La historia de la morgue en Venezuela donde los cadáveres se pudren y explotan

Viernes, 26 de octubre de 2018 16:36

|Alejandro I. López
morgue venezuela

La situación en las morgues de Venezuela es un reflejo de la crisis que vive el país latinoamericano, de la que ni siquiera los muertos se salvan.


Una de las peores caras de las crisis en Venezuela toma lugar en un sitio impensado, reconocido por su estrecho nexo con la muerte: una morgue, donde cadáveres y trabajadores conviven en condiciones paupérrimas que hacen imposible que exista dignidad en lo más tétrico de este lugar.



Los apagones son casi rutinarios en Maracaibo, la ciudad más grande del estado de Zulia y capital de la industria petrolera venezolana.


El gobierno venezolano mantiene un programa de racionalización de la electricidad y una de las ciudades más afectadas es Maracaibo. Aún antes de la crisis, esta urbe era considerada una de las ciudades con mayor consumo per cápita de energía eléctrica en todo el mundo, debido a que sus edificaciones no son consecuentes con el tipo de clima tropical de la zona.


morgue venezuela 1


La falta de energía eléctrica para una metrópoli de más de 4 millones de habitantes que se mantiene cálida y húmeda durante todo el año (alcanzando máximas de 35ºC durante la primavera) es un auténtico problema de salud pública, del que no se salvan ni siquiera los cadáveres. Hace un par de días, BBC Mundo tuvo acceso a una morgue de un hospital venezolano –cuyo nombre decidió mantener en secreto– para documentar las condiciones en que ésta se hallaba a causa de la ausencia de electricidad.



El periodista Guillermo D. Olmo se internó en ésta sala fúnebre y retrató las condiciones que encontró al interior: decenas de cadáveres de hombres, mujeres y niños en pleno estado de descomposición, algunos aún en camillas o cubiertos en sábanas debido a la falta de espacio para ellos y su tratamiento adecuado.


morgue venezuela 2


Según BBC Mundo, el olor es penetrante y nauseabundo, además de la evidente falta de sanidad y mantenimiento del sitio. Los trabajadores deben lidiar día a día con esta situación, a pesar de que están enterados de la naturaleza de este problema y trabajan según todos sus recursos humanos y materiales disponibles para sobrellevarlo; sin embargo, resulta imposible revertir la situación ante la falta de un servicio básico y el dinero necesario para sobrellevar el problema.


La situación más grave ocurre cuando uno de los cadáveres explota repentinamente. A pesar de que se trata de un proceso natural en los cuerpos que entran en un estado total de descomposición y se inflan de gases para después darles una dramática salida, la morgue carece de las condiciones necesarias para asistir en estos casos.


morgue venezuela 3


Entonces desprende un olor nauseabundo que se extiende por toda la morgue, mientras un sinfín de sangre y vísceras llenan las paredes, sábanas y camillas. Los encargados deben de limpiar a mano (porque carecen de guantes) el sitio y tratar de inmunizarlo para los siguientes cadáveres, aunque la pila de cuerpos que entran en estado de putrefacción parece no detenerse y pronto llenan las salas y hasta los pasillos, provocando que distintos cuerpos se queden en las escaleras e incluso en el suelo, donde se envuelven en sábanas y cartón, demostrando que la crisis no conoce límites entre vivos y muertos.


*

Ahora lee:


6 fotografías de cuánto cuesta vivir en Venezuela con hiperinflación


Fotografías del crudo éxodo venezolano hacia Brasil

Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS