PUBLICIDAD

HISTORIA

Así era el punto de comercio más grande de la antigüedad: El Mercado de Tlatelolco

Conoce cómo era el comercio en nuestro país y la organización que existía dentro de la sociedad mexica.

Hoy nuestro país cuenta con ciudades enormes en las que habitan millones de personas; cada día llega gente nueva, tal vez para quedarse a vivir ahí, por negocios, cosas de trabajo o simplemente para pasear por los centros turísticos y comer algo rico. Damos por sentado muchas cosas y no pensamos que lo que en la actualidad vemos, es tan sólo la evolución de miles de años como sociedad. 

¿Te has preguntado alguna vez cómo eran las calles por las que te paseas en tu ciudad? ¿Cómo eran los puntos importantes en donde se reúne mucha gente a celebrar algún acontecimiento? O mejor aún ¿Cómo era el comercio y los lugares en los que se daba antes de que los colonizadores españoles llegaran a nuestras tierras? 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pues gracias al Museo de Antropología podemos echar un vistazo al pasado y ver cómo era el Mercado de Tlatelolco, uno de los puntos más importantes de la Ciudad de México en la época prehispánica, donde se comercializaba con un sinfín de artículos y alimentos, mismo que por su magnitud y organización impresionó a Hernán Cortés. 

En sala mexica de dicho museo, se encuentra en exposición una maqueta que nos permite ver cómo era este lugar de encuentro de la sociedad de los tlatelolcas en el que se vendían alimentos, bebidas, artículos para la vida diaria, se practicaba la herbolaria y que además estaba permitida la compraventa de esclavos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

En cuanto a la comida, se podían encontrar desde guisos como tamales, atole, tlacoyos, pescados en hojas de pluma, así como maíz, frijol, calabaza, chile, cacao, frutas, aves, miel de maguey, legumbres, animales de caza, productos marinos, bebidas de caco, entre otras cosas. 

Dentro de este mercado de grandes magnitudes, había una organización y armonía impresionante donde imperaba el orden y la limpieza gracias a los gobernantes, que no permitían puestos fuera de su sitio, además de exigirles limpieza y tranquilidad entre ellos. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

También ahí se vendían y compraban algunos materiales como oro, plata, cobre, loza, algodón y plumería, mismos que traían desde lugares lejanos a Tlatelolco los pochtecas ayudados por la fuerza de los tamemes, los primeros estaban especializados en el comercio a larga distancia y los demás eran la fuerza que transportaba todo en sus espaldas.

Claro que en esa época aún no existía el dinero en México, por eso el sistema económico que utilizaban era el trueque, sin embargo, había algunos productos como el cacao, polvo de oro, cobre o algunos textiles que servían como un tipo de moneda de cambio. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Una de las más grandes representaciones de este lugar, fue hecha por Diego Rivera en el mural que se encuentra en Palacio Nacional, mismo que tomó inspiración de las crónicas de Bernal Díaz del Castillo y en el que se puede ver toda la organización social que existía en la época, pues aparecen recolectores, fabricantes, curanderos y sembradores.

Gracias a los escritos hechos por los españoles, se sabe que el Mercado de Tlatelolco, era, además, un lugar de encuentro social, en donde la gente iba a conseguir alimentos y productos, pero también a intercambiar puntos de vista, iniciar pláticas o compartir noticias de la sociedad de ese entonces.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Según las crónicas de Cortés o las de Díaz del Castillo, este mercado fue importantísimo en la historia prehispánica y albergaba, por lo menos cada día, 60 mil personas. Sin duda alguna, lo que hoy conocemos como comercio en México tiene unas bases bastante solidas en esto.

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD