El hombre que jamás envejeció y sólo se alimentaba de botellas de sangre

Lunes, 12 de febrero de 2018 12:11

|Rodrigo Ayala Cárdenas
conde de st germain

«Este hombre extraordinario... diría de manera fácil y segura que tenía 300 años».



Nueve cuerpos fueron hallados sin vida en 1984 en distintos puntos de la ciudad de Nueva Orleans, al sureste del estado de Luisiana, Estados Unidos. Lo curioso de ello fue que todos presentaban detalles idénticos: sus cuellos estaban destrozados por lo que parecían ser mordidas de dientes extremadamente afilados y sus cuerpos presentaban cantidades mínimas de sangre.


La prensa sensacionalista de la ciudad y el país de inmediato comenzó a especular sobre la existencia de vampiros en Nueva Orleans, territorio célebre por sus leyendas de fantasmas, muertos vivientes, brujería y misteriosas mujeres como Marie Laveau que practicaban artes prohibidas como el vudú. Además es el hogar de Anne Rice, una de las autoras de relatos de vampiros más afamadas en la historia de la literatura de terror. En su haber se cuenta la creación de Lestat, protagonista de novelas como Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro o La reina de los condenados.


conde de st germain 1


Con ese currículum de historias y personajes célebres en su haber, era fácil que se especulara con la existencia de uno o más asesinos sobrenaturales. Pero la policía jamás dio con responsable alguno y la quietud regresó a Nueva Orleans tan rápido como fue su sobresalto. Sin embargo, removió el recuerdo de un célebre residente que llegó a la ciudad en el siglo XX para instalarse de manera temporal y provocar un revuelo a su alrededor.


Su nombre era Jacque St. Germain, un joven que destacaba por ser apuesto, culto, misterioso, extravagante, seductor, de tez pálida, ataviado de relucientes joyas y ropas elegantes que denotaban sangre real corriendo por sus venas. Pronto sus bailes y reuniones en el interior de su elegante residencia en 1039 de Royal Street se volvieron célebres en la ciudad. Las mejores familias querían asistir para conocer al conde que estaba causando sensación entre la alta sociedad. No le faltaron hermosas mujeres a las que llevaba a su alcoba para mostrarles nuevos horizontes en las artes amatorias.


conde de st germain 2

1039 de Royal Street en la actualidad


Jacque St. Germain no escatimaba recursos en hacer desfilar el mejor vino, los más deliciosos manjares y la más exquisita música para deleite de sus invitados. También era un virtuoso violinista y pintaba con gran habilidad cuadros de gran calidad. Pero nada de ello era tan fascinante como las amenas charlas del conde que hacían notar una vida multicultural y agitada. St. Germain hablaba de territorios como Europa, África, Egipto o México con un conocimiento tan amplio que parecía como si el joven hubiera vivido en ellos durante largo tiempo.


conde de st germain 3


Los detalles tan precisos que daba acerca de acontecimientos tan lejanos en el tiempo encantaban a sus oyentes, quienes no dudaban en hacerle preguntas a las que el conde siempre tenía respuestas que ni siquiera podían encontrarse en los libros de historia. Su dominio de varios idiomas (incluyendo chino, latín, árabe, griego antiguo y sánscrito) y sus amplios conocimientos de alquimia y esoterismo también eran cartas de presentación que hicieron que todos comenzaran a tener al conde como un tipo raro, proveniente de otra época muy lejana en el tiempo.


conde de st germain 4


Estas ideas fueron reforzadas cuando Jacque St. Germain mencionó su lazo sanguíneo con el célebre conde St. Germain, amigo y asistente directo del rey Luis XV de Francia en el siglo XVIII, que muchas de sus amistades notaron el extremo parecido entre ambos al comparar las pinturas donde el conde lucía la misma edad y apariencia que el nuevo residente de Nueva Orleans. Si su fama como narrador de anécdotas extravagantes ya le habían hecho famoso, éste nuevo relato no hizo sino levantar las sospechas de que ambos personajes eran el mismo.


conde de st germain 5

Conde St. Germain


Ya el conde de St. Germain era un personaje que en sus tiempos había dado de qué hablar más allá de su extraordinaria inteligencia y amistades poderosas: en 1760, en París, la condesa Von Georgy se enteró de que un conde de Saint-Germain arribaría a la ciudad para pasar una velada en casa de la señora de Pompadour, amante del rey Luis XV. La condesa recordó su encuentro en 1710 con un conde de Saint-Germain en Venecia y se preguntó si podría tratarse del mismo personaje.


En efecto, cuando en la velada se presentó ante el conde, la anciana se percató de que el hombre era el mismo que ella sospechaba. Pero eso no fue lo que más le sorprendió: el recién llegado a París no había envejecido ni tan sólo un poco. Von Georgy le preguntó si acaso era hijo del conde de Saint-Germain, a lo que su interlocutor le respondió que no, que se trataba del mismo hombre y que recordaba perfectamente su encuentro en la ciudad italiana hacía 50 años.


conde de st germain 6


La condesa le dijo que era imposible, ya que su cuerpo no había cambiado en lo absoluto. «En aquel entonces usted me dijo que tenía 45 años y esta noche usted luce igual que aquel día. ¿Acaso es posible que tenga más de cien años?». Saint-Germain le dijo con un guiño que no era imposible mantener la juventud conociendo los métodos adecuados para ello.


¿Pero cómo había logrado St. Germain sobrevivir tanto tiempo y conservarse siempre joven? Faltaba un acontecimiento más, esta vez de parte de la policía, para que la leyenda del joven que había alcanzado una inusitada longevidad y estaba emparentado con un antiguo hombre de alta importancia tomara tintes sobrenaturales: una noche de 1903, una mujer se arrojó de una de las ventanas del primer piso de la residencia del 1039 de Royal Street con una impresionante herida en el cuello. Al recibir los primeros auxilios, declaró que Jacque St. Germain la había mordido y que apenas había logrado escapar.


conde de st germain 7


Llena de curiosidad, esa misma noche la policía irrumpió en la residencia del ilustre nuevo habitante de Nueva Orleans para interrogarlo; para desgracia suya, nadie se hallaba en su interior. Los guardias hallaron una dependencia secreta donde, colocadas en unas estanterías, se alojaban decenas de botellas con un líquido rojo alojado en su interior. Al acercarse y revisar su contenido se percataron llenos de horror de que era una mezcla de vino y sangre.


conde de st germain 8


Cuando la policía informó acerca del hallazgo y la desaparición de Jacque St. Germain, varios de sus invitados recordaron un curioso detalle: el joven no solía participar de los placeres de la bebida y la comida, como si su hambre y sed ya hubieran sido saciadas anteriormente. Este detalle hizo que la gente se refiriera al excéntrico dueño de la residencia como una especie de vampiro. Nadie sabía a ciencia cierta de dónde procedía, su lugar y fecha de nacimiento ni a dónde pudo haber huido después de atacar a una de sus muchas amantes.


Libros como The Comte St. Germain: The Secret of Kings, escrito por Annie Besant revelan detalles que arrojan un poco de luz acerca de este misterioso personaje que navega entre la realidad y la leyenda. Se cree que quizá haya nacido en el año 1690 y que, suponiendo que su vida haya sido tan longeva como se cree, personajes históricos como Voltaire (escritor, historiador, filósofo y abogado francés) se refirieron a él como «un hombre que nunca muere, y que lo sabe todo».


conde de st germain 9


En 1760 estuvo en contacto con Giacomo Girolamo Casanova (aventurero, libertino, escritor, diplomático, bibliotecario y agente secreto italiano), quien dijo respecto a este personaje: «Este hombre extraordinario... diría de manera fácil y segura que tenía 300 años, que conocía el secreto de la medicina universal, que poseía un dominio sobre la naturaleza, que podía derretir diamantes... todo esto, me dijo, era insignificante para él».


-

¿Habrán sabido Voltaire y Casanova los secretos del conde de St. Germain? ¿Fue realmente un ser sobrenatural, dotado del genio para saber vencer a la muerte y el tiempo utilizando artes secretas? ¿O es tan sólo una leyenda que la historia fue deformando hasta convertirlo en uno de los personajes más extravagantes de cuantos han pisado este mundo? St. Germain siempre será recordado como uno de los misterios no resueltos de la historia que nos dejan ver que la razón a veces se tuerce de maneras muy siniestras.


Rodrigo Ayala Cárdenas

Rodrigo Ayala Cárdenas


Articulista
  COMENTARIOS