Enemigo desconocido: Mi encuentro con Sergio Gutiérrez, padre de Valeria, niña asesinada en Neza

sábado, 1 de julio de 2017 7:29

|Karina Espinoza



Tú piensa en los otros que están mal; que uno nunca sufre
como los que sufren de verdad.
Si una vez te dije que siempre íbamos a estar juntos, no te quise engañar. 

Alex Anwandter, "El sonido de los corazones que se quiebran".

 

Sergio regresaba de pasear a su perro cuando, a través de los noticieros matutinos, se enteró de que el, hasta entonces presunto, violador y asesino de su hija de 11 años se había suicidado en el área de investigación del Centro de Observación y Clasificación del penal Neza Bordo.

Alrededor de las nueve de la mañana, una llamada a su celular se lo confirmaría: José Octavio Sánchez Razo estaba muerto, lo encontraron colgando de una piola de cortina que a veces usan como tendedero. Al parecer, ni los dos reos que lo acompañaban en la celda, ni los custodios se dieron cuenta de nada sino hasta las 5 horas de la mañana.

La descripción de la escena para él no fue trágica, más bien hizo más grande la brecha entre su dolor y el clamor de justicia en nombre de su hija Valeria, quien el pasado jueves 8 de junio había sido secuestrada, violada y asesinada en una combi de la ruta 40, que corre sobre la Avenida Sor Juana, del Bordo de Xochiaca a la Avenida Texcoco.

Es 15 de junio y Sergio recorre a flote el camellón frente al Centro de Servicios Administrativos de Nezahualcóyotl. Le acaban de avisar de la muerte de José Octavio con breves detalles. Mientras se acerca al encuentro de la cita con CCNoticias habla por teléfono con la mirada al suelo. Responde enérgico y firme a las cuestiones de la llamada, de vez en cuando manotea contenido. Ya pasan de los 10 minutos en llamadas urgentes y apenas se nota en su tono de voz que está recién levantado, vistiendo unas bermudas rojas con la leyenda “Lifeguard”.

entrevista con padre de valeria
*Foto: Karina Espinoza. CC Noticias

Apenas se presenta y dos aspectos son notables en Gutiérrez: su intranquilidad y el esfuerzo para mantenerse enfocado. Así cuenta que aquel día no había sido distinto, había ido por Valeria a la escuela como todos los jueves, esta vez en bicicleta, como iban y volvían a menudo en su rutina. Él mismo la había subido a la combi blanca con amarillo ante la amenaza de mojarse por la lluvia.

“Ese día pasamos a la casa de su mamá, con quien tengo una custodia compartida. Pasé por ella como cada semana y caminamos hacia el transporte. Íbamos a tener diferentes actividades. Yo soy entrenador deportivo. Íbamos al entrenamiento que llevo. Ella que se divirtiera porque le gustaba mucho jugar con su cachorrito que está en mi casa. ¿Ahora qué hacer?”, dice Sergio.

El trayecto que Valeria tenía que recorrer en la combi no superaba los 10 minutos. Cuando ella no llegó al destino después de los 10 minutos, él tomó la bicicleta y se echó a andar en contraflujo buscando con desesperación el apoyo de la policía, esperando que el protocolo para la búsqueda de un menor perdido se activara de inmediato, como dicta la ley, pero el resultado fue otro: “la estamos buscando”, le dijeron, pero no hubo retenes sobre las calles por las que debió correr la combi, no hubo policías haciendo revisiones en la ruta. Cinco horas pasaron para que pudiera levantar la denuncia (de las 2 a las 7 de la mañana) en el ministerio público, y en el Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes, CAPEA, la historia tampoco fue distinta: estuvo desde las 9 levantando la denuncia. Durante todas esas horas, en las que además le insistían en que “a lo mejor se fue con su novio”, no se activó la alerta Amber.

entrevista con padre de valeria 

El dato duro

La Alerta Amber se implementó por primera vez en el Estado de México el 3 de abril de 2013. Y la primera menor encontrada a través de ésta fue Valeria Hernández de Jesús, fue rescatada en El Salvador 11 días después de activado el protocolo.

“Valeria era mi niñita”, dice Sergio a punto de quebrarse. “Una niña muy independiente con muchos sueños y aspiraciones. Quizá no una estudiante modelo pero cumplía con sus obligaciones. Como cualquier preadolescente, le gustaba ir al cine, le gustaba bailar y cantar. Como todos los niños, era rebelde y si le decía: tiende tu cama, ella respondía: no quiero, no lo voy a hacer. Y el amor de padre te gana y terminas haciéndolo tú. Esa era mi hija”.

Sergio Gutiérrez trabaja como administrativo en una escuela particular y se separó de Jaqueline Ortiz, madre de Valeria, desde que la niña iba al kínder. “Contrario a lo que mucha gente especuló al saber del caso, ni Jaqueline ni yo tenemos una mala relación”, afirma Sergio con la misma vehemencia con la que apunta que las preguntas importantes para el caso deben ser dadas por las autoridades.

“Municipio, Estado de México y Gobierno Federal, todos tienen que rendir cuentas. No sólo a mí, sino a todas las víctimas, hay muchas detrás de mí”.

Suena el teléfono de nuevo y le avisan a Sergio que tiene menos de una hora para estar en la Fiscalía Regional de Nezahualcóyotl, Ignacio López Rayón. Camino a su casa cuenta del miedo que se ha sumado al dolor de la pérdida de su hija. Ahora no sólo tiene que lidiar con su duelo, sino también con las amenazas de apedreos a la casa de la madre de su hija por parte de un grupo de gente enojada por el cierre de la ruta 40.

“En lo que tiene que ver con la ruta 40, que resultó involucrada en el caso de Valeria, se suspendieron las corridas de la ruta hasta que haya condiciones de seguir prestando el servicio con calidad y seguridad para los usuarios. Y esto implica otros operativos con la secretaria de Movilidad en diversos puntos del municipio”, dice Juan Hugo de la Rosa García, alcalde de Nezahualcóyotl.

A las 3:30 de la madrugada del 16 de junio, el Comisionado de Seguridad de Nezahualcóyotl, Eduardo Valiente, confirmó que el material genético encontrado en el cuerpo de Valeria coincide con el de José Octavio Sánchez. Y es esa, hasta el momento de escribir este texto, la última actualización relevante del caso.

El sábado 17 de junio habrá una marcha pacífica que partirá de la casa donde vivía Valeria con su madre rumbo a la escultura de El Coyote en Nezahualcóyotl. “Todos son bienvenidos”, invita Sergio por segunda vez, antes de despedirse. Y no podía ser distinto en un país en el que cada vez es más frecuente que al darte la mano para decir adiós vaya implícita la empatía de sufrir y resistir juntos.


Actualización

El sábado, horas antes de la marcha convocada, se llevó a cabo una audiencia, donde una juez del Juzgado de Control de Distrito Judicial de Nezahualcóyotl determinó que ya no hay delito que perseguir en el caso de Valeria, pues dictó extinción de la acción penal en contra de José Octavio, después de que la abogada presentara el acta de defunción.

entrevista con padre de valeria
*

Podría interesarte:


Hombre que violó y asesinó a Valeria no se suicidó, lo mataron los reos.

Revelan momento en que Valeria toma combi antes de ser asesinada (VIDEO).

Valeria, la niña violada y asesinada por la que marchan en Nezahualcóyotl.





TAGS:
REFERENCIAS:
Karina Espinoza

Karina Espinoza


Periodista

  COMENTARIOS