julio de 2018 17:01

|Kate Nateras
que pasa en tu cuerpo cuando fumas tabaco

El tabaco tiene los más altos índices de adictos y la mayoría con escasa información sobre la consecuencias que les puede traer su consumo

Seguramente has pensado muchas veces en dejar de fumar, pero te cuesta muchísimo abandonar esa sensación placentera que te provoca el tabaco. Recurres al hábito por ansiedad, estrés, para relajarte o simplemente por antojo, pero ¿en realidad sabes qué le pasa a tu cuerpo cuando fumas? El tabaco cuenta con los más altos índices de adictos y la mayoría cuenta con escasa información sobre la consecuencias que su consumo implica. La mayoría de las personas enganchadas a este hábito empiezan a hacerlo desde la adolescencia. La Clínica de Tabaquismo del Instituto Nacional de Enfermedades Pulmonares afirma que la edad promedio en la que el mexicano empieza a fumar actualmente es 11 años. 

El tabaco no era aceptado en Europa porque se decía que fumar era desagradable, sucio y que dañaba a los pulmones y al cerebro. Los fumadores eran perseguidos, algunas leyes condenaban el uso del tabaco y la religión lo consideraba nocivo y pecaminoso. A pesar de ello, su consumo se fue generalizando hasta ser un hecho socialmente aceptado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que de entre las cinco principales causas de mortalidad a nivel mundial el tabaco es la que más fácilmente se puede prevenir. Las previsiones de la OMS estiman que en el año 2030 el tabaco será responsable directo de la muerte de más de 8 millones de personas al año. 


que pasa en tu cuerpo cuando fumas tabaco 1


El humo del cigarro tiene más de siete mil sustancias tóxicas, entre las que se cuentan nicotina, amoniaco, dióxido y monóxido de carbono, propano, metano, acetona y cianuro de hidrógeno, junto con algunos agentes cancerígenos. Esas sustancias viajan desde tu boca hasta invadir tus pulmones, contaminando la sangre. Esa sangre fluye por las arterias, llega al corazón y la lleva a recorrer tus tejidos y órganos de todas las partes de tu cuerpo.

Cuando llega a tu cerebro, la nicotina altera el balance químico, lo que va provocando adicción. En el recorrido de la sangre, tus tejidos se inflaman, los vasos sanguíneos se endurecen y se estrechan, aumenta el nivel de triglicéridos y disminuye el colesterol “bueno”. Tu sistema inmunitario se activa para atacar las sustancias tóxicas y se incrementa la producción de glóbulos blancos como mecanismo de defensa.




El consumo frecuente del tabaco provoca la aparición de arrugas prematuras, piel opaca, dientes amarillos, flacidez y cabello seco. La adicción al tabaco también es causante de enfisema, bronquitis, coágulos sanguíneos, ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, así como las enfermedades respiratorias como la bronquitis y el enfisema, además de provocar incapacidad física, y todo esto es causa importante de decesos. En las cardiovasculares, la enfermedad isquémica del corazón es la que se ha encontrado más asociada con el tabaquismo, sobre todo entre personas de 45 a 54 años de edad. La tasa de mortalidad entre quienes fuman más de 15 cigarrillos al día es 3 veces más alta que la de quienes no lo hacen. Otros efectos que el tabaco tiene en el aparato cardiovascular son taquicardia, alteraciones electrocardiográficas, cardiopatía coronaria, arterioesclerosis aórtica y coronaria e infarto del miocardio.

Con el paso del tiempo se va debilitando tu sistema inmunitario, las células se multiplican y no hay nada que las detenga, por lo que aumenta el riesgo de tener cáncer de boca, nariz, garganta, laringe, tráquea, esófago, pulmones, estómago, páncreas, riñones o sangre. Se ha determinado que 90 % de los cánceres de pulmón son causados por el tabaquismo y el aumento de cáncer pulmonar es entre 15 y 30 veces superior a la de no fumadores, según el número de cigarrillos consumidos.


que pasa en tu cuerpo cuando fumas tabaco 2


Algunos trucos para dejarlo incluyen las más inverosímiles opciones, como sesiones de hipnosis, escuchar cintas motivacionales durante el sueño y dejarlo de una vez por todas, pero lo cierto es que abandonarlo poco a poco y progresivamente es la mejor opción. Algunos incluso recomiendan reemplazar la marca habitual que se consume para desacostumbrase por etapas al hábito. Lo más recomendado para dejarlo es sustituirlo con chicles, tomar mucha agua, emprender caminatas para tomar aire fresco o hacer actividades físicas o recreativas, pero si la adicción ya no es controlable, lo mejor será recurrir a un médico que te pueda recetar algún tratamiento más efectivo. Conocer las consecuencias de cualquier adicción puede ayudarte a evitar a que la lleves a los extremos. El registro diario de cigarrillos que consumes te ayudará a tomar conciencia de tu adicción y a ir reduciendo progresivamente el vicio.

✺ ✺ ✺

Conoce qué pasa con tu cuerpo cuando dejas de fumar y cómo te afecta cada manera de fumar.

Kate Nateras

Kate Nateras


Articulista
  COMENTARIOS