PUBLICIDAD

HISTORIA

“Panadero con el pan”, la canción de Tin Tan con la que se vende el pan en México

La canción de Germán Valdés es ahora un himno de quienes venden pan en bicicleta... y también de quienes tienen un amor que parece imposible.

En los estados del centro de México, cuando cae la tarde y las personas se preparan para merendar en casa, los panaderos suelen recorrer las calles para vender pan dulce. Muchas veces anuncian su presencia con una pequeña corneta; sin embargo, desde hace unos años los vendedores de pan recuperaron una canción clásica de Tin Tan para hacer escuchar su negocio móvil: “Panadero con el pan”. ¿De dónde salió esa canción tan pegajosa? ¿De qué habla exactamente? ¿A qué se refieren los “cuernos” que menciona Germán Valdés en la letra?

En 1951, Tin Tan protagonizó la película ‘¡Ay amor... cómo me has puesto!’, dirigida por Gilberto Martínez Solares. Ahí interpretó a un panadero que se enamora de Margarita, hija de un millonario gruñón, después de un accidente en bicicleta (porque, como hemos visto a lo largo de la historia del cine, todas las grandes historias de amor empiezan con un accidente en el que nadie sale gravemente herido, y esta no es la excepción). Él, como buen panadero, intenta conquistarla con pan. Ella, por otro lado, también está enamorada de él en secreto, pero piensa que él más bien está enamorado de la trabajadora del hogar de su casa.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Aunque los dos se gustan, Margarita está destinada a casarse con Héctor, un hombre al que su padre sí aprueba. Ese triángulo amoroso que involucra a personas de distintas sociedades (como en la canción de Selena) da pie a un sinnúmero de desventuras en las que el personaje de Tin Tan protagoniza borracheras, peleas callejeras y también la icónica escena de la que se desprende la canción de “Panadero con el pan”:

Tin Tan fue uno de los cantantes, comediantes y actores más famosos y reconocidos en la historia del cine. Aunque ‘¡Ay amor... cómo me has puesto!’ tiene más de 70 años de haberse estrenado, el legado de Germán Valdés sigue vivo en la cultura y en el homenaje que le rinden los panaderos, todas las noches, cuando salen a vender a las calles mexicanas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

¿Y los cuernos?

Como podemos ver durante los primeros minutos de ‘¡Ay amor... cómo me has puesto!’, Tin Tan lleva una canasta de pan en la cabeza mientras pedalea en su bicicleta y canta una canción en la que enlista todos los tipos de pan dulce que se dedica a vender. En México y otros países de Latinoamérica, el croissant se conoce como “cuernito”. Sin embargo, los “cuernos” también son una referencia a la infidelidad.

El panadero coquetea con una de sus clientas: “Traigo hojaldras, novias, cuernos... ¿Qué pasó, marchantita, va usted a pedir, sí o no?”. Ella se asoma al balcón y anuncia: “¡Voy, que me estoy peinando!”, a lo que él continúa ofreciendo todos los panes que lleva en la canasta. Cuando le preguntan por los “cuernos”, Tin Tan se aleja en su bicicleta y dice que eso no se va a poder. Esta escena nos deja claro que, si bien su personaje es sociable con las mujeres cuando se trata de su trabajo, su corazón le terminará perteneciendo solamente a Margarita.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO





Podría interesarte
Etiquetas:Cine Mexicano
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD