PUBLICIDAD

HISTORIA

La misteriosa historia del bebé que habló a los pocos días de nacido en México

Esto sucedió en 1813 y hasta el momento sigue siendo un enigma.

México es un país en donde las leyendas, así como algunas historias un tanto macabras se pasan de generación en generación, ya que la tradición oral es de suma importancia para nuestra sociedad.

Entre los miles de relatos que existen, resalta uno en que se dice, supuestamente un bebé de a penas cuatro días de nacido, pronunció sus primeras palabras, dejando atónitos a sus padres, así como a las personas que vivían en su comunidad.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

La extraña historia que tiene su origen en Durango data de 1813, y asegura que un pequeño emitió sus primeras frases con tan solo pocos días de nacido, y no solo eso, sino que lo que dijo fue bastante coherente.

Según el relato, esto sucedió en el poblado de Santiago Papasquiaro, ubicado en dicha entidad, en donde una niña salió gritando de su cuarto cuando escuchó a su hermano recién nacido pronunciar palabras.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

“No des tan recio a la cuna porque me duele la cabeza”, dijo el niño de cuatro días de nacido a su hermana de siete que era quien lo cuidaba en ese momento, por lo que salió asustada avisando a su mamá de lo ocurrido.

La madre entró a la habitación para ver qué es lo que sucedía e incrédula siguió meciendo al bebé, cuando la piel se le erizó al escuchar la misma frase: “No des tan recio a la cuna porque me duele la cabeza”, repitió el bebé.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Ante el asombro de lo que acababa de presenciar, la mujer salió corriendo a buscar al cura del pueblo, quien quedó horrorizado al escuchar la misma frase de la boca del recién nacido.

Debido al alboroto que se armó, los gobernantes del pueblo se enteraron e incrédulos decidieron llegar a la casa para buscar en la ropa del niño, así como en su cuna, alguna pista para descubrir su verdadera edad y encontrar la trampa.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Al llegar a la casa se dieron cuenta de que era real, por lo que acordaron degollarlo, hasta que el bebé pronunció la siguiente frase: “degollaron al cura Hidalgo que era más inocente que yo, y no será mucho que conmigo hagan lo mismo”.

El escalofrío invadió a todos los presentes, que incluso hablaron con el gobernador de Durango que aquel entonces, quien dejó documentado por escrito lo que había sucedido.

ADVERTISING - CONTINUE READING BELOW

Se dice que después de varios meses terminaron matando al niño, ya que se creía era un ser maligno que reencarnó en un bebé.


Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD