Estereotipos en los libros de texto: hombres al trabajo y mujeres a la cocina

Lunes, 9 de octubre de 2017 14:19

|Karina Espinoza

Desigualdad y condicionamiento: lo que aprenden los niños en la escuela

Cada año, la BBC 100 Women hace una lista de las mujeres más inspiradoras e influyentes de todo el mundo. Este 2017, las enlistadas abordan cuatro de los problemas actuales más complejos en espacios «ganados» por las luchas feministas como el laboral, político y económico, estos son: el techo de cristal, analfabetismo femenino, acoso en espacios públicos y el sexismo en el deporte.

Respecto al analfabetismo, hay algo más duro de desentramar que el hecho de enseñar a leer, escribir y usar herramientas de aprendizaje: ese algo son los estereotipos de género que se promueven en los libros de texto de todo el mundo.

Hombres fuertes y mujeres débiles; hombres ganando dinero mientras las mujeres cuidan de los niños y hombres practicando deportes mientras las mujeres cocinan, son algunos de los ejemplos de un profundo escaneo en más de 10 años que la socióloga Rae Lesser Blumberg, de la Universidad de Virginia, Estados Unidos, hizo sobre el contenido de los libros de texto de todo el mundo respecto al papel de hombres y mujeres y la representación de sus roles sociales.


Libro de texto. Estados Unidos, 1962. Foto: Informe Unesco/GEM.

«El sesgo de género es uno de los temas más invisibles en la educación, no da los mismos clics que un titular que dice cuántos millones de niños siguen sin estudiar», dijo en una entrevista para la BBC.

Que hablando de acceso a la educación, desde el 2000, según la Unesco, más de 60 millones de niños no van a la escuela en el mundo, 54 por ciento son niñas. Pero, ¿qué aprenden sobre género los que sí van? Acá unos ejemplos de estereotipos, desigualdad y condicionamiento (ideología de género).


Libro de Tanzania. Foto: Informe Unesco/GEM.

Aunque parezca improbable, uno de los problemas principales es que la mayoría de la ediciones de estos libros de países pobres es que son viejas y poco o nada se invierte en actualizarlos. Aunque eso no exime responsabilidades ni, por otro lado, que países con mayores recursos promuevan a perpetuidad ciertos estereotipos.

El ejemplo es Italia, que en un capítulo de vocabulario y ocupaciones, hay 10 opciones para hombres y ninguna para las mujeres. Y antes dio un ejemplo de niñas jugando a ser madres.


Libro de Italia. Foto: Informe Unesco/GEM.

El problema no es nuevo. Según un análisis de Catherine Jere, profesora de la U. de East Anglia, Inglaterra, «es común que se retrate a las mujeres como pasivas y sumisas en el desarrollo de tareas domésticas». Y aunque la mano de las feministas en los 80 logró que se reformara esta perspectiva, lo cierto es que «en 5 mil 600 libros infantiles publicados durante el siglo XX, los hombres ganaban 2 a 1 en representación de títulos y tenían 1.6 veces de ventaja en personajes centrales».


Libro de Túnez. Foto: Informe Unesco/GEM.

Los hombres siguen ocupando el 80 por ciento de los personajes diseñados por el gobierno de Irán. La India tiene sólo el 6 por ciento de ilustraciones donde las mujeres hacen algo por sí mismas, y en Camerún, Togo, Túnez y Costa de Marfil hay menos del 30 por ciento de caracteres femeninos en los libros de educación matemática.


Libro de Kenia. Foto: Informe Unesco/GEM.

Los libros de ciencia en Reino Unido y China tienen un 87 por ciento de personajes masculinos. Y hasta Australia lucha para elevar el 43 por ciento de mujeres empoderadas con altos cargos e ingresos en los libros de texto. Incluso Suecia pelea a su manera con el sexismo en las aulas, pero el trabajo es difícil y las metas son altas.


Libro de Banglasdesh, India. Foto: Informe Unesco/GEM.

El análisis no es menor, pues se estima que un alumno de primaria lee más de 32 mil páginas de libros de texto en su educación primaria y secundaria, lo que implica toda su formación temprana y su manera de socializar y darle proporción a problemáticas sociales que permanecerán presentes durante toda su vida.


Libro de Vietnam corregido. Foto: Informe Unesco/GEM.

Aunque no todo está perdido y las correcciones llegan a regañadientes, se ha logrado que muchos países en los que la religión y los usos y costumbres son tan fuertes, se comience una revolución de pensamiento respecto al papel de las mujeres en lo público y lo privado. México también ha avanzado y la inclusión de niñas y mujeres en los libros de texto cada vez es mayor, pero aún hay mucho por hacer.


Entrada al catálogo de libros de texto gratuitos en México. Foto: CCN.


Podría interesarte:


Dos escuelas suecas combaten los estereotipos de género y evitan decir "niño" y "niña".

¿Por qué México es el peor país para la educación de la OCDE?

Karina Espinoza

Karina Espinoza


Periodista
  COMENTARIOS