Cortometrajes que debes ver porque son mejores que los de Pixar
Cine

Cortometrajes que debes ver porque son mejores que los de Pixar

Avatar of Nicolle Otalora

Por: Nicolle Otalora

26 de marzo, 2017

Cine Cortometrajes que debes ver porque son mejores que los de Pixar
Avatar of Nicolle Otalora

Por: Nicolle Otalora

26 de marzo, 2017



Los cortos animados conservan un sitial privilegiado en la cinematografía. Hay motivos para ello, claro. Lo cierto es que antes del boom de los largometrajes animados de Disney y Pixar, ha habido momentos claros de grandeza fílmica en formato corto.

Más allá de ofrecer un vistazo a lo más reciente y en boga con la bendición de la Academia y todo el sistema de Hollywood, acá queremos proponer una lista de animadores alternativos que han hecho con sus pequeñas piezas grandes obras.


Dziga Vertov





Su verdadero nombre era Philip Kaufman y fue un realizador ruso cuya obra El hombre de la cámara (1929), en la que implementó distintas técnicas de grabación y edición para componer una de las primeras joyas del cine, lo cual dio pie a una revolución en el género documental sin tener ni historia ni un personaje en concreto. Pero también se destacó como animador, sobre todo con material de propaganda soviética. Con Soviet Toys (1924) explora la sociedad rusa desde las diferencias de clases, los sectores religiosos y el papel del pueblo con un enfoque socialista, muy acorde a los tiempos, un corto que en su época le dio a Vertov el título de "pionero del cine".



John y Faith Hubley





Hubley fue una animadora experimental que trabajó en distintas áreas como editora conceptual y junto con su esposo, el también director y animador Jhon Hubley. Fueron los creadores de un hito de la animación abstracta. En 1958 realizó The Tender Game, con la interpretación de la increíble Ella Fitzgerald y un maravilloso contraste a partir de acuarelas, lo que compone una fantasía visual que cambió el panorama del cine.



Suzan Pitt





Por sus obras caracterizadas por el tratamiento de temas psicológicos, oníricos y cercanos al surrealismo, la animadora estadounidense Suzan Pitt trabaja distintas técnicas de animación en sus proyectos. En su corto animado Asparagus, de 1978, expone el universo femenino de forma psicodélica.



Don Hertzfeldt





Hertzfeldt es un animador, guionista y cineasta independiente cuyos proyectos audiovisuales han sido catalogados como “las animaciones más influyentes” pese a su humor negro, tragicómico y absurdo. Su trabajo más emblemático, titulado Rejected  (rechazado), le consiguió su primera nominación al Oscar a Mejor Animación en 2001. En 2015, su trabajo World of Tomorrow, le mereció la segunda.


Borge Ring





Animador y jazzista profesional, es uno de los animadores más reconocidos en Europa, y se considera entrenador de los nuevos artistas de la animación. A nivel independiente ha tenido tres proyectos: Oh My Darling, Run of the Mill y Ana & Bella, la cual ganó el Oscar a Mejor Corto de Animación en 1986. El filme cuenta la historia de dos ancianas quienes a través de fotografías recuerdan su infancia, adolescencia y madurez.


Bill Plimpton





Bill Plimpton es conocido por su candidatura a un Premio de la Academia a Mejor Animación en el año 1987, por Your Face, un corto hecho en lápiz de color, el cual proyecta bajo un tema musical la transformación de un rostro como un hecho caricaturesco y surreal. Prolífico, ha realizado más de 50 producciones entre largometrajes, cortometrajes, videoclips y anuncios.



Josh Rashkin





Con el filme I Met the Walrus Rashkin revisita el día en que el joven Jerry Leviatan, quien en 1969, con apenas 14 años, se coló con su grabadora en el hotel donde se estaba quedando Lennon en Toronto para entrevistarlo sobre la paz, la rebeldía y la juventud. La voz y las ideas del artista se ilustran con unos diseños espectaculares al modo de un collage visual.


Suzie Templeton





Con el cortometraje Peter & Wolf ganó un Oscar en 2008. Basado en un cuento popular en Rusia llamado “Pedrito y el lobo” y con un diseño impecable en cuanto a detalles, la calidad del trabajo de esta animadora estadounidense, un claro ejemplo de la técnica stop motion.


Ivan Maximov





Maximov un exingeniero espacial, fotógrafo e ilustrador ruso. Sus cortometrajes más reconocidos son Provincial School, N + 2, Bum-Bum y Slow Bistro. En El viento en la costa exhibe la calidad de su imaginario, repleto de fantasía, detalles muy bien cuidados y una extraña mezcla de dramatismo, sutileza artística y humor absurdo.



Torill Kove





Con Me and My Moulton la animadora canadiense de origen noruego Torill Kove fue nominada a un Oscar en 2015. A través de esta historia autobiográfica muestra los estereotipos que se mostraban en 1965 en Noruega, sobre las expectativas de un estilo de vida y como éstas no reflejan la realidad de las cosas.

***

Si quieres continuar cultivando tu gusto por las pequeñas obras maestras en formato corto, pásale por aquí.


Referencias: