Cuando el cine llegó a México convirtió los breves instantes en una eternidad
Cine

Cuando el cine llegó a México convirtió los breves instantes en una eternidad

Avatar of Diego Fernandez

Por: Diego Fernandez

17 de diciembre, 2016

Cine Cuando el cine llegó a México convirtió los breves instantes en una eternidad
Avatar of Diego Fernandez

Por: Diego Fernandez

17 de diciembre, 2016


Termino de ver una película en Netflix y me invade la inoportuna curiosidad. No cavilo en torno a lo que acabo de observar, sino alrededor de la modernidad y de los grandes cambios que se han gestado desde el inicio del siglo XXI. Ahora, algunos teóricos afirman que hemos llegado a la era de la Posmodernidad, donde todo caduca y deja de estar de moda en menos de 30 minutos.

¿Quién iba pensar que un día tendríamos el cine en un pequeño trozo de metal y cristal?

El siglo XX llegó temprano a México. El Porfiriato era sinónimo de modernidad y de un México europeizado. En 1895, en la Ciudad de México, Fernando de Teresa manejó el primer automóvil traído desde Texas. Para 1907, el gobierno del Distrito Federal tenía en su registro 860 autos circulando por las renovadas calles de la ciudad de México, siendo los dueños los personajes de abolengo que solían invertir el tiempo libre yendo a las plazas de toros y en las butacas de los teatros donde se representaban las óperas y los conciertos de orquesta.

El cine en México


Qué complicado se percibe el pasado cuando el presente nos da la simplicidad de vivir aferrados a la tecnología. Actualmente nos enamoramos por medio de un teléfono, pretendemos a nuestras parejas a través de un teclado virtual que nos permite la comunicación rápida. La vida intelectual se nos ha vuelto más sencilla, pues las bibliotecas sucumben lentamente ante la facilidad de los libros electrónicos y la sospechosa información de Wikipedia, la cual llegó para facilitar la labor de Diderot y de su Enciclopedia.
Aunque el invento no terminará nunca con la tinta y el papel.


Cuando se inventó la televisión muchos creyeron que el cine se convertiría en un pasatiempo obsoleto; sin embargo, éste sigue en pie y la t.v. sigue funcionando con contenido cada vez más insulso. El mundo cambia mientras la sociedad se ensancha y se transforma. Antes, como ya se ha dicho, la gente solía visitar los teatros, las plazas de toros y las bibliotecas para pasar el tiempo libre. El cine dio otra alternativa.

lumiere

El 13 de febrero de 1895 se patentó por primera vez el cinematógrafo en Francia. Los hermanos Lumière inventaron un aparato que podía captar imágenes y reproducirlas en movimiento,  transformando la manera en la que se percibía la realidad del mundo, pues ahora el lienzo sería la pantalla y el cinematógrafo se convirtió en el pincel. 

La tarde del 6 de agosto de 1896 el cinematógrafo llegó a México. La primera representación cinematográfica se llevó a cabo en la residencia oficial del entonces presidente Porfirio Díaz, es decir, en el Castillo de Chapultepec. Gabriel Veyre y Claude Ferdinand Bon Bernard, concesionarios de la firma Lumière, se entrevistarían con Porfirio Díaz para mostrarle a él y a su familia el artículo que querían introducir al país; los mexicanos somos seres que nos exaltamos con facilidad y el cine llegó a México para arrasar con la idea del libro como medio de entretenimiento. Surgieron los grandes periodistas que se encargaron de escribir críticas fulminantes al cine, algunos decían que podían leer una novela en menos de una hora con la genialidad de la pantalla y del invento de los franceses.

El cine en México cinematografo-en-mexico


México cambió rotundamente con la inserción del cine en las primeras salas. El acceso a las películas era limitado, costaba un peso la entrada y entre los asiduos cinéfilos se encontraban los mexicanos que podían pagar dicha cantidad de dinero. Conforme pasaron los meses se redujo el precio del boleto a 50 centavos y tiempo después a 25. El mundo dio un giro brutal con la llegada del séptimo arte; México resolvió que las plazas de toros se vaciaran y el Salón Rojo se convirtiera en el lugar ideal para pasar el rato observando una de las muchas películas creadas por los primeros directores de cine que dio el país para el mundo.


El cine en México salon-rojo


En 1932 se presentó por primera vez la película “Santa”, la cul sería la primera en incluir el sonido proveniente de un fonógrafo en los salones de cine. A pesar e que ésta no fue la primera película sonorizada en nuestro país, pero tuvo tal éxito que dio paso a que dicho dispositivo se integrara en los salones donde antes sólo existía la imagen.

No sería sino hasta la década de los 40 cuando Hollywood llegó a México. A partir de 1935 dio inicio la época de oro del cine mexicano con:  “Vámonos con Pancho Villa”. Fue en en esos años cuando lo estadounidense comenzó a tomar mayor fuerza y a salir a flote en una sociedad que crecía al paso de la modernidad. Las aguas frescas dejaron de beberse con la asiduidad de antaño para ser remplazadas por el refresco de cola. La clase media crecía, las mujeres deseaban ser Bette Davis y los hombres miraban el mundo que cambiaba en su totalidad.


maria felix


Llegaron los actores y las actrices mexicanas que dieron vida a la Época de Oro del Cine Mexicano. Aparecieron mujeres como María Félix y Rita Macedo; nació el personaje de Cantinflas que se convertiría en una referencia. Pedro Infante cantaba frente a las cámaras, enamorando a cualquier mujer que viera sus películas. Llegó Luis Buñuel, aquel cineasta español afecto al surrealismo de Breton, quien dirigiría un incómodo filme llamado “Los Olvidados”. Surgió la marcada contracultura, los pachucos, después la generación del beat, el rock‘n’roll y la literatura que mataba de tan sólo leerla.


mejores peliculas mexicanas los olvidados


El cine llegó a México para darle la bienvenida a la modernidad, a la transformación de la cultura posrevolucionaria, marcado la vida de un país que se glorificó durante una época en la pantalla y con las actuaciones. Actuar es dejar de ser uno mismo por un breve instante. El cine ha hecho de ese breve instante una eternidad.


**
El tiempo ha pasado y el séptimo arte sigue siendo parte de la vida de la sociedad mexicana, como público y como creadores, innovando, avanzando y mostrando que el buen cine también se hace en tierras aztecas, por esa razón te compartimos las 20 películas mexicanas de culto de los últimos 25 años. 


Referencias: