El niño del edificio Chihuahua y otros fantasmas que aparecen en Tlatelolco

Viernes, 10 de agosto de 2018 19:17

|Alejandro I. López
fantasmas de tlatelolco

Para muchos vecinos, no es ninguna sorpresa que el edificio Chihuahua, uno de los más icónicos de la unidad habitacional, sea el marco de distintas historias urbanas relacionadas con sucesos paranormales.


Tlatelolco es una pequeña ciudad dentro de la megalópolis más grande de América Latina. Con sus 102 edificios que contienen 11 mil 916 departamentos, la unidad habitacional que data de 1964 cuenta con vida propia a través de sus personajes, escuelas, parques, negocios y su inconfundible trazado arquitectónico. Y como toda ciudad, debajo de los mosaicos venecianos y su desgastada apariencia que aún evoca la esencia de su estructura funcionalista, Tlatelolco guarda secretos que sólo algunos cuantos se atreven a contar.


Para las personas que llevan toda su vida habitando la súpermanzana al norte del Centro Histórico, no es ninguna sorpresa que el edificio Chihuahua, uno de los más icónicos de la unidad habitacional, sea el marco de distintas historias urbanas relacionadas con sucesos paranormales.


fantasmas de tlatelolco 1


La leyenda popular asegura que durante las madrugadas, una vez que la Plaza de las Tres Culturas queda en total calma, es posible escuchar los pasos rítmicos de alguien que parece estar bailando, cuyo eco resuena en el edificio Chihuahua. Algunos vecinos le llaman “el bailarín”, pues afirman, se trata del fantasma de un joven vestido de blanco que danza enérgicamente por las noches.


El cronista Cuauhtémoc Abarca Chávez describe su apariencia para El Universal: «era un joven vestido con pantalón deportivo y playera blancos. Corría por la zona arqueológica y regresaba a la iglesia, se ponía a bailar en el atrio danza moderna, danza contemporánea, después se metía otra vez a la iglesia (...) corría tan rápido que parecía que flotaba, luego de 20 minutos desaparecía».


fantasmas de tlatelolco 2


Otra versión de esta historia asegura haber visto a un niño que ríe y se divierte en la explanada, mientras camina de un lado a otro y finalmente desaparece conforme se acerca a las jardineras que rodean el Templo de Santiago. En los caminos oscuros, algunos vecinos caminan rápidamente, con el mismo temor a los vivos que a los muertos.


Lejos de mostrarse sorprendidos, los residentes más longevos de la unidad habitacional encuentran las historias de fantasmas y apariciones cotidianas, mientras que los inquilinos más jóvenes se toman con escepticismo estas versiones. Incluso algunas ofrendas de Día de Muertos incluyen a estos personajes como una forma de honrar su memoria y al mismo tiempo, reconocerlos parte del legado cultural de Tlatelolco.


fantasmas de tlatelolco 3


Lo único cierto es que tratándose de un sitio donde la historia ha decidido aparecer una y otra vez desde tiempos prehispánicos, los mitos a su alrededor forman parte del día a día de los miles de tlatelolcas que no cambiarían por nada el pulso y las leyendas que dan vida a su unidad habitacional.


¿Y tú, conoces alguna historia de la Ciudad de México?


REFERENCIAS:
Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS