PUBLICIDAD

HISTORIA

Lepra: la enfermedad de la desigualdad social desde antes de tiempos de Cristo

La lepra ha prevalecido tanto en diversas áreas como en ciertas épocas a lo largo de la historia que ha inspirado obras de arte e influido en otras prácticas culturales

La lepra es una enfermedad legendaria, un mal al que la humanidad le ha huido durante muchos siglos y la búsqueda de su cura fue un objetivo constante de la ciencia. A pesar de que se consideraba una enfermedad controlada, existe un nuevo temor ante los nuevos brotes en pleno 2020

A lo largo de su historia, la lepra ha sido temida e incomprendida. Durante mucho tiempo se pensó que la lepra era una enfermedad hereditaria, una maldición o un castigo de Dios. Antes e incluso después del descubrimiento de su causa biológica, los pacientes con lepra eran estigmatizados y rechazados. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Tesoro Digítal

Qué es la lepra

La lepra, también conocida como enfermedad de Hansen, es una infección bacteriana crónica curable que afecta predominantemente la piel, los nervios y las membranas de las vías respiratorias superiores.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud de 138 países de seis regiones de la OMS muestran que la prevalencia mundial registrada de lepra era de unos 176 mil casos a finales de 2015. Durante el mismo año, se notificaron unos 212 mil casos nuevos.

Foto: Wikimedia CommonsA pesar de que la lepra es curable con medicamentos, la enfermedad continúa existiendo porque es difícil entregar medicamentos efectivos a áreas remotas o regiones con situaciones políticas inestables. El tratamiento debe tomarse en forma de píldora durante meses o años, lo que genera problemas con el cumplimiento del paciente y un acceso inconsistente.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La lepra a través de la historia

Posiblemente el registro más antiguo de esta enfermedad aparece en un documento en papiro egipcio escrito alrededor de 1550 a. C. casi mil años después (alrededor del 600 a.C.) en India se encontró otra posible evidencia de que se describiera un brote de esta enfermedad, mientras que en Europa, la lepra apareció por primera vez en los registros de la antigua Grecia después de que el ejército de Alejandro Magno regresó de la India y luego en Roma en el 62 a. C. coincidiendo con el regreso de las tropas de Pompeya de Asia Menor.

Foto: Arte e Iconografía

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La lepra y la religión

La lepra está asociada con una aflicción que se encuentra en muchas civilizaciones antiguas, incluidos los relatos bíblicos en los que se usaba el término lepra para describir una amplia variedad de afecciones cutáneas incurables, la mayoría de las cuales no parecen haber sido lepra.

Para el siglo IV, la lepra había entrado en Inglaterra y era una característica habitual de la vida en 1050. En su forma extrema causaba la pérdida de dedos de manos y pies, gangrena, ceguera, colapso de la nariz, ulceraciones, lesiones y debilitamiento del marco esquelético. Algunas personas creían que era un castigo por el pecado, pero otras veían el sufrimiento de los leprosos como similar al sufrimiento de Cristo. Debido a que los leprosos estaban soportando el purgatorio en la tierra, irían directamente al cielo cuando murieran y, por lo tanto, estaban más cerca de Dios que otras personas. Aquellos que los cuidaron o hicieron donaciones caritativas creían que esas buenas obras reducirían su propio tiempo en el purgatorio y acelerarían su viaje al cielo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: Actas DermoEl ejemplo más antiguo conocido de un hospital de leprosos es Santa María Magdalena en Winchester, Hampshire, donde las excavaciones funerarias encontraron evidencia de lepra. Los restos fueron datados por radiocarbono sugieren que esto sucedió entre 960 y 1030 d.C.

Redignificacíón

Las casas se construían generalmente en las afueras de pueblos y ciudades, o si estaban en áreas rurales, cerca de cruces de caminos o rutas de viaje importantes. Los leprosos necesitaban mantenerse en contacto con la sociedad para pedir limosna, intercambiar artículos y ofrecer servicios como orar por las almas de los benefactores. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La limpieza y la comida sana eran una constante obligatoria en estos sitios, la ropa se lavaba dos veces por semana y, si era posible, se proporcionaba una dieta variada, a menudo de los propios campos y ganado de la casa. Se reconoció el efecto terapéutico del trabajo hortícola y la belleza de la naturaleza: muchas casas tenían sus propios jardines fragantes de flores y hierbas curativas, y los residentes participaron en su mantenimiento. Muchos leprosos se mantuvieron en contacto con sus familiares y amigos y se les permitió visitar sus hogares y recibir visitas. Sin embargo esto comenzó a cambiar en el siglo XIV, después de la epidemia de la peste negra en el siglo XIV. El miedo al contagio llevó a una mayor restricción y aislamiento, al tiempo que aumentaron las prácticas abusivas y corruptas.

Foto: Fundación IndexAsí que en Europa durante la Edad Media, los enfermos de lepra vivieron la marginación nuevamente, tenían que usar ropa especial, tocar campanas para advertir a los demás que estaban cerca e incluso caminar en un lado particular de la carretera, dependiendo de la dirección del viento.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Curas y tratamientos

Afortunadamente en 1873, el Dr. Gerhard Henrik Armauer Hansen de Noruega identificó el germen que causa la lepra bajo un microscopio. El descubrimiento de Hansen de mycobacterium leprae demostró que la lepra era causada por un germen y, por lo tanto, no era hereditaria, por una maldición o por un pecado.

Después, a principios del siglo XX, los leprosos de todo el mundo trataban a los pacientes inyectándolos con aceite de nuez de chaulmoogra. Este tratamiento era doloroso y, aunque algunos pacientes parecieron beneficiarse, su eficacia a largo plazo fue cuestionable. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto: El PeriódicoLos estudios para encontrar una cura continuaron hasta que en 1941 se comenzó a utilizar Promin, una droga de sulfona como tratamiento para la lepra. Los tratamientos se fueron probando y perfeccionando durante dos décadas más, hasta que en 1981 la Organización Mundial de la Salud comenzó a recomendar MDT, una combinación de tres fármacos: dapsona, rifampicina y clofazimina. 

Hasta ahora, el MDT sigue siendo el mejor tratamiento para prevenir el daño nervioso, la deformidad, la discapacidad y una mayor transmisión. Actualmente los investigadores están trabajando para desarrollar una vacuna.

También te puede interesar: 

Conoce a los zombies de la vida real

Los temibles guerreros aztecas que se inspiraban en el águila y el jaguar para entrar en combate

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Historia del Copal: de la ofrenda a los Dioses a la del Día de Muertos

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD