Súcubos e íncubos: demonios que creó la Iglesia para hacernos temer de nuestra sexualidad

Viernes, 13 de julio de 2018 18:16

|Corina Mendoza
sucubos e incubos demonios que creo la iglesia para hacernos reprobar sexualidad

Es posible que los íncubos y súcubos sean una invención del tipo que la Iglesia esparciría para responder a todas las atrocidades cometidas en la Edad Media y reprobar la sexualidad.


Besticitum consolato veni ad me’vertat.
Creon, Creon, Creon, cantor laudem omni-potentis, et non commentor.
Stat superior carta bient laudem,
Omviestra principem da montem et inimicos meos ó prostantis vobis
Et mihi dantes que passium fieri sincisibus.



El texto citado líneas arriba se cree que puede ser utilizado para invocar a un súcubo o un íncubo —el video es sólo una idea de cómo sonaría en caso de intentarlo—, demonios que, supuestamente, poseen poderes de seducción para atraer a sus víctimas y así poseerlas. Pero, ¿desde cuándo existe esta creencia?


-

El origen


Diversas teorías afirman que estos seres existen desde tiempos remotos, antes de que la humanidad pudiera llamarse a sí misma como tal; no obstante, fue hasta la Edad Media cuando las historias sobre íncubos y súcubos empezaron a correr por todos los hogares. Dichos rumores narraban relatos de cómo, las víctimas, se sentían extremadamente cansadas al despertar y con la sensación de haber tenido un sueño aterradoramente erótico, lo cual aumentaba el miedo al sentir el cuerpo y el sexo húmedos y con las reminiscencias de haber tenido relaciones sexuales. Así fue como se dedujo el modus operandi de estos demonios, que llegaban a sus víctimas entre el sueño y la consciencia para poseerlas sexualmente.


sucubos e incubos demonios que creo la iglesia para hacernos reprobar sexualidad 1


-

El íncubo


Este demonio de forma masculina toma su nombre del latín 'incubare', que significa 'estar encima' o 'yacer encima'. Según la cultura que lo defina, se trata de un ente que puede tomar las formas de un hombre apuesto o un demonio de forma grotesca. Éste se encarga de elegir a su víctima e introducirse en su mente para despertarle una lujuria exacerbada con el fin de pervertirla y facilitar su posesión, una vez que la mujer está totalmente rendida ante la pasión, el íncubo la posee, y en el proceso le roba energía vital. Puesto que las relaciones con los íncubos no suceden una única noche, este hecho —lo de sustraer la energía— puede llevar a la muerte. Ya que los encuentros con el demonio suceden entre el sueño y la vigilia, las mujeres son incapaces de recordar lo sucedido. El objetivo principal de estos seres es preñar a sus víctimas para asegurar su descendencia.


sucubos e incubos demonios que creo la iglesia para hacernos reprobar sexualidad 2


-

El súcubo


Se trata de la contraparte femenina del íncubo, su nombre deriva de la palabra 'súcubus', que significa 'yacer debajo' y que también se entiende como un sinónimo de prostituta. Aunque ciertos estudios afirman que el demonio toma la forma según convenga a la situación y a la víctima, los súcubos son retratados por la mayoría de las culturas como mujeres hermosas y extremadamente sensuales; al contrario de los íncubos, no necesitan de tanto tiempo para preparar a sus víctimas y su objetivo es extraer su semen para dar vida a seguidores del diablo, los cuales puedan ser manipulados para fines demoniacos. Algunas teorías relatan que el primer demonio de este tipo fue la primera mujer de Adán y que rechazó a Dios.


sucubos e incubos demonios que creo la iglesia para hacernos reprobar sexualidad 3


-

Producto del Mal


Puesto que lo único que persiguen los demonios es sexo y preservar la estirpe demoniaca, los hijos que llegan a procrear con sus víctimas suelen ser criaturas deformes con retrasos mentales y apariencias grotescas, aunque también pueden resultar en seres con poderes mágicos. Cierta teoría afirma que el mago Merlín es hijo de un íncubo y una prostituta. Esto, siguiendo la lógica hasta ahora, encaja perfectamente con el objetivo, que es añadir soldados a las filas del Mal.


sucubos e incubos demonios que creo la iglesia para hacernos reprobar sexualidad 4


Retomando el inicio de este texto, y el mismo título, si se analiza a detalle la historia de estos demonios puede descubrirse una invención del tipo que la Iglesia esparciría para responder a todas las atrocidades cometidas en la Edad Media, periodo en el que, como ya se mencionó, tomaron un mayor auge las historias de íncubos y súcubos.


Esto explicaría —a ojos de la Iglesia— la tortura y quema de "brujas" y mujeres infieles que de pronto aparecían embarazadas sin saber quién era el progenitor y justificaría las infidelidades de los hombres al no poder resistirse a una criatura demoniaca y seductora. También significaría un arma para reprobar la sexualidad, ya que, al ser entes completamente ligados al sexo, representa el argumento perfecto para malver toda actividad sexual fuera del fin de la procreación, ya que la sensualidad y la lascivia pueden conducir a una ruina física y espiritual.


En la actualidad la ciencia y la psicología atribuyen este fenómeno —la sensación de haber sido poseído sexualmente— a diversos trastornos del sueño. Por otro lado, los demonios han pasado a formar parte del folclor cultural mundial, aunque haya quienes entonen cánticos siniestros para encontrarse con uno.


*

Te puede interesar:


Los demonios más peligrosos de la historia de acuerdo al creador de la Iglesia de Satán

Pueden poseer a un nonato y otras cosas que debes saber sobre los demonios


Corina Mendoza

Corina Mendoza


Correctora de estilo / Articulista de Entretenimiento
  COMENTARIOS