El primer corto animado de Lars Von Trier
Cine

El primer corto animado de Lars Von Trier

Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

17 de junio, 2014

Cine El primer corto animado de Lars Von Trier
Avatar of mediodigital

Por: mediodigital

17 de junio, 2014

El escritor, guionista, director y productor danés Lars Von Trier, quien incita grandes críticas respecto a su trabajo, es uno de los cineastas más controversiales de nuestro siglo. Von Trier ha logrado posicionarse como uno de los grandes representantes del cine actual. Sus innovadoras formas de llevar al séptimo arte las partes más oscuras del pensamiento humano es lo que ha caracterizado sus obras. El manejo de la fotografía y la composición estética en sus películas son una gran integración de lo que puede ser inaccesible a la mente. Cineastas como Carl Theodore Dryer, Ingmar Berman y Andrei Tarkovsky han servido de gran inspiración para este director.

Von Trier ha logrado enrolarse en temas tan inhóspitos como la teología, el sexo, el sufrimiento, la política, la muerte, el nihilismo, el amor, y la venganza, de manera que el espectador se sienta familiarizado, incluso, reflejado pero sin ser perturbado. A pesar de que para Von Trier el cine debe ser como una piedra en el zapato, que debe hacer sentir incómodo, logra de manera armónica que la audiencia se introduzca en estos temas lo mejor posible, ya sea desde las emociones, la psique o a través del arte.

larsvontrieraoengfoa1


Pero antes de convertirse en uno de los directores más importantes en la actualidad, el danés tuvo su primer roce con el cine cuando tenía apenas 11 años. Armado con una Super 8, Von Trier realizó un trabajo destacado para un jovencito quien ya dejaba atisbar lo siniestro en su producción. El corto de dos minutos fue dado a conocer a través de dangerousminds.net; la historia animada realizada por el director en 1967 se titula Turen til Squashland… En Super Pølse Film, o Trip to Squash Land… A Super Sausage Film, y presenta a una salchicha superhéroe montada sobre una ballena quien rescata a tres conejitos de colores. Al final, una nube blanca devuelve la palabra “Slut”, “el fin” en la lengua nativa del director.



Este corto es probablemente el primer material en forma que desarrolló Von Trier como realizador, y en el que resulta valioso el trabajo técnico y de animación dirigido por un adolescente.  


Referencias: