Antes de DiCaprio estuvo Stanley Kubrick, el eterno perdedor
Cine

Antes de DiCaprio estuvo Stanley Kubrick, el eterno perdedor

Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

12 de febrero, 2016

Cine Antes de DiCaprio estuvo Stanley Kubrick, el eterno perdedor
Avatar of Daniel Morales Olea

Por: Daniel Morales Olea

12 de febrero, 2016


Las grandes historias nacen después de años de arduo trabajo, así se ha formado la leyenda de Leonardo DiCaprio y el Oscar. Tal vez para él no sea importante (el calentamiento global y los conflictos bélicos son cosas de gran consternación para el actor), pero para todos sus seguidores, los que han estado desde “Titanic” hasta “The Revenant” sí es importante que uno de los actores más importantes del momento se lleve la preciada estatuilla dorada.
  the revenant

Parece que ese premio es un reconocimiento del público y no de la academia, pues su entrega impacta tanto en la cultura popular que analizando a profundidad el caso de DiCaprio no es el primero y sin duda no será el último. Pero refiriéndonos a que esto había pasado con anterioridad, se debe mencionar a uno de los hombres más importantes de la industria cinematográfica que murió sin tener su propio Oscar: Stanley Kubrick, el eterno perdedor.
  stanley kubrick

A veces los genios ven pasar el tiempo y no reciben el reconocimiento que realmente merecen. Kubrick fue una sensación en su momento, pero también fue considerado un tiránico director que al buscar la perfección rodaba toma tras toma una y otra vez. Su manía lo llevó a ser criticado por los principales medios, pero eso no desalentó su búsqueda por la perfección. No era una búsqueda por reconocimiento individual, él no quería convertirse en una leyenda; lo que Kubrick deseaba era convertir al cine en una obra de arte trascendental. Buscaba que la obra que creaba realmente explotara al máximo la capacidad estilística y artística que el cine proveía, pero eso no bastó para que otras cintas fueran reconocidas por la Academia.

Cuatro veces fue nominado a mejor director y cuatro veces rechazaron la oportunidad de reconocer que se encontraban ante uno de los hombres con más visión cinematográfica en la historia. Con cerca de 13 películas rodadas (sin contar “Fear and Desire”, cinta que él odió y otros trabajos menores) tal vez no todas eran material para el Oscar, pero su trabajo desde los sesenta hasta finales de los ochenta merecen todo el reconocimiento de la crítica y el público.

stanley kubrick  
Comenzando por “Spartacus”, en 1960 Kubrick ni siquiera fue nominado para mejor director. A pesar de que creó una épica romana insuperable, ese año fue uno de los más importantes en el cine con “The Apartment” de Billy Wilder (que ganó el premio a mejor director y mejor película) y el clásico “Psycho” de Alfred Hitchcock. En 1964 con “Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb” fue nominado por primera vez. El clásico de comedia negra que Kubrick creó era una fuerte sátira de la Guerra Fría, una crítica al sistema político estadounidense y soviético que abordaba la preocupación de una guerra nuclear inminente. Todo eso de mano de Peter Sellers y sus distintas personificaciones a lo largo de la película la hacían una perfecta candidata. Aun así el ganador fue George Cukor por “My Fair Lady”.

stanley kubrick spartacus  
Cuatro años después, Kubrick revolucionó el cine con otra épica; esta vez en el espacio. “2001: A Space Odyssey” llevó la trama al espacio y en un ambiente hermético cuestionó el rumbo que la humanidad estaba tomando. Filosófica, artística y experimental. Kubrick ganó el premio por efectos especiales (no se presentó a la ceremonia), su primer y único Oscar, y aunque los efectos son una de las aportaciones más grandes de esa cinta para el cine, el mérito en la dirección es lo que realmente es recordado. En esta ocasión fue Carol Reed con la cinta “Oliver!” la que se llevó la estatuilla.

 

En 1971 sucedió de nuevo. “A Clockwork Orange” perdió contra William Friedkin con la gran película “The French Connection”. Esta puede ser considerado una perdida justa. La cinta de Kubrick es trascendental, pero “The French Connection” es otra cinta que también está cercana a alcanzar la perfección. Y aunque todos amamos a Alex, a sus drugos, la moloko y a Beethoven; es difícil superar la interminable y épica persecución de la otra película.

Stanley Kubrick  

Su última competencia por el premio a mejor director fue en 1976 con “Barry Lyndon”. De nuevo perdió ante una gran película que es más recordada. “One Flew Over the Cuckoo’s Nest” de Milos Forman mostró una de las mejores actuaciones que el cine ha proyectado (el camino a la locura de Jack Nicholson) y a uno de los villanos más temibles (la enfermera Ratched). Proyectando la realidad que mucha gente vive en los hospitales psiquiátricos, la película de Forman fue la indiscutible ganadora ese año, el mismo en el que las esperanzas del público por ver a Kubrick llevarse la estatuilla a mejor director terminaron.

  One flew over the

Hoy todos recordamos con admiración esos grandes trabajos que no necesitan del reconocimiento de la Academia para saber que son obras de arte que nunca se olvidarán. A pesar de eso, todos seguimos deseando una especie de reconocimiento por esos artistas que son los favoritos de la audiencia pero no de la Academia, quien les niega el reconocimiento. Martin Scorsese ganó el premio a mejor director hasta 2007, después de una gran cantidad de cintas legendarias realizadas; y tal vez Leonardo DiCaprio no gane por “The Revenant”, pero siempre hay que recordar, por la experiencia de Kubrick, que si el trabajo es bueno, trascenderá.

***

Te puede interesar:

La gran frustración de Stanley Kubrick

Las 93 películas favoritas de Stanley Kubrick


Referencias: