Cine

Las 30 películas más representativas de América Latina (Primera parte)

Cine Las 30 películas más representativas de América Latina (Primera parte)

Qué es lo que hace de una película una buena historia, ¿la locación, los efectos especiales, los actores, el país que la produce? El cineasta cubano Julio García Espinosa hace una clara distinción entre los fines a los que está destinado el cine. La industria comercial hace descansar su interés en índices como los altos costos o la grandilocuencia, los grandes actores, los grandes movimientos de extras, y afirma que nosotros, los latinoamericanos, no podemos disponer de semejantes recursos. Por razones ideológicas y por razones de la realidad más evidente, el cine latinoamericano tomará como tema principal, siempre, las realidades concretas de cada país latino.

Así, el cine latinoamericano utiliza su rica y, hasta cierto punto, desafortunada historia para tomar lo real como base de sustentación, pero también como nutriente para la creación narrativa y dramática. Los directores latinos decidieron trabajar con materiales cedidos por lo real, por la gente común, pero lo hace no para reproducir la realidad tal como aparece de inmediato, sino para mostrar una parte como posible representación de un todo; es decir: montan una ficción a través de fragmentos de la realidad, una gran parte de la imagen de un continente.

CINE-LATINO


Gabriel García Márquez, en su discurso de aceptación del Premio Nobel: La soledad de América Latina, dijo que el nudo de esta soledad era que desde la llegada de los europeos, la realidad de América Latina había sido fantástica, con personajes y leyendas más grandes que la vida. Tal vez por eso, incluso en la mayoría de las declaraciones realistas y poderosas en las películas latinoamericanas, siempre existirá un elemento un tanto fantástico o al menos plausible, que le harán ganar el reconocimiento en diferentes festivales, posicionándolas por encima de las grandes producciones.

El sitio especializado en cine Taste of cinema, publicó una lista con las mejores 30 películas latinoamericanas, cintas que, de una manera u otra, reflejan la realidad y la historia de diferentes países.

30. La vendedora de rosas (Colombia)

albertoescud_Lady_Tabares_91385


Mónica tiene trece años y ya se ha rebelado contra todo. Ha creado su propio mundo en la calle, donde lucha con coraje para defender lo poco que tiene: sus amigas, tan niñas como ella; su novio, un traficante de drogas; y su orgullo, sin concesiones a nadie. La noche de Navidad, como todas las noches, vende rosas para ganarse la vida y para comprar el sueño de una velada con ropa recién estrenada y una salida con su novio, pero la vida le depara una nueva cita con la soledad, la pobreza, la droga y la muerte. Mónica es la otra cara de una ciudad intensa y cruel como Medellín o como cualquier otra donde los niños de la calle no tienen lugar en este mundo.

29. Hombre mirando al Sudeste (Argentina)

52


En un hospital psiquiátrico aparece un nuevo paciente que dice llamarse Rantés (Hugo Soto), y que afirma ser un mensajero de otro planeta que vino a investigar la "estupidez humana". El Dr. Julio Denis (Lorenzo Quinteros) se muestra escéptico sobre esta historia pero Rantés irá introduciéndose en su vida, haciéndolo dudar de si realmente está loco, con lo que, sutilmente, lo obliga a replantear su vida y profesión.

Hombre mirando al Sudeste es una película argentina escrita y dirigida por Eliseo Subiela en 1986.

28. No (Chile)

no


El filme de 2012 se centra en la campaña del No, que antecede el plebiscito del año 88, instancia en que democráticamente se derroca al general Augusto Pinochet. No apela a la nostalgia, a una estética vintage, a la circulación de las viejas nuevas tecnologías y de los juguetes de plástico, muy escasos en el Chile de los ochenta. La campaña del No se gesta en la mente de Saavedra, recostado en el piso de su living, en medio de la pista de un tren que gira intermitente y repetitivamente a su alrededor.

No, largometraje de Pablo Larraín, es una película cínica que no cree en un cambio posible o en futuro colorido y ahí, probablemente, está su principal lucidez. (lafuga.cl)

27. El castillo de la pureza (México)

el-castillo-de-la-pureza


Arturo Ripstein estrenó, en 1972, un filme basado en hechos reales ocurridos en México en la década de 1950 y que inspiraron a Luis Spota a escribir la novela La carcajada del gato.

La adaptación cuenta la historia de Gabriel Lima (Claudio Brook) un hombre quien está convencido de que el mundo exterior es dañino para su familia y ha mantenido encerrados a su esposa Beatriz (Rita Macedo) y a sus hijos por 18 años. La frágil situación cambia cuando se da cuenta de que sus hijos, Porvenir (Arturo Beristáin), Utopía (interpretado por una jovencita Diana Bracho) y Voluntad (Gladys Bermejo), están entrando en la adolescencia.

26. Luz silenciosa (México)

Luz silenciosa


Rodada en Cuauhtémoc, en el estado de Chihuahua, Luz silenciosa se ubica en una comunidad menonita, donde Johan, hombre casado y con varios hijos, sostiene una relación amorosa con otra mujer, transgrediendo las leyes de la religión que observa y las prácticas de la comunidad a la que pertenece.

Escrita y dirigida por el mexicano Carlos Reygadas, es una coproducción mexicana, francesa y holandesa hablada principalmente en plautdietsch. Se estrenó en México el 12 de octubre de 2007.

25. Estación central (Brasil)

Estación central


En los asfixiantes pasillos de la Estación Central de Brasil de Río de Janeiro, una antigua maestra se gana la vida escribiendo las cartas que le dictan las personas analfabetas quienes llegan hasta ella. Endurecida por la soledad, por la adversidad y por el flujo diario de rostros desesperados que atraviesan la Estación, Dora ha ido desarrollando una estoica indiferencia con respecto a la importancia de su misión. Cuando una de las clientes de Dora muere atropellada a la salida de la Estación, acaba por hacerse cargo de su hijo huérfano, Josué, y se compromete a llevarle hasta su padre, viajando con él hasta una remota zona del nordeste de Brasil. A medida que los autobuses van adentrando a la extraña pareja en un terreno cada vez más desconocido, van superando su mutua aversión inicial y se acercan cada vez más el uno al otro para así, al mismo tiempo, acercarse al interior de sí mismos.

El guión es de Marcos Bernstein y João Emanuel Carneiro, basados en una historia del director Walter Salles.

24. La nana (Chile)

La nana


Dirigida por Sebastián Silva, cuenta la historia de Raquel, una mujer agria e introvertida, lleva 23 años trabajando de nana para los Valdés, una familia numerosa de clase alta. Pilar, su patrona, contrata a otra nana para ayudarla. Raquel siente peligrar su lugar en la familia y aleja a la recién llegada con crueles e infantiles maltratos psicológicos. La historia se repite una y otra vez hasta que llega Lucy, una alegre mujer de provincia quien logra penetrar la coraza de Raquel y cambiar su forma de ver la vida.

23. El hijo de la novia (Argentina)

El-hijo-de-la-novia


Rafael Belvedere (Ricardo Darín) es un cuarentón que ha heredado un restaurante por parte de su padre (Héctor Alterio), sin embargo el estrés por las nuevas exigencias del negocio lo traen agobiado. Además, en su vida sentimental tampoco le van bien las cosas, ya que está divorciado. Por todo esto, no le presta mucha atención a su novia (Natalia Verbeke) y hace tiempo que no va a visitar a su madre (Norma Aleandro), quien padece alzheimer y está ingresada en una residencia.

Rafael tendrá que intentar ver cumplido el viejo sueño de su madre antes de que fallezca: casarse por la Iglesia.

22. Tierra en trance (Brasil)

Tierra en trance (Brasil


1967 fue el año en el que Glauber Rocha dirigió el filme que cuenta la historia de El dorado, un país ficticio latinoamericano donde vive el periodista Pauilo Martins. Dos políticos, un populista y otro conservador, luchan por el poder en esta compleja realidad tropical donde nada es lo que parece.

21. El lado oscuro del corazón (Argentina)

películas de América Latina


Fue en 1992, con una coproducción entre Argentina y Canadá, bajo la dirección de Eliseo Subiela, que El lado oscuro del corazón se proyectó por vez primera. En este filme nos encontramos con Oliverio, un poeta bohemio quien recorre Buenos Aires con sus amigos, acosado por la muerte, buscando a una mujer capaz de “volar”. En el transcurso de la película la poesía de Mario Benedetti, Juan Gelman y Oliverio Girondo se ve entremezclada con los lugares más espesos de la cotidianidad artística argentina y uruguaya.


 


Referencias: