Tlalocan: el paraíso de los aztecas donde iban quienes morían ahogados

Martes, 23 de octubre de 2018 6:01

|Beatriz Esquivel
tlalocan paraiso aztecas morir ahogado

Tlalocan es el lugar mitológico al que acudían aquellos que morían ya fuera ahogados o por un rayo. Allí Tlaloc los proveía de verano perpetuo, alimentos y felicidad.


Para los mexicas, el concepto del más allá no era tan universal ni dicotómico como lo es en otras religiones; por lo menos en el sentido de quién tiene derechos para acceder al dichoso paraíso, haciendo una diferencia entre quien fue "bueno" y quien no. Para esta cultura prehispánica, la forma en que moría una persona era un determinante importante para definir a qué “lugar de la muerte” iría. Patrick Johansson, investigador y especialista en cultura nahua, lo define de la siguiente forma:


«… los cuatro lugares donde van a morar los difuntos: Mictlan o "lugar de los muertos" donde impera Mictlantecuhtli, "el señor de la muerte", Tlalocan "lugar del Tlaloc", Tonatiuh ichan "la casa del sol" morada de Huitzilopochtli, y Cincalco "la casa del maíz", regido por Huemac».


tlalocan paraiso aztecas morir ahogado 1

[Representación de Tláloc en el Códice Borgia.]


El Tlalocan es el paraíso terrenal donde Tláloc, dios de la lluvia y el agua, habita junto a su esposa Xochiquetzal —diosa del amor— y los tlaloque —ayudantes del dios—. Los aztecas creían que vivían en el Tamoanchan o “cerro de la serpiente”, puesto que asociaban la formación de las nubes en lo alto de los montes con la morada del dios de las lluvias.


tlalocan paraiso aztecas morir ahogado 2

[Representación del diluvio y Tláloc, en el Códice Borgia.]


Allí iban aquellos que tuvieran una muerte relacionada con el agua, generalmente por ahogamiento, así como los leprosos y también quienes llegaban a morir por el impacto de un rayo, pues Tláloc también era considerado dios de éstos.


-

El lugar del verano perpetuo y la alegría


Según cuenta la leyenda, en el Tlalocan comenzaron a jugar el juego de pelota separando a los muertos para que formaran equipos por sugerencia de Xochiquetzal, asimismo se jugaba a la serpiente de agua —que consistía en pasar una mano debajo de las piernas para que la persona de atrás la tome y así sucesivamente— al tiempo que todos cantaban. Los cantos y los juegos, así como la disponibilidad de frutos y alimentos como el maíz, frijol, amaranto, flores, etcétera, hacían del Tlalocan de un lugar de infinita alegría.


tlalocan paraiso aztecas morir ahogado 3


De la misma forma se creía que las muertes por el impacto de un rayo se debían a que los dioses, en particular Tláloc, amaban a una persona en específico, por lo que el rayo los llevaba hasta ellos. La creencia también alcanzó el terreno que ahora sólo podría describirse como una superstición, puesto que estaban convencidos que los parientes difuntos del Tlalocan, dado el bienestar en el que vivían, solicitaban a Tláloc que “llevara” a sus parientes (vivos) hasta ellos; por lo que hay registros de personas que evitaban bañarse seguido como medida preventiva.


tlalocan paraiso aztecas morir ahogado 4


La descripción del Tlalocan como un lugar idóneo para que las ánimas de los aztecas habitaran después de la muerte también fue representada en murales de la zona arqueológica de Teotihuacán, en el Palacio de Tepantitla, mismos que tras su descubrimiento se convirtieron en prueba gráfica de lo que personas como San Bernardino de Sahagún, misionero franciscano y principal historiador de la vida prehispánica y de la colonia, escribieron.


*

También te puede interesar:


Fotografías de las pirámides ocultas de Teotihuacán y Chichen Itzá antes de ser descubiertas

La bruja prehispánica que aterrorizó a los aztecas y aparece como bolas de fuego en la noche

Beatriz Esquivel

Beatriz Esquivel


Articulista
  COMENTARIOS