Estos científicos lograron implantar recuerdos falsos en sus pacientes

martes, 13 de diciembre de 2016 9:34

|Regina Mendoza



Nuestra consciencia también tiene espacio para conceptos erróneos, falsos e inexistentes. Creemos que estamos “recordando” eventos que en realidad jamás sucedieron y que nos hacen creer que tenemos otras historias personales, otros antecedentes o infancias.

La ciencia demuestra que estos recuerdos falsos ocurren y somos propensos a ellos. En realidad muchas cosas que creemos haber vivido son errores de nuestra biología.

Uestudio reciente publicado en la revista científica Memory reveló que poco más de la mitad de las personas “creen” en eventos que nunca sucedieron, lo que modifica por completo el conocimiento que tenemos de nosotros mismos, de nuestro pasado y de los sucesos que nos marcaron durante nuestros primeros años.
El estudio encontró que las memorias pueden parecer eternas, como “fotografías veneradas en un álbum que examinamos detenidamente de vez en cuando” y son importantes porque son ellas la que nos hacen ser quienes somos.

Para concluir el estudio, el equipo de científicos recabó “transcripciones” de ocho estudios previos, que usaron técnicas de implantación de memoria. Esa técnica es empleada en la psicología cognitiva para estudiar la memoria y permite a los investigadores crear recuerdos falsos en sus pacientes, un evento de la infancia que en realidad no pasó.

Los científicos intentaron “engañar” a 423 de los participantes. Les hicieron creer en determinados eventos falsos: les describieron su niñez fundamentada en testimonios de sus familiares cercanos.

Posteriormente, los participantes tuvieron que “recolectar y revivir” las experiencias que recién les habían descrito. Estos resultados fueron “clasificados” dentro de siete categorías: aceptación de la sugestión, elaboración más allá de la sugestión, imaginario, coherencia, emoción, afirmaciones de la memoria y el no rechazo de la sugestión.

Al final, un 30.4 por ciento de ellos desarrollaron todas las memorias falsas hasta el grado de “recordarlas” y un 23 por ciento aseguraron que el evento había sucedido aún cuando no lo recordaban.
En conclusión, más de la mitad llegaron a creer en estos eventos falsos.

El mecanismo psicológico se llevó a cabo por primera vez en los años noventa para evidenciar lo fácil que era modificar las mentes humanas y los recuerdos. El estudio fue importante (y necesario) para la psicología cognitiva porque sentó nuevas bases para comprender las creencias humanas sobre la personalidad y aspectos de la autobiografía que a simple vista parecen inherentes.

*

Podría interesarte:

¿Por qué decimos tantas mentiras?

La biología está detrás de nuestros actos deshonestos.

Las 20 preguntas para darte cuenta si alguien es psicópata.





TAGS: Cerebro
REFERENCIAS:
Regina Mendoza

Regina Mendoza


  COMENTARIOS