PUBLICIDAD

HISTORIA

Como por arte de magia: El origen de la mujer cortada a la mitad

Uno de los trucos de magia más emblemáticos de la historia cumplió 100 años. ¿Dónde surgió por primera vez el acto de cortar a una mujer por la mitad?

Era el año de 1921 cuando en Londres estaba a punto de ocurrir uno de los momentos más icónicos en la historia de la magia. En el teatro Finsbury Park Empire, el mago P.T. Selbit metió a su asistente dentro de un cajón de madera, y ante los ojos sorprendidos de su audiencia, empezó a serruchar.

Así nace uno de los trucos más emblemáticos y osados que cualquier mago que se respete tiene en su repertorio. Al instante brotaron imitaciones del truco y no tardó mucho en recorrer el océano y llegar a Estados Unidos. ¿Qué tan grande llegó a ser el impacto de esta osadía en su tiempo?

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Entretenimiento en tiempos de postguerra

El acto de ‘Aserrando a una mujer’, como lo nombró Selbit originalmente, se crea el 17 de enero de 1921, apenas tres años después del final de la Primera Guerra Mundial.

Los ánimos aún estaban por los suelos, eran tiempos tensos, y las personas buscaban distracciones nuevas que les hicieran olvidar los estragos del conflicto y la incertidumbre del día a día.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Dentro de este contexto entra el acto de Selbit, un truco que revolucionó el mundo del ilusionismo y satisfizo la necesidad de magia nueva que tenía el público. Además de servir como un escape de la cruda realidad para el público, marcó un antes y un después en la historia de la magia.

Asistentes mujeres

En sus inicios, el truco implicaba que la asistente del mago fuera atada de manos y pies, después se introducía al cajón y Selbit empezaba a serruchar. El horror de la audiencia era calmado cuando Selbit juntaba las dos mitades del cajón nuevamente y de él salía la asistente intacta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con el tiempo, los otros magos fueron modificando el truco, haciéndolo más osado: mostraban la cabeza y las piernas de la asistente, o incluso se deshacían del cajón por completo.

Pero ¿por qué una asistente mujer y no un hombre? Era común que ambos sexos asistieran a los magos en sus actos, sin embargo, se escogió a las asistentes para este truco específico por el poder implícito que representaba sobre la mujer inmovilizarla y partirla a la mitad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Se cree que este acto fue de los principales incitadores del tropo de la mujer indefensa y atractiva, un fuerte contraste con lo que Reino Unido pasaba en ese momento.

Más derechos para las mujeres

En 1921 el tema en boga era el voto femenino. Mujeres sufragistas se encontraban peleando porque se les tomara en cuenta durante las elecciones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ya habían tenido logros cuando en 1918 se aprobó una ley que permitía el voto a mujeres mayores de 30 años, aunque aún tenía muchas trabas de por medio. 

Sin embargo, esta victoria fue suficiente para que un sector de la sociedad se les opusiera fuertemente, pues había quienes consideraban malo que las mujeres votaran. Este grupo encontraba en el acto de Selbit una representación del control que ansiaban sobre las mujeres sufragistas, volviéndolo un truco popular pero controversial.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Saltando el charco

Por todas partes se empezó a imitar el truco de Selbit y fue sólo cuestión de meses para que alguien escuchara de él en Estados Unidos: Horace Goldin.

De hecho, tuvo dos grandiosas ideas para volver al truco suyo: mostrar la cabeza, manos y pies de las mujeres que serruchaba; y patentarlo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Con estas dos medidas se volvió el mayor representante del truco en nuestro lado del globo. Para cuando Selbit trató de hacer una gira en Estados Unidos con su truco, ni siquiera podía usar el nombre original y fracasó rotundamente.

A pesar de que demandó a Horace apelando que su truco había sido copiado, la corte estadounidense no opinó lo mismo. Debió ser karma por la controversia que causó en Reino Unido. Al menos siempre se le reconocerá como el inventor legítimo del truco, algo es algo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

*Con imágenes de: MDZ, BBC, The Guardian

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD