Consejos de Michael Moore para hacer un documental
Cine

Consejos de Michael Moore para hacer un documental

Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

28 de octubre, 2015

Cine Consejos de Michael Moore para hacer un documental
Avatar of Fernanda

Por: Fernanda

28 de octubre, 2015


"Hago películas porque quiero que el mundo cambie. Mientras más gente las vea, mejor”.
Michael Moore


Si existe un hombre que ha sido capaz de mostrar sin tapujos y con agudo sentido crítico la realidad de Estados Unidos, ese ha sido el cineasta Michael Moore. Pues desde su primer documental: Roger & me (1989), en el que arremete contra las grandes corporaciones industriales, el estadounidense ha destapado un sinfín de situaciones que involucran asuntos políticos y sociales de su país, convirtiéndose en objeto de críticas; sin embargo, él sigue demostrando, a través de sus filmes, que duerme con el enemigo.

Durante el Festival de Cine de Toronto de 2014, Michael Moore impartió una conferencia en la que compartió 13 de los consejos que le sirvieron para reivindicarse como cineasta más que como documentalista. Premisa con la cual abre su discurso.

Las recomendaciones de Moore no sólo deben importarle a los interesados en hacer cine. Los siguientes consejos deberían ser del interés de cualquier persona, pues nos enseñan lo que realmente debemos apreciar y exigir de una película o documental:


tumblr_m53mjwjj2r1rxevt4o1_500

1. La primera regla para hacer documentales es básicamente la regla del Club de la Pelea

¿Cuál es la primera regla del Club de la Pelea? No hablar sobre el Club de la Pelea. Lo primero que establece Moore respecto a los documentales es: no hagas un documental, haz una película.

“Si quieren dar un discurso político pueden unirse a un partido o una manifestación. Si quieren dar un sermón pueden ir a un seminario o convertirse en predicadores. Si quieren dar una lección pueden ser maestros. Pero no han elegido ninguna de esas profesiones, han elegido hacer películas. Entonces: hagan una película”.

2. No me digan lo que ya sé

aburrición en el cine

La segunda regla del cineasta va en contra de hablar sobre temas predecibles, o demasiado gastados, que probablemente no aportarán nada nuevo al espectador.

“Yo no veo esa clase de documentales que creen que soy ignorante. No me digan que las armas nucleares son malas. Yo sé que son malas, no voy a desperdiciar dos horas de mi vida para que me lo digas. En serio, no quiero escuchar algo que ya sé. No me gusta ver una película en la que el director cree que es la primera persona en descubrir que tal vez hay algo malo con los alimentos genéticamente modificados”.

3. El documental moderno tristemente se ha transformado en una especie de clase universitaria

Moore argumenta que la universidad es un espacio que incita de una manera muy pobre al alumno para que éste experimente por sí mismo.

“Esto tiene que parar. Tenemos que inventar nuevas formas, un modelo distinto. No sé cómo decir esto porque sólo fui tres semestres a la universidad. Y una cosa que agradezco es que nunca aprendí cómo hacer un ensayo. Odiaba la escuela, siempre lo hice. No era más que regurgitar lo que el profesor había dicho, memorizarlo y escribirlo en una hoja de papel”.

4. No me gusta el aceite de castor (una medicina horrible usada hace muchos años). Muchos de sus documentales saben a medicina

personas en el cine

La gente quiere palomitas de maíz, quiere ver una buena historia. Tienen demasiados gastos y  guardan un poco de dinero para ir al cine, la experiencia debe valer la pena. Como dijo Moore: “Recuerden que las personas desean ir a casa y tener sexo después de esa película”. “La gente no quiere medicina. Si la necesitaran irían al doctor. La gente no quiere medicina en los cines. Quieren dulces, palomitas y ver una gran película”.


5. La izquierda es aburrida

El aburrimiento de la vida cotidiana ha hecho que actualmente sea más difícil hacerle entender a la sociedad los temas que le conciernen y que deberían importarle.

“Hemos perdido nuestro sentido del humor y necesitamos ser menos aburridos. Solíamos ser divertidos. La izquierda en los 60 era divertida, luego nos volvimos demasiado serios. No creo que no haya traído algún beneficio”.

6. ¿Por qué no hay más documentales sobre los verdaderos villanos?

michael moore y bush

En este punto, Michael critica los últimos trabajos documentales que se han hecho, en los que, según él, sólo dos o tres se han atrevido a tocar temas actuales relacionados a la política, especialmente la estadounidense.

“¿Por qué no están diciendo nombres? ¿Por qué no tenemos más documentales que denuncien corporaciones llamándolas por su nombre?”.

7. Creo que es importante hacer personales tus películas

Este consejo es muy importante pues, como dice Michael Moore, algunos documentales sólo muestran la acción o el contexto a través de texto en la pantalla; sin embargo, la gente tiende a preguntarse ¿quién es la persona que me está diciendo eso?

“No quiero decir que necesariamente se coloquen frente a la cámara. A algunos de ustedes la cámara no los quiere, así que no se pongan frente a ella, pero la gente quiere escuchar la voz de una persona. Muchos de los documentales exitosos tienen una voz personal”.

8. Dirijan sus cámaras a las cámaras

documental detrás de cámaras

Este es un problema muy común en los medios audiovisuales, comenta Moore. Cualquier historia que veamos en pantalla tiene un detrás, otras historias que merecen ser mostradas también.

“Enséñenle a la gente porqué los medios no les dicen lo que está pasando. Muestren lo poco que les interesa y la poca información real que obtienen”.

9. Los libros y la TV han descifrado la no ficción

Los libros y la televisión de no ficción venden demasiado porque intentan entretener al público sin alejarlos de su realidad, suelen usar el humor como conector hacia el público, y como medio delator de la verdad.

“¿Por qué la gente ama los libros y la televisión de no ficción, pero no quiere ser arrastrado a ver un documental? La gente quiere la verdad y quiere entretenimiento. Si no pueden asumirse como entretenedores con su verdad, entonces por favor salgan del negocio”.

10. Traten de filmar sólo a gente en desacuerdo con ustedes

Cualquier documental debería considerarse bueno en la medida que se proponga recabar todos los puntos de vista posibles, de lo contrario sólo será una demostración audiovisual de la postura del director.

“Esto es lo interesante. Aprendemos mucho más cuando dirigen sus cámaras a los tipos de Exxon o General Motors y los hacen hablar. Hablen con esa persona que está en desacuerdo con ustedes”.

11. Cuando están filmando un documental, ¿se vuelven locos con lo que ven?

llorar en el cine

Algunas veces, mientras Michael Moore filma sus documentales, suele pensar en la reacción que tendrá el público con la escena. Por un momento se vuelve su propio espectador y dice que justo eso es lo que los directores deben hacer.

 “¿Están llorando? ¿Están riendo tanto, a punto del llanto, que temen que el micrófono lo capte? Si eso pasa es posible que esa sea la manera en que la audiencia reaccionará. Confíen en ello. Ustedes también son la audiencia. La audiencia es parte de la película”.

12. Menos es más. Esta ya la sabían

Según Moore, incluso el público que no es tan inteligente como para entender del todo un tema puede detectar cuando el realizador considera que sí lo es; de la misma forma, detecta cuando se piensa que no lo es. El espectador no es estúpido, dice Michael.

“Editen, corten, háganlo más corto, díganlo con menos palabras, menos escenas. No crean que su mierda huele a perfume. No han inventado la rueda. La gente entiende. La gente ama que creas que tienen cerebro”.

13. Finalmente… el sonido es más importante que la imagen

sonido en el cine

Si la imagen está fuera de foco nadie hace mayor alboroto, pero cuando el sonido comienza a fallar, inmediatamente se hace una revolución en la sala. A eso se refiere el director cuando habla sobre la importancia del sonido en el cine, aunque podríamos agregar a su consejo el poder que tiene el soundtrack o la banda sonora de quedarse en la memoria del espectador, o incluso de representar al mismo film.

 “Páguenle a su ingeniero de sonido lo mismo que a su director de fotografía. El sonido sostiene la historia. Digamos que filmaron algo fuera de foco, que tuvieron que filmar muy rápido. A la audiencia no le importará siempre y cuando sea una historia sólida y puedan escucharla. A eso le están poniendo atención. No ahorren en el sonido”.

“Quiero ver películas en un cine, no quiero verlas en un iphone, nunca”.



Referencias: