PUBLICIDAD

ESTILO DE VIDA

Responsabilidad afectiva: ¿En realidad sabemos qué significa o solo es un término de moda?

Las relaciones “sanas” son la meta a la que muchos aspiran, pero tal parece que el camino para llegar a ellas es tan complicado que no todos están dispuestos a recorrerlo.

En Twitter es muy común ver los tuits de usuarios que publican frases de aliento para sus seguidores como “siempre llega alguien mejor”, “las relaciones sanas solo te dan pura felicidad”, “si no tiene responsabilidad afectiva huye de ahí”, “identifica todas sus red flags y si tiene vete”.

Quizá muchas son ciertas a simple vista, el problema es que la mayoría tienen un trasfondo que requiere bastante trabajo personal que no todos están dispuestos a hacer, pero sí a exigir. Dentro de esta dinámica también están los que se sienten superiores moralmente porque ya fueron al psicólogo y su argumento ante cualquier actitud que de nuevo, “no es responsable afectivamente”, se basa en: “vayan a terapia”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Esta última frase es tan común, pero tan clasista. Sí, la terapia psicológica o cuidar de tu salud mental-si es que lo requieres- en el psiquiatra, es buena para trabajar en ciertos aspectos que te pueden ayudar a relacionarte mejor con los demás y ser empático, el problema es que no todas las personas tienen la solvencia económica para pagar una sesión por semana que ronda entre los 500 y 1000 pesos, además muchos viven en un entorno familiar que no los apoya para que accedan a estos servicios, y la salud pública no tiene un sistema ágil que proporcione esta atención a quien lo requiere.

No hay que confundirnos, por supuesto que el hecho de saber identificar una relación violenta de una sana es muy importante, además de que el querer relacionarnos con una persona de manera respetuosa y amorosa es una meta que no es imposible de alcanzar, y es a lo que todos deberíamos de aspirar, pero parece que la gente habla de la responsabilidad afectiva, se siente superior moralmente, publica bastante en redes sociales al respecto y cree que lo sabe todo, pero muy pocos son los que pasaron por ese proceso que se trabaja día con día.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Claro que no es un camino fácil, ni color de rosa, tendrás recaídas, además de que quizá caigas en algunas actitudes que no son del todo agradables, pero lo importante es hacer una introspección para ser lo más responsables conforme a las emociones de quien nos interesa para relacionarnos, ya sea desde una aventura casual, hasta una relación formal.

Porque en la era del ghosting (desaparecer de la vida de alguien sin previo aviso), de las relaciones líquidas, y de la falta de compromiso, parece casi irreal que todos vayan por ahí diciendo que son responsables de manera afectiva, cuando practican este tipo de tácticas que son todo, menos empáticas con el otro.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y a todo esto... ¿Qué significa tener responsabilidad efectiva?

La responsabilidad afectiva no solo es un término utilizado en las relaciones amorosas, también está relacionado a cualquier vínculo sentimental familiar, de amistad o laboral.

“Esta forma de convivencia promueve la prudencia y la reflexión sobre cómo  relacionamos mejor de manera íntima con otras personas, haciéndonos cargo de nuestros actos y sentimientos, así como del impacto de éstos en los demás” explican especialistas en el sitio web de ciencia de la UNAM.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los expertos también señalan que derribar los roles de género y eliminar el concepto de amor romántico es esencial para poder tener una relación basada en el respeto.

“Se debe romper el estereotipo de la tradición patriarcal en la que se coloca la relación romántica de pareja como el centro del amor romántico, para dar relevancia a la  diversidad sexual, la perspectiva de género y los nuevos tipos de relaciones entre los seres humanos”, especificaron.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si bien, todo se lee muy bonito, parece que todos tenemos un gran trabajo que hacer para construir relaciones sanas y no solo aparentar que las tenemos en nuestras fotos de Instagram.



Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD