PUBLICIDAD

HISTORIA

La hormiga de la CDMX que anuncia el fin del mundo

La iglesia de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago en Azcapo tiene una misteriosa hormiga que, según cuentan, anuncia lentamente nuestro final.

En el centro de Azcapotzalco, en lo alto de la parroquia, hay una hormiga roja que representa el origen de su nombre: “En el hormiguero”. La ilustración del insecto está grabada en el exterior de la iglesia y, dicen los más observadores, se mueve ligeramente, de forma casi imperceptible, hacia arriba. Cuenta la leyenda que, una vez que llegue a la cima de la torre, el mundo se va a acabar.

La importancia de las hormigas en Azcapotzalco viene de un episodio en el que Quetzalcóatl habría descendido al inframundo en forma de hormiga, para así robar maíz y llevarlo a su pueblo, que sufría de hambre. Por otro lado se dice que los tenochcas creían que las personas de Azcapotzalco tenían las “asentaderas” grandes, igual que una hormiga (y eso es, realmente, lo que significa el gentilicio “chintololo”).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La hormiga se encuentra en lo alto de la iglesia de los Santos Apóstoles Felipe y Santiago, que fue construida en 1565 por los dominicos. Esta representa al pueblo de Azcapotzalco y fue una especie de concesión de la iglesia hacia las personas que aún no se desprendían de sus creencias y tradiciones, como la de Quetzalcóatl y su hazaña. No se sabe quién la pintó ni tampoco si, efectivamente, su intención era representar una hormiga que camina hacia el fin de los tiempos o simplemente un guiño a la población de Azcapotzalco.

La leyenda de que camina cada vez más hacia arriba, de manera en que anuncia la cercanía del fin del mundo (como una especie de Doomsday Clock), es bien conocida y parte de la tradición chintolola. Si quieres visitarla, esta se encuentra en Avenida Azcapotzalco, frente al Jardín Hidalgo, en el centro de esa alcaldía. No te preocupes, aún hay tiempo para hacerlo antes de que la hormiga llegue a su final.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
Etiquetas:Historiacdmx
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD