PUBLICIDAD

HISTORIA

Torres, Fuentes o Iglesias: El curioso origen de los apellidos que llegaron a México

Al nacer nos otorgan dos apellidos, el paterno y el materno, pero, ¿realmente sabemos de dónde vienen? Te contamos cómo y por qué fue que se inventó su uso tras la conquista.

En México podemos encontrar apellidos populares como Ramírez, Pérez, Dominguez o también Fuentes, Puentes, Delgado o Rubio.

Si eres una persona curiosa, seguro alguna vez te ha parecido gracioso que alguien se llame Pedro Delgado cuando su complexión no es muy esbelta o se llame Rosa Cortés cuando su carácter no es nada amable.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Si en tu caso te tocó ser identificado con un nombre chistoso, déjanos decirte que aunque los apellidos son considerados como un legado que representa a toda una familia, no debes culpar a tus padres, pues su origen e historia viene desde tiempos antiguos.

Eso sí, lo interesante del asunto es que mucho antes los apellidos no existían y una persona era identificada únicamente por su nombre como Mateo, Juan o Moisés, justo como lo vemos en la Biblia.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Para ahondar un poco más en el tema, te contamos el curioso origen de los apellidos que actualmente solemos escuchar en México y otras partes del mundo.

Historia de los apellidos en México

Antes se solía conocer a una persona por su nombre, pero con el paso del tiempo y el crecimiento de las ciudades y la población en la Edad Media comenzaron los problemas, pues cada vez había mucha más gente y era difícil identificarlos simplemente con el nombre de Juan, pues ya no había solo uno sino tres o cuatros.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La historia cuenta que entre la comunidad surgían algunas dudas:

- Llévale este mensaje a Juan.

- ¿Cuál Juan?

- Pues Juan, el "del valle", explicaban para distinguirlo del otro Juan, el "del monte", por ejemplo.

Así fue como surgieron los primeros apellidos que hacían referencia al lugar donde vivían las personas como Arroyo, Costa, Montes, Lagos, Cuevas o incluso Toledo o de la Madrid.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Estos apellidos son conocidos como "topónimos", ya que la toponimia estudia la procedencia de los nombres propios de un lugar.

También, se crearon apellidos que identificaran a las personas por los lugares arquitectónicos cercanos a donde vivían como Torres, Fuentes, Palacios, Puentes o Iglesias.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Y qué hay de los que están involucrados a la flora y la fauna? Pues también se usaba esto para identificar quizá el oficio de una persona como Manzanero, Pastor, Vaquero, Herrera, o si tenía ganado se podía identificar como Toro o Cordero, los cuáles son apellidos que suelen escucharse también.

Por supuesto que también los rasgos físicos eran importantes para lograr diferenciar entre un Pedro y el otro, por lo que se inventaron apellidos como Moreno, Delgado, Calvo, Rubio, Blanco, etc.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Y qué decir de la personalidad, pues si una persona era muy alegre, era nombrada como María Alegre, por ejemplo.

En el caso específico de México, es muy común ver apellidos con la terminación "ez" como Pérez o Gonzalez y también tiene un por qué.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Resulta que "ez" significaba "hijo de", por lo que si tu apellido es González es porque tuviste algún antepasado que era hijo de un Gonzalo o si tu apellido es Martínez, lo más probable es que en tu antepasado existió en tu familia un Martín.

Algo que en aquel entonces era bastante confuso era el hecho de que el hijo de un Gonzalo Dominguez tenía que ser Pedro Gonzalez (por aquello del Gonzalo) y el hijo de este tenía que ser Martín Pérez (por aquello del Pedro), pero con el tiempo esto se fue arreglando y los apellidos no se tenían que distorsionar tanto.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Finalmente y algo muy curioso es que en otros idiomas existe algo similar, ya que por ejemplo Johnson era el hijo de John en inglés (John-son) o Martini era hijo de Martín en italiano.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD