La película que demostró que el miedo más aterrador del hombre se encuentra en el mar
Cine

La película que demostró que el miedo más aterrador del hombre se encuentra en el mar

Avatar of Graciela Rios

Por: Graciela Rios

22 de marzo, 2017

Cine La película que demostró que el miedo más aterrador del hombre se encuentra en el mar
Avatar of Graciela Rios

Por: Graciela Rios

22 de marzo, 2017



En el pensamiento colectivo de muchos, cuando alguien menciona la palabra "tiburón", de inmediato se nos viene a la mente un sonido característico que electrifica nuestro cuerpo y nos llena de terror, pues creemos que en cualquier momento veremos una aleta dorsal acercándose a nosotros... La película “JAWS” se estrenó en 1975, y se convirtió en los primeros pininos del aclamado director Steven Spielberg; sin embargo, para ser una de sus primeras incursiones en el cine fue un proyecto muy ambicioso, tanto que la cinta se volvió un clásico y un referente cultural.

La idea de que un tiburón gigante atacara a los habitantes de una pequeña isla en el sur de California, a muchos les resultó absurdo y poco creíble; sin embargo, la película reflejó la ambiciosa labor de dirección de un "joven y estúpido” —como él mismo se hace llamar— Spielberg; por lo que logró reunir los elementos necesarios para narrar una relato que parecía inverosímil, pero que gracias a la magia del cine nos envolvió en su universo.

Esta película también se trató de la adaptación del besteller de Peter Bentley, por lo que a Steve le pareció importante suprimir algunos elementos de la historia original: el melodrama amoroso y las cuestiones políticas explícitas, lo que él deseaba era una cinta de aventura. La historia comienza con un grupo de jóvenes reunidos alrededor de una fogata en la playa. Una chica convence a un chico muy ebrio de nadar en el mar. Como el joven se encontraba casi en calidad de bulto, la chica toma la delantera y termina sumergiéndose sola, su silueta se dibuja sólo por la luz de la luna. Su ebrio amigo se desploma en la orilla. Pero es en este momento en el que el protagonista hace su primera aparición: el gran tiburón que la devora.


película JAWS

Después del misterioso suceso, aparece el segundo protagonista y se trata del jefe de la policía, Martin Brody (Roy Scheider), un hombre de familia; ésta es una característica idónea para un héroe, una persona empática que siempre vele por los intereses comunitarios. Brody es nuevo en el puerto, proviene de la Gran Manzana y no espera toparse con muchas sorpresas en un lugar tan pequeño como lo es el puerto de Amity Island, pero su odisea comienza cuando descubre los restos de la chica devorada.

Como buen jefe de policía, decide cerrar las playas hasta no resolver el asunto, pero se topa con las demandas burocráticas del alcalde, que se opone rotundamente a hacerlo, pues se trata de una zona turística y no quiere infundir pánico a la población por el altercado. Mas allá de cuestiones de ética y moral —que están implícitas—, las negativas del alcalde sirven para el desarrollo de la trama. Es por ello que el tiburón logra perpetuar otro ataque, en esta ocasión, la situación se vuelve más sensible cuando la víctima es un niño y hay personas quienes atestiguan el horrible acontecimiento.


jaws-movie

Para evitar muchas pérdidas financieras —que, en este punto, parecen más importantes que las humanas—, deciden cerrar la playa por un día, y lanzan una convocatoria abierta a todos los pescadores para atrapar al tiburón a cambio de una buena recompensa.

La exploración se lleva a cabo y logran atrapar a un gran tiburón blanco. Parece que ya todo está resuelto; sin embargo, en este punto de la historia se incorpora un nuevo personaje, el biólogo experto en tiburones, Hooper. Pronto se hace amigo de Martin Brody, y se convierte en su aliado cuando ambos descubren que el tiburón que fue atrapado y con el que se creía la paz restaurada, no era el mismo villano que acecha la playa.





Después de un último altercado, el alcalde cede. Acepta contratar los servicios de Quint, un rudo cazador de tiburones. Entonces comienza la batalla campal en alta mar. En un inicio, Quint se siente confiado, está seguro de que sus años de experiencia en el campo son suficientes para acabar con aquel monstruo. Poco a poco, se da cuenta de que no es así; lo que convierte al animal en un monstruo aún más temible, no son sólo sus gigantescas dimensiones —8 metros aproximadamente—, sino su aparente inteligencia. La caza se invierte, ahora parece que el tiburón está dispuesto a acabar con ellos, y lleva las de ganar…

La tensión aumenta, casi siempre acompañada de la banda sonora original de John Williams. En los momentos de calma conocemos un poco más sobre los personajes y su relación se fortalece; “la unión hace la fuerza”. Es importante destacar un suceso que ocurre casi al principio de este último acto y que podría parecer casi irrelevante, pero se convierte en la pista que nos llevará al épico final: hay tanques de oxígeno, pero, ¿para qué?


jaws movie

En un intento por atacar desesperadamente al tiburón, Hooper se sumerge en una jaula antitiburones para envenenarlo al lanzarle un jeringa. Fracasa. La jaula no resiste la fuerza del leviatán y es destrozada; sin embargo, Hooper logra huir y esconderse, pero cuando Quint y Brody ven la jaula destrozada, lo dan por muerto. El carco “Orca” comienza a hundirse y la siguiente víctima es Quint, el que parecía invensible, el más rudo de todos, lucha hasta el último aliento antes de ser devorado por completo.

Esto deja al “héroe” solo. Brody recuerda lo que Hooper le dijo cuando accidentalmente soltó los tanques de oxígeno: “¡cuidado! Pueden explotar”. Con esto en mente, lanza uno de ellos al hocico del tiburón y en un desesperado intento por sobrevivir, comienza a disparar hasta atinarle al tanque, lo que provoca una magnífica explosión, en la que el tiburón vuela en mil pedazos.



pelicula jaws


Una historia que parece muy sencilla pero que se quedó en la mente de muchos. Luego de esta primera entrega, vinieron otras versiones más que intentaron plasmar la atmósfera de miedo que JAWS provocó. Este año la película cumple 42 años desde su estreno, así que si aún no la has visto o ya lo has hecho, conoce algunos datos curiosos de la cinta; tal vez te animes a realizar un maratón:


1. Cuenta Spielberg que cuando estaban creando el soundtrack de “Jaws”, John Williams comenzó a tocar dos notas en el piano y le dijo: “lo tengo”. El director creyó que se trataba de una broma, pero ese medio tono fue parte de lo que hizo que a todos se les pusieran los pelos de punta cuando el gran tiburón se acercaba.

2. Fue difícil hacer que “Bruce”, como le decía de cariño Spielberg al tiburón robótico con el que trabajaba, lograra funcionar apropiadamente durante toda una escena. Algunos circuitos aún se veían afectados con el agua.


película JAWS



3. En realidad no grabaron tan lejos de la orilla, por lo que sólo podían grabar hacia el horizonte, ya que el director quería aparentar que sus personajes se encontraban solos en medio del océano. A veces tenían que suspender las grabaciones por horas, para esperar a que pasara algún barco o velero que entraba a cuadro.



**


Si quieres añadir a tus planes de fin de semana más títulos, te compartimos estas 7 películas estadounidenses que debes ver aunque fueron menospreciadas por la crítica. Además, ¿alguna vez te has preguntado qué hacer cuando fracasas en la vida?, la respuesta es sencilla: enamorarte.






 


Referencias: