El genocidio ucraniano provocado por la URSS del que nadie habla

sábado, 17 de junio de 2017 6:51

|Rodrigo Ayala



Hay palabras que causan verdadero horror en las personas: cáncer, metástasis, desahuciado, accidente, asesinato, secuestro, infidelidad, traición, desempleo, muerte.

Nadie en Ucrania podrá olvidar una que quizás pocas veces se ha escuchado: holodomor. Este extraño término se refiere a uno de los crímenes más atroces que se han cometido en contra de la humanidad en el país mencionado. En el holodomor (cuyo significado es “gran hambruna”), ocurrido entre 1932 y 1934, murieron entre dos y diez millones de personas. La historia ya ha tenido registros de terribles hambrunas a gran escala, como el genocidio de Bengala que los ingleses provocaron y del que nadie habla, en el que murieron más de tres millones de personas.

holodomor genocidio ucraniano fotos

Después del triunfo de la Revolución Rusa en 1917, los países que colindaban con Rusia se hicieron parte de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) en 1922. Uno de ellos fue Ucrania. José Stalin, sucesor de Lenin tras su muerte en 1924, se hizo con el mando del Partido Comunista y pronto comenzó a implementar medidas drásticas para todos los países que conformaban la URSS. Una de ellas fue la de la colectivización de la tierra, es decir, los propietarios de ellas debían aportar un porcentaje de sus posesiones ganaderas y agrícolas al gobierno.

La medida provocó un gran enojo entre los campesinos y ganaderos ucranianos, quienes rápidamente se unieron en protestas antisoviéticas junto a empresarios e intelectuales. Además, Ucrania poseía un fuerte sentimiento nacionalista que se contraponía a los intereses estalinistas. Las revueltas fueron contenidas por el Ejército rojo que Stalin envió a Ucrania.

holodomor genocidio ucraniano muertes

En 1930, todo aquel que se oponía a los nuevos estatutos era denunciado y deportado a campos de trabajo forzado en Siberia, provocando una disminución de mano de obra calificada para trabajar. Para el año siguiente, debido a estas intensas medidas, el alimento (en específico el trigo y el pan) comenzó a escasear en Ucrania al tiempo que los mercados de Occidente rebozaban de trigo confiscado en este país.

Ante la negativa de los campesinos de entregar más de lo que consideraban necesario al gobierno o ante el atraso en esta especie de tributo, elementos del ejército ruso iban de casa en casa para llevarse todo lo que las familias tenían: granos, harina, remolachas, papas o habas que la gente guardaba en sus casas o sótanos.

holodomor genocidio ucraniano cadaver

Esto provocó una hambruna sin precedentes en toda Ucrania a partir de 1932. Se dice que a diario morían unas 25 mil personas. «Es difícil imaginar cómo un niño podía seguir viviendo, después de haber visto eso, sin volverse loco. Caminaba hacia la escuela y veía acá un muerto, más allá otro, un poco más allá otro», recuerda con dolor una de las sobrevivientes, Tatiana Tarasenko.

José Stalin creía que este castigo era el adecuado para que sus políticas fueran llevadas a cabo con éxito y, al mismo tiempo, aplastar el orgullo ucraniano que tan molesto le resultaba. El 7 de agosto de 1932, el líder ruso implementó la llamada “Ley de las Espigas”, la cual castigaba a quien robara una espiga de trigo o cebada para comer. La desesperación por conseguir algo de alimento era tanta, que los hechos dieron como consecuencia 125 mil encarcelados y otros 5 mil 400 ejecutados.

holodomor genocidio ucraniano victimas

En una medida desesperada, los campesinos comenzaron a viajar a las ciudades más grandes de Ucrania, las cuales aún estaban más abastecidas para buscar una salvación. No contaban con que el gobierno, anticipándose a esta acción, les tenían prohibida la entrada. Fue así como la situación se hizo más insoportable y llegaron las muertes a gran escala.

Uno de los hechos más lamentables de este acontecimiento fue el abandono que sufrieron miles de niños a manos de sus padres en los centros de acogida infantil en las ciudades principales. Eran dejados a su suerte para que otras personas se hicieran cargo de ellos y no sufrieran una muerte inminente a la que los adultos estaban condenados. Muchos de esos niños no volvieron a ver a sus familias jamás. Pese al intento de salvar sus vidas, no muchos lo consiguieron del todo.

Cuando el gobierno soviético desmanteló estos albergues, los niños fueron recogidos y llevados a campos abiertos en la zona rural de Ucrania o Rusia. Ahí fueron abandonados a su suerte para que murieran no sólo de hambre, sino de frío. Una generación de Ucrania murió en este lamentable acontecimiento.

holodomor genocidio ucraniano ninos

Ni uno solo de los responsables fue juzgado y mucho menos castigado. Lazar Kaganóvich fue uno de los más sanguinarios y crueles personajes que participaron en el holodomor. Se desempeñaba como emisario del Comité Central, viajando a las tierras pertenecientes a la URSS para acelerar la colectivización. Se retiró de la política sin pagar sus crímenes y vivió de manera cómoda gracias a una pensión del gobierno.

Lazar Kaganovitch

Durante muchos años, antes de la caída de la URSS en 1991, los hechos fueron escondidos por las autoridades rusas. Sin embargo, poco a poco la historia ha salido a la luz: en 2008, el Parlamento europeo ha calificado esta atrocidad como un crimen contra la humanidad. La historia se ha centrado más en holocaustos como el judío, sin embargo, acontecimientos como el relatado también merecen un lugar importante para conocer los terribles alcances de las decisiones de políticos desalmados y leyes intransigentes.

En el presente, Ucrania cuenta con una de las industrias agrícolas más ricas del continente. No en balde en algún momento fue conocida como “el granero de Europa”.

holodomor genocidio ucraniano muerte


-
La historia es un cofre oscuro de atrocidades, tragedias e historias de horror. Muchos no han dudado en matar a miles con tal de lograr sus propósitos: conoce la historia del cruel experimento de dejar morir de sífilis a los negros en nombre de la ciencia y el infame experimento que justificó las atrocidades nazis.

*

Fuentes

Holodomo
Aleteia
Muy Historia

REFERENCIAS:
Rodrigo Ayala

Rodrigo Ayala


  COMENTARIOS