PUBLICIDAD

HISTORIA

Cosas que estaban prohibidas en el sexo durante la Edad Media

En aquella época solo se podían tener relaciones sexuales si estabas dentro de un matrimonio, de otro modo podrías meterte en problemas.

El medievo o la edad media, una etapa de la humanidad que abarca los siglos V y XV, es una de las que más causa curiosidad en la actualidad, ya que estuvo marcada por la religión católica que era la que dominaba todo el territorio europeo.

Debido a que en esa época no existían los avances científicos y tecnológicos que tenemos hoy en día, la iglesia era uno de los poderes supremos, así como la monarquía, que de la mano dictaban lo que las personas tenían que hacer en todos los aspectos de su vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En las últimas décadas, hemos visto representación de esto tanto en series como en películas, incluso actualmente algunas de las que más nos han tenido intrigados son Game of Thrones, y ahora su precuela, House of the Dragon.

De hecho en el último episodio de la nueva serie, pudimos ver algunas costumbres en torno a la vida sexual de los protagonistas, las cuales se apegan a la realidad de la vida de las personas en la Edad Media.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Algunos ejemplos son la relación incestuosa de Rhaneyra con su tío Daemon, que en aquellos años era algo normal que las personas, en especial los de la realeza se casaran entre familiares; también el poder absoluto del rey para decidir a qué hora tenía ganas de tener sexo y su esposa, Alicent debía cumplir sin renegar, así como la imposibilidad de las mujeres por disfrutar de su vida sexual.

Por esta razón recopilamos las cosas que estaban prohibidas en el sexo durante la edad media, de acuerdo con historiadores.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El sexo por placer

De acuerdo con la iglesia católica, el sexo por placer era un pecado, así que las personas solo podían practicarlo con el fin de procrear y formar una familia.

Es decir tanto hombres como mujeres tenían permitido hacerlo solo dentro del matrimonio, además debían evitar practicarlo cuando fueran fechas religiosas importantes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque muchos hombres se daban sus escapadas y acudían a las casas de placer para contratar prostitutas, la realidad es que esto era ilegal.

Las mujeres y su vida sexual

Prácticamente las mujeres tenían prohibido decidir sobre su sexualidad. En aquella época, el cuerpo femenino era solo visto como una máquina de procrear, por lo que una joven debía esperar hasta su noche de bodas para tener sexo, además solo podían practicarlo con su esposo cuando él les dijera, y con el único fin de tener hijos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si alguna joven era descubierta teniendo sexo antes de casarse, se consideraba que había sido “deshonrada” y podía perder la oportunidad de casarse para toda su vida.

Hay que recordar que en aquella época el matrimonio era muy importante, y representaba una de las uniones con más prestigio para las mujeres, ya que debido a la situación que se vivía, dependía de que se casaran con un hombre que pudiera mantenerlas, ya que ellas no podían tener un trabajo que les diera suficiente dinero. Además las solteras eran marginadas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Posiciones variadas

Debido a que las relaciones sexuales solo eran para procrear, las personas solo tenían permitido practicar la posición de El Misionero, ya que con ella el esperma entraba con mayor presión y había más oportunidad de concebir.

Otras posiciones como que la mujer esté de espaldas o encima del hombre, eran consideradas prohibidas en inmorales, ya que ellas no podían tener el control de la situación en ninguna circunstancia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La masturbación

Ya que puede ser considerada una acción que únicamente se hace por placer, los hombres tenían prohibido practicarlo, incluso recibían castigos si eran sorprendidos haciéndolo. En el caso de las mujeres, no se tenía tanto conocimiento que pudieran hacerlo, por lo que no era ni considerado.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD