7 datos y verdades incómodas que debes saber sobre el Mundial de Fútbol en México '70

Miércoles, 13 de junio de 2018 12:08

|Eduardo Limón
mundial de futbol en mexico 70

Han anunciado que la Copa del Mundo se jugará en 2026 sobre suelo mexicano, pero ¿qué podemos recordar de nuestro primer Mundial para analizar lo que hoy sucede?

¿Que el anuncio de un Mundial de Fútbol sólo puede ser emoción y vaticinio de un horizonte esperanzador? ¿Que sólo es un evento de entretenimiento y diversión fraterna, en aislamiento completo de cualquier contexto político, social y económico? Falta agudizar un poco la mirada, queridos todos. Basta recordar lo sucedido en México ’70 y ’86 para tener mayor claridad de pensamiento ante este anuncio de la candidatura tripartita (Canadá-EE.UU.-México) a celebrarse en el universo balompédico de 2026.


En un escenario de la economía política mexicana donde destacaba una cooperación estrecha entre los principales actores económicos y sociales –orquestada claramente por el Estado a través de un sistema priísta y que sobresalía en todo horizonte como un ejemplo a seguir–, todo crecía en los años sesenta de nuestro país. Era un sueño idílico. Aumentaba la economía, la expansión de las ciudades, el gasto público a la salud, la inversión educativa y la movilidad interna. Sin embargo, no todo podía estar sucediendo sobre sedas color rosa y nubes de algodón. El campo y la agricultura registraban un desempeño poco dinámico, un abandono que pronto se convertiría en una crisis secular, y aquella movilidad demográfica desencadenó en una migración que sólo podía ser consecuencia de un modelo clasista, conservador y poco recapacitado para el beneficio de los estratos más numerosos.


mundial de futbol en mexico 70 1


Con todo esto en las manos. Es decir, con una excesiva protección a la industria, una iniciativa privada que creció al cobijo de ciertas inversiones tradicionalistas que le brindó el Estado mismo, el abandono a la agricultura, un sistema tributario débil, una evidente dependencia estatal del sistema financiero privado, y un movimiento estudiantil bestialmente aniquilado por sus convicciones políticas —porque a nadie le puede caber duda de que fue el Estado quien asesinó a los activistas de nuestra incipiente primavera—, llegó al panorama mexicano el deslumbrante anuncio de un evento jamás antes visto: México sería sede de la Copa Mundial de Fútbol en 1970.


mundial de futbol en mexico 70 2


Con Luis Echeverría como presidente heredero de un México resquebrajado –donde era urgente que éste recobrara a las clases medias y readoptara el lenguaje de los jóvenes a su sexenio– y la nada soñadora realidad de que el país fue seleccionado por la FIFA ante la necesidad por reglamento de elegir un país sede que brincara de Inglaterra a otro continente, el Mundial de 1970 fue un paliativo para ese México que ya no sabía a nada.


mundial de futbol en mexico 70 3


Bajo la promesa de que México podía soportar con sólo dos años de separación con Los Juegos Olímpicos otro evento de gran magnitud deportiva, se llevó a cabo el evento futbolístico con los siguientes pormenores:


UNO. 75 equipos se inscribieron para las clasificatorias continentales, pero cinco se retiraron.


DOS. Descontando los clasificados automáticos –México e Inglaterra, organizador y campeón defensor–, 68 equipos participaron, disputando 170 partidos y anotando 542 goles.


mundial de futbol en mexico 70 4


TRES. Las consecuencias políticas también llegaron hasta otros terrenos del continente y adquirieron nuevos matices con el balón por pretexto. Honduras y El Salvador sostenían una tensión de meses debido a disputas de carácter económico, político, fronterizo y migratorio en aquel entonces. Durante la segunda fase de la clasificatoria de la CONCACAF, ambos países se debían enfrentar en partidos de ida y vuelta para definir qué equipo pasaba a la tercera fase; tras los resultados de estos encuentros, el descontrol entre la afición, un 15 de junio, provocó el asesinato de doce hinchas hondureños por la multitud local y un ambiente de mayor hostilidad para los inmigrantes salvadoreños en Honduras. Las fronteras fueron cerradas, Honduras presentó reclamos a la FIFA acusando amenazas de muerte hacia sus jugadores y, finalmente, la tensión entre ambos países provocó la invasión del ejército salvadoreño a Honduras el 14 de julio de 1969. Al menos 2 mil personas murieron en estos sucesos.


CUATRO. La selección brasileña era entonces dirigida por el entrenador João Saldanha; sin embargo, su personalidad y su abierta militancia comunista durante la dictadura en que se encontraba Brasil, su decisión de no convocar a Pelé para el torneo, hizo que éste fuera relevado de su puesto por Mario Zagallo. Quien devolvió al delantero al campo, por cierto.


mundial de futbol en mexico 70 5


CINCO. En México 70, por primera vez, el torneo fue televisado a color para algunas cadenas que disponían de dicha tecnología en el mundo. No obstante, y aún con la emoción que esto significaba, el fenómeno de una transmisión que no fuera a blanco y negro destacó otra de las verdades en nuestro país: ¿cuántos hogares de verdad tenían acceso a un evento así?


SEIS. Adidas diseñó para esta edición el Telstar, un balón compuesto por 20 hexágonos blancos y 12 pentágonos negros, reemplazando a los tradicionales balones marrones de 18 gajos. Gracias a esto, el balón de fútbol que conocemos en la actualidad.


SIETE. La mascota para este Mundial fue un llamado Juanito y un águila llamada Pico, que en un intento por generar empatía, resultó en una autodenuncia del mexicano promedio y sus estereotipaciones.


mundial de futbol en mexico 70 6


Una mala proyección política y decisiones de este tipo, que obedecían más a un intento por reavivar los ánimos de la población y buscar un posicionamiento global con base en realidades que no correspondían con México, generaron al fin un desempleo cada vez mayor, la pérdida de nuestra autosuficiencia alimentaria, un mercado interno pobre, la distribución del ingreso en un orden inequitativo y una estabilidad que hasta la fecha no se ha podido subsanar. Sí, el mundial fue una bocanada de aire fresco y esperanzador, una distracción ligeramente necesaria, quizá no fue la causa primigenia para el país que hoy vivimos, pero en definitiva, no fue un festejo sin implicaciones ni antecedentes dramáticos.

Eduardo Limón

Eduardo Limón


Editor de Moda
  COMENTARIOS