Los diarios espirituales de Madero y su conexión con el más allá

viernes, 28 de abril de 2017 10:28

|alejandro lopez



¿Quién fue Francisco I. Madero?

La respuesta oficial no dudaría en afirmar con sobrada seguridad que se trató del hombre que a través de sus ideales democráticos, inició la Revolución Mexicana y puso fin a la dictadura de Díaz. Sin embargo, las decisiones personales, políticas y militares que le llevaron a protagonizar una parte trascendental de la historia de México no sólo estuvieron influidas por su condición social e ideología, también por una creencia que consideraba sagrada y lo acompañó durante toda su vida adulta: el espiritismo.

El interés de Madero por el contacto sobrenatural con personas muertas nació en casa, cuando sumergido en la biblioteca familiar descubrió libros introductorios de la doctrina, popular entre la clase alta del norte del país durante la segunda mitad del siglo XIX. Después de una breve estancia estudiantil en California, Francisco inició cursos en la Escuela de Estudios Superiores de Comercio en Jouy-en-Josas, Francia.

madero caminando

Durante su estancia en Europa, Madero se acercó de primera mano a las ideas espiritistas. Coincidió con las obras de Allan Kardec, el fundador de esta doctrina y se interesó aún más por adentrarse en el mundo de la conexión con los que ya no están a través de su parte intangible. A partir de entonces, la creencia del terrateniente se unió a sus ideales políticos e influyó definitivamente en cada uno de sus pasos, tanto públicos como personales después de 1891, fecha en que se inició en el espiritismo:

“Estas comunicaciones me hicieron comprender a fondo la filosofía espiritista y, sobre todo, su parte moral, y como en lo íntimo me hablaban con gran claridad de los invisibles que se comunicaban conmigo, lograron transformarme, y de un joven libertino e inútil para la sociedad, han hecho de mí un hombre de familia, honrado, que se preocupa por el bien de la patria y que tiende a servirla en la medida de sus fuerzas".
Memorias, Francisco I. Madero

madero


El interés de Francisco Ignacio por el espiritismo no se detuvo en su práctica personal: el coahuilense también formó distintos círculos de estudio y difusión, el más importante fue la Sociedad de Estudios Psíquicos de San Pedro, que presidió en su tierra natal mientras fungía como médium.

A partir de su experiencia y el camino de instrucción que siguió durante los primeros años del siglo XX, el futuro presidente de México determinó que habría de ser él quien jugara un papel preponderante en el futuro del país. Sus creencias no sólo fueron vano producto de su imaginación, también se convirtieron en una guía moral, que en ocasiones tomaba como un designio para justificar sus acciones y el contexto en el que iniciaría la campaña que pondría final gobierno de Díaz.

madero tren

A lo largo de las sesiones donde fungía como médium, Madero escribió distintos textos enfocados a transcribir las "comunicaciones" que aseguraba, recibía del más allá. El primer espíritu con el que afirmó contactar fue con Raúl –que no Raúl Madero González–, hermano de Ignacio que falleció a una corta edad.  

Francisco fue reprendido por Raúl una y otra vez. El espíritu le exigía dejar esos "vicios" que le ataban, como el cigarro y su soltería permanente, a lo que Madero aceptó y siguió sus indicaciones contrayendo matrimonio antes de 1903. Las interacciones con Raúl continuaron hasta que le presentó a un espíritu de nombre José quien aseguró, sabía mucho de política y podía ayudarle. El primer contacto entre ambos fue detallado por el propio Ignacio: "Soy José, tu guía, tu maestro y hermano que tanto te ama, que ha sido atraído por tu ferviente plegaria".

curiosidades de madero y la revolucion   curiosidades de madero y la revolucion practicas


En 1908, en el marco de su cumpleaños 35, Madero recibió un mensaje conmovedor por parte del espíritu de Raúl. Su influencia pudo haber marcado el rumbo de la Revolución Mexicana:

"Querido hermano: Estás en condiciones de dirigir a los demás, de impulsar a tus conciudadanos por determinada vía cuyo fin verás con la clarividencia de los elegidos. Has sido elegido por tu Padre Celestial para cumplir una gran misión en la tierra. Sobre ti pesa una responsabilidad enorme. Has visto, gracias a la iluminación espiritual, el precipicio hacia donde se precipita tu patria; cobarde de ti si no la previenes. Has visto igualmente el camino que debe de seguir para salvarse: Desventurado de ti, si por tu debilidad, tu flaqueza, tu falta de energía no la guías valerosamente por ese camino. Querido hermano: has dado un gran paso en la vida de tu evolución de donde recibirás la fuerza necesaria para luchar y para vencer"

A pesar de que sus adversarios políticos no dudaron en burlarse una y otra vez de Madero por su credo espiritista, lo cierto es que esta ilusión guió al terrateniente durante su campaña en contra de la reelección de Díaz y lo acompañó hasta sus últimos instantes, cuando murió en el episodio de la Decena Trágica en 1913. Madero no logró un cambio radical en la sociedad, ni siquiera lo persiguió como tal, pero su actuar puso el primer peldaño de la historia contemporánea de México.


*
Referencias:

Letras Libres

Ayala Anguiano, Armando, "La epopeya de México II: De Juárez al PRI", FCE, 2005.

Presidencia de la República


REFERENCIAS:
alejandro lopez

alejandro lopez


  COMENTARIOS