Don Nicolás Zúñiga y Miranda, el eterno candidato a la Presidencia de México

Martes, 26 de junio de 2018 18:14

|Alma Gómez
nicolas zuniga y miranda

Don Nicolás Zúñiga y Miranda no sólo fue el primer candidato independiente, sino también el oponente que compitió más veces por la Presidencia del país

Las elecciones presidenciales en México siempre han sido un tema polémico. A raíz del desencuentro, la necesidad de reivindicaciones y la lucha por la independencia, se luchó para que la designación del poder que representa a todo el país sea justa y por consenso mediante la participación ciudadana y la democracia. No obstante, a lo largo de la historia se presentaron algunas modificaciones ante la forma en la cual se asigna a las personas que lideran el país. En ese contexto, la legitimidad de los gobernantes ha sido cuestionada en numerosas ocasiones.

Uno de los mandatos más prolongados para la nación fue conocido como el Porfiriato, que por casi 30 años se mantuvo en el poder. Para muchos, la gestión del militar y estadista mexicano fue sinónimo de modernización, con la construcción de casi 20 mil kilómetros de vías ferroviarias y la cimentación de lugares emblemáticos, como el Palacio de Bellas Artes y el Palacio Postal, iconos arquitectónicos de la Ciudad de México, que además siguen funcionando actualmente.


nicolas zuniga y miranda 1


Aunque el Porfiriato representó progreso, también conllevó a una serie de inconformidades que dieron paso a la Revolución mexicana. Hubo quienes se opusieron firmemente al general, pero no lograron vencerlo y quedaron algo relegados en la historia. Tal es el caso de don Nicolás Zúñiga y Miranda, quien no sólo fue el primer candidato independiente, sino también el oponente que compitió más veces por la Presidencia del país: se postuló desde 1894 hasta 1924, sin éxito alguno.

Zúñiga y Miranda se dedicó a la jurisprudencia y a las candidaturas, además de participar en el periodismo, pues fundó tres periódicos: El Incensario (1892), El Semanario de Zúñiga y Miranda y La Voz Zuñiguista, el diario más conocido y el que provocó su encarcelamiento en 1900. Cabe destacar que compitió en ocho ocasiones por la Presidencia: cinco veces en pugna con el general Díaz, una como oponente de Venustiano Carranza, otra ante Álvaro Obregón y la última contra Plutarco Elías Calles. Aunque en ninguna consiguió la victoria, en todas se autoproclamó presidente legítimo. Ante esta situación, la gente consideró al candidato Zúñiga y Miranda como un loco que se convirtió en burlas y chistes.

El político ecuatoriano Rodrigo Borja, en su libro Don Nicolás Zúñiga y Miranda o el candidato perpetuo, lo retrató como un hombre que vestía levita negra con un sombrero de copa negro y un gran bigote que lo caracterizaba. Se refería a él como un caballero tranquilo que se transformaba en cuanto se aproximaban las elecciones, pues enloquecía y entraba en un estado de furor ante el deseo de ser presidente de la República de México.


nicolas zuniga y miranda 2


Sus propuestas parecían progresistas; sin embargo, no quiso revelar cómo llevaría a cabo dichas promesas, entre las cuales hablaba de la reducción en 80 % del costo sobre las rentas, la oportunidad de que los estudiantes pudieran comer en los mejores restaurantes sin costo alguno, además de ofrecerles becas para formarse en el extranjero.

El historiador William H. Beezley argumenta que Zúñiga y Miranda encontró sensibilidad ante los problemas sociales de la época, ubicando a la pobreza como uno de los factores que no permitían el progreso, además de identificar que hacía falta apoyar las condiciones de quienes permanecían aún en las zonas rurales. Beezley habla de estos y otros aspectos en su libro The Human Tradition in Modern Latin America.


nicolas zuniga y miranda 3


En 1896 un grupo contrario al general Porfirio Díaz propuso a don Nicolás Zúñiga y Miranda la candidatura de un partido político para que finalmente pudieran derrotarlo, pero momentos previos a las elecciones el abogado fue encerrado en la cárcel de Belém hasta que terminó la votación, en la que nuevamente Porfirio Díaz fue declarado como Mandatario de México.

Tiempo después de ser liberado, el zacatecano fundó el diario La Voz Zuñiguista y por este medio denunció un supuesto crimen electoral al colocar un encabezado que decía "El Presidente soy yo". Esto llegó a manos del Presidente, quien ordenó que Zúñiga y Miranda fuera enviado nuevamente a la cárcel, en donde permaneció durante seis meses. Cuando fue puesto en libertad las personas se percataron que se encontraba fuera de sus facultades mentales, así que decidieron dejarlo de lado.

El candidato perpetuo se convirtió en un personaje de la época y fue inmortalizado por algunos artistas. El pintor mexicano Diego Rivera lo retrató en 1947 en el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, donde sostiene un periódico junto al general Porfirio Díaz. La pintura se encuentra detrás de la Alameda Central, en el Museo Mural de Diego Rivera. El cine también hizo alusiones al personaje en la cinta Las tandas del principal, del productor Fernando de Fuentes, en la que figura como un hombre representativo del Porfiriato. Además, El Universal escribió un artículo en el que se le comparó con Don Quijote de la Mancha.


nicolas zuniga y miranda 4


Su muerte, ocurrida en una vecindad de La Merced, en medio de la pobreza, fue un acto que pasó prácticamente desapercibido, aunque en el imaginario popular y en los recovecos de la historia permanece como una figura antagónica y pintoresca. Sus restos fueron depositados en el Panteón de Dolores. Éste es uno de los muchos personajes que forman parte de la historia del país, pero que han quedado fuera de los libros a pesar de haber desempeñado un papel importante en el desarrollo de la democracia y los procesos colectivos que definieron y siguen definiendo a la nación.

***

Es preciso conocer la historia desde un ángulo crítico. Gracias a ello podríamos afirmar que no todos los presidentes han significado progreso para el país. Además, con un tema de expresión de la voluntad del pueblo en ciernes, es preciso recordar que en la historia de la democracia también se han vivido fraudes electorales dentro de la historia de México.

Alma Gómez

Alma Gómez


  COMENTARIOS