PUBLICIDAD

HISTORIA

El hombre que vivió en un aeropuerto durante 18 años e inspiró ‘La Terminal’

Mehran Karimi Nasseri murió en el mismo aeropuerto donde vivió casi dos décadas. Su historia inspiró la película millonaria protagonizada por Tom Hanks... pero él recibió muy poco por ella.

El 12 de noviembre de 2022 falleció Mehran Karimi Nasseri, un hombre refugiado iraní que había vivido durante 18 años en el aeropuerto Charles De Gaulle de París. Su cuerpo fue encontrado por las autoridades aeroportuarias francesas y se determinó que la causa de la muerte fue un paro cardiaco. Y aunque Karimi Nasseri había llegado a vivir ahí contra su voluntad, debido a las restrictivas leyes migratorias, después hizo del aeropuerto su hogar para el resto de su vida.

En 2004, Steven Spielberg dirigió la película ‘La Terminal’, protagonizada por Tom Hanks. Esta contaba una historia inspirada en la de Karimi Nasseri, también conocido como Sir Alfred Mehran, un refugiado de Irán que llegó a Francia en agosto de 1988. Y aunque ellos ganaron millones por la cinta (219.4 millones de dólares en taquilla), él recibió solamente 250 mil dólares por los derechos de su vida.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La historia de Sir Alfred Mehran

Muchos años antes de la película taquillera, Mehran salió de Irán definitivamente en 1977. El gobierno iraní dijo que estuvo involucrado en actividades “antigobierno” mientras cursó sus estudios en Inglaterra, específicamente por el gobierno de Shah Mohammed Reza Pahlavi. A su regreso al país fue encarcelado y, poco después, condenado al exilio.

Desde 1977, Mehran había pedido asilo en países europeos como Alemania, Países Bajos, Reino Unido e Italia. En todos lo rechazaron. Finalmente, Bélgica aceptó su petición y vivió en ese país hasta 1986. Llegó a vivir a París sin planearlo. Había decidido mudarse a Reino Unido, pero en el camino lo asaltaron y le robaron el equipaje. Logró tomar su vuelo programado desde París a la ciudad de Heathrow y, al llegar, fue rechazado porque no tenía los documentos necesarios (esos que le acababan de robar junto con todas sus cosas). Así lo enviaron de vuelta al aeropuerto Charles De Gaulle, que se convertiría en su casa mientras no se arreglara el problema con sus papeles.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las autoridades francesas no le creyeron que era un refugiado. Sin los documentos que lo probaran, Mehran fue trasladado a la zona de espera del aeropuerto. No podía irse ni quedarse: Francia no podía expulsarlo porque era refugiado, pero tampoco estaba obligada a darle un permiso de tránsito. El hombre permaneció varios años en ese limbo legal y sus derechos humanos, aunque fundamentales, quedaron en espera.

Bélgica podía enviar los documentos originales de Mehran Karimi Nasseri, pero no lo hizo. Ellos argumentaron que el hombre debía ir en persona a recoger los papeles. Pero, al mismo tiempo, le prohibían volver, pues sus leyes dicen que los refugiados que se van del país no pueden regresar. Tenía que volver, pero también tenía prohibido volver.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ese mismo país le ofreció un acuerdo en 1995: le permitiría viajar a Bélgica por sus documentos... si aceptaba quedarse a vivir bajo la supervisión de una persona trabajadora social. Pero Sir Alfred no quería vivir en ese país, quería vivir en Reino Unido. ¿Por qué tendría que aceptar vivir en un país que no lo aceptaba como ciudadano, pero sí quería controlarlo?

En 1999, Francia le ofreció un pasaporte de refugiado y la posibilidad de vivir en ese país, ahora sí, fuera del aeropuerto. Pero Sir Alfred dijo que los documentos presentados por el gobierno francés no lo reconocían correctamente. Para ese entonces él decía ser de Reino Unido (donde estudió) no de Irán (donde lo exiliaron).

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante todo ese tiempo, Sir Alfred Mehran vivió en el aeropuerto Charles De Gaulle. Si no vivía en el lugar que había elegido como su residencia, permanecería ahí. La mayor parte de sus días la dedicaba a leer libros, escuchar la radio y escribir en su diario. Este año fue trasladado a un asilo, pero decidió volver al aeropuerto por decisión propia: ya no estaba obligado a permanecer ahí, pero fue en ese lugar donde murió en 2022 a los 77 años de edad.




Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD