PUBLICIDAD

HISTORIA

5 historias de terror que sucedieron en Navidad y te quitarán el sueño

¿Noche de paz o noche de horror?

Aunque las festividades de fin de año se enmarcan por sentimientos tan puros y nobles como la alegría y la generosidad, existe también un lado oscuro y siniestro en la Navidad, por extraño que parezca en esta época la fantasía también juega en el equipo de la perversidad.

Siendo el mes más oscuro y frío del año, diciembre (más que octubre) ha sido tradicionalmente una época de historias de terror. El siglo XIX está lleno de horrores de temática navideña, especialmente historias de fantasmas. Y mucho antes de eso, las antiguas religiones y rituales paganos tenían figuras verdaderamente aterradoras.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque ahora se ha olvidado en gran medida, la práctica de reunirse alrededor del fuego para contar historias espeluznantes fue una tradición navideña victoriana popular durante años. A continuación recopilamos algunos de estos relatos que te quitaran el sueño esta fría noche de Navidad.

El árbol de Navidad

«Una niña llamada Juliette estaba sola en casa, vivía con su madre que trabajaba como enfermera en el turno de noche. Juliette acababa de decorar el árbol de Navidad, cuando escuchó un rasguño en la puerta de su apartamento. Por la mirilla vio a un hombre vestido con un sucio traje de Santa Claus. Juliette era joven e ingenua, pero no lo suficiente como para creer ese cuento. Se negó a abrir la puerta y amenazó con llamar a la policía, pero tuvo que apartarse de la entrada y esconderse en el departamento mientras tenía un poco de tiempo. Juliette se escondió en el armario, el intruso encontró la manera de entrar, en tanto, ella halló un hacha en el armario donde se escondía, logró golpearlo en la cabeza  y después, teniéndolo inconsciente en el suelo, Juliette comenzó la masacre. La mamá de Juliette finalmente se las arregló para volver a casa alrededor de la medianoche, horrorizada, no encontró palabras para agradecer el lindo gesto de su hija, quien se había dedicado a adornar el árbol con algunas articulaciones y trozos de su viejo amigo».

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: WEYI

La casa maldita

«Mis padres y yo vivíamos en una pequeña casa muy antigua. Vivimos allí desde que yo tenía siete años hasta que tenía 19. Desde el mismo día que nos mudamos, sentí que no estábamos solos. Cada Navidad invitaba a un amigo a pasar la noche. En el último año que estuvimos en esa casa, mi amiga y yo estábamos sentados en la sala de estar, viendo la televisión cuando la temperatura bajó drásticamente, el termostato se había apagado sin programarlo. Cuando me levanté para subir la temperatura, el árbol de Navidad comenzó a temblar violentamente, los adornos se caían a derecha e izquierda sin ninguna explicación, ambos estábamos aterrorizados. Subimos corriendo las escaleras y nos acostamos en mi cama, la puerta del cuarto estaba ligeramente abierta. Cuando miré hacia el pasillo oscuro, me horrorice al ver una figura alta y blanca corriendo por el pasillo. Me volví hacia mi amiga y ella me dijo que había visto exactamente lo mismo».

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La bruja estilista

«Decidimos celebrar la navidad en la casa de mi tía, algunos miembros de mi familia estaban en la sala viendo televisión, los niños jugaban en las habitaciones o dormían, y mi tío, mi tía y yo estábamos sentados en la mesa armando un rompecabezas. Mi primo, que trabajaba en un casino, llegó a casa alrededor de la medianoche. Mientras se detenía y caminaba hacia la casa, miró por la ventana y me vio sentada a la mesa, a mi tío sentado frente a mí, a alguien parado a mi izquierda y a alguien parado en la esquina, así que continuó caminando hacia la casa sin pensar en ello. Al llegar me miró y me preguntó quién estaba parado a mi lado hace unos minutos y quién estaba en la esquina. Me asustó un poco, mi primo dijo que incluso le pareció ver como esta sombra jugaba con mi cabello. El horror comenzó cuando notamos que tenía todo el cabello hecho un nido, tenía nudos como si no me hubiera cepillado en años. Intentamos arreglarlo, pero fue inútil, mi tía lo tuvo que cortar mientras me contaba que existía la leyenda en sus rumbos, acerca de un grupo de brujas que gustaba de trenzar el cabello de sus próximas víctimas. No soy religiosa, pero esa noche recé y prendí una veladora, y obviamente dormí en la misma habitación que mis tíos. No sé que pasó, pero a la madrugada una risa macabra nos despertó a todos».

Foto: The vintage news

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La visita de mi madre

«Mi madre falleció en 1964 cuando yo tenía 17 años. En 1969 conocí a una chica y nos casamos un año después. En diciembre de 1971 estábamos esperando nuestro primer hijo. Vivíamos en una cabaña con una chimenea en la sala. Mi esposa y yo amamos la chimenea y la encendíamos todas las noches. Era la víspera de Navidad de 1971, acabábamos de poner los regalos debajo del árbol y un bonito fuego emitía un hermoso resplandor. En el árbol, una cadena de luces, que se suponía que debía parpadear, se había detenido varios días antes. Faltaban cinco minutos para la medianoche cuando de repente la chimenea casi se apagó y la cadena de luces comenzó a parpadear. Mi esposa y yo estábamos sentados en el suelo y comenzó a sentirse mucho frío en la habitación. La mecedora se comenzó a mover, a pesar de la oscuridad, podía ver que alguien se mecía, era mi madre. Mi esposa, que nunca conoció a mi madre, dijo que podía ver lo mismo, a una anciana sonriendo. El espíritu nunca habló, pero siguió mirándonos a mí y a mi esposa, y sonriendo. A las 12 de la noche, el fuego en la chimenea se encendió de nuevo y las luces del árbol dejaron de parpadear. Miré en la silla y el fantasma se había ido».

El asesino de la lámpara

«Tuve una visita inusual el día de Navidad de 2008 y estoy muy seguro de que no fue Santa Claus pasando por mi casa. El día comenzó de manera típica con la apertura de regalos alrededor del árbol de Navidad. Serví una cena de Navidad anticipada para familiares y amigos, y todos se fueron a las 5 p.m., excepto mi hermana y mi cuñado que viven conmigo. Estaban durmiendo en un dormitorio al final del pasillo con la puerta abierta. Entré en mi habitación y cerré bien la puerta. Estaba dormido cuando escuché que se abría el pestillo de la puerta de mi habitación. Eran casi las 7 de la tarde, así que mi habitación estaba completamente a oscuras. Había dejado las luces encendidas en la cocina y el baño, y había muchas luces navideñas en la sala de estar, por lo que el pasillo habría estado bien iluminado. Podría ver a quien estuviera en la puerta con solo levantar la cabeza. Bajé las mantas y levanté la cabeza de la almohada, pero justo cuando podía ver quién estaba en la puerta, una luz extremadamente brillante me golpeó directamente en los ojos. Me cubrí los ojos y grité: "¡Apaga esa luz, no puedo ver nada!"  La luz desapareció de inmediato y escuché que el pestillo de la puerta del dormitorio se cerraba. La luz de mi mesita de noche es una lámpara táctil, así que la encendí y miré alrededor del dormitorio. Decidí ver qué necesitaban mi hermana o mi cuñado. Cuando entré al pasillo, pude verlos a los dos todavía en la cama. Entonces, ¿quién abrió la puerta de mi habitación y puso un foco de luz en mi cara? Al día siguiente, un oficial tocó mi puerta por la mañana, estaba investigando el asesinato de un vecino de la calle, al parecer, la única pista que tenían es que el asesino era un desequilibrado mental que había huido de una institución psiquiátrica, cargaba una lampara. Comencé a sudar frío antes de poder dirigirle una palabra al oficial».

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Te puede interesar:

Mario maltrató a su mascota y otras oscuras historias secretas de los videojuegos

Poe y Lovecraft, del horror psicológico al pavor cósmico

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aliens, fanáticos religiosos y el mal mismo: los 10 personajes más aterradores de Stephen King

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD