Cine

5 películas que nos demuestran que en el futuro no hay esperanza

Cine 5 películas que nos demuestran que en el futuro no hay esperanza




Imaginemos un futuro donde el efecto invernadero, la sobrepoblación, la alta demanda de alimentos y la explotación excesiva sobre la tierra termine por limitar el acceso a la carne y a las verduras sólo para ciertos grupos de élite.  

Hambre, corrupción, carencias. Un mundo que sólo el séptimo arte y la literatura se han encargado de describir. La vida... o el final de ésta. En el cine, cintas como “Cuando el destino nos alcance”, dirigida por Richard Fleischer, han condenado a la Tierra planteando situaciones extremas donde el mismo hombre causa su fin. La miseria y el hambre los orillan a cometer actos inimaginables para cubrir cuestiones básicas como la alimentación a costa de lo que sea.

soylent


Tecnología, guerras por escasez de alimentos, enfermedades; una realidad que podría ser diferente a través de alternativas como el desarrollo de alimentos, cultivos, plantas y herbicidas genéticamente modificados para evitar guerras y desastres como las siguientes.


-

“The Road”,  John Hillcoat

(2009)

the road

El mundo se ha convertido en un invierno constante. Un suceso desconocido terminó por evitar que la Tierra entre en calor o se vislumbre la luz del sol sobre ella. Viggo Mortensen encarna a un padre que con tal de proteger, alimentar y mantener vivo a su hijo se enfrenta a uno de los más grandes monstruos: la desesperación del ser humano. La falta de alimentos por no tomarse las medidas necesarias y negarse a nuevas alternativas tecnológicas, orilla a distintos grupos a convertirse en cazadores y caníbales de los que padre e hijo tendrán que escapar para encontrar refugio.


-

 “Snowpiercer”, Bong Joon-ho

(2014)

snowpiercer

Un experimento científico que buscaba erradicar el calentamiento global terminó por congelar todo lo que se encontraba sobre la Tierra a excepción de una pequeña parte de la población que, antes del cataclismo, se internó en el Snowpiercer, un tren que se diseñó para sobrevivir a la era glaciar y que da vueltas alrededor del planeta. Para mantener el orden el tren se dividió en dos clases: alta y baja; en la primera gozan de todos los lujos, desde educación para los más pequeños, hasta bares y baños de vapor, mientras que los de la clase baja, que habitan la parte de la cola, sólo consumen barras de proteína hechas a base de ingredientes desconocidos; ya que los líderes preservaron y desarrollaron tecnologías con alimentos genéticamente modificados para subsistir. 


-

“Children of Men”, Alfonso Cuarón

(2006)

children

  1. La humanidad está al borde del colapso debido a que lleva 18 años de infertilidad humana a nivel mundial, por lo que se enfrenta a la extinción. La gente busca emigrar a otros países buscando una salida de la guerra, la crisis y el hambre, hasta que Julian Taylor, papel interpretado por Julian Moore, contacta a su ex marido Theo Faron, encarnado por Clive Owen, para ayudar a una mujer que se encuentra embarazada para llevarla a un proyecto que podría curar la infertilidad y salvar a la humanidad.


-

“The divide”, Xavier Gens

(2011)

el futuro

Después de una explosión nuclear, un pequeño grupo de personas logra guarecerse en un búnker, sin embargo, el encierro, la escasez de víveres, la radiación y la mente de ocho seres que no saben qué es lo que sucede en el exterior desatan situaciones que nos hace pensar que el peor enemigo del hombre no es una bomba, sino otro hombre. 


-

“The book of Eli”, hermanos Hughes

(2010)

thebook

Una guerra nuclear generó un hoyo en la capa de ozono y treinta años después, el planeta está convertido en un desierto completamente tóxico. Denzel Washigton interpreta a Eli, un hombre que resguarda un libro y camina rumbo al oeste, donde conoce a Solara –Mila Kunis–. En el trayecto, para poner a salvo el libro, se enfrentan a múltiples obstáculos incluyendo una pareja que parecía inofensiva y termina siendo un grupo de caníbales.


Quizá sin pensarlo, la tecnología es una herramienta sustentable que, lejos de condenarnos, podría ayudarnos a extender y mejorar la vida que hoy conocemos y de las futuras generaciones. Los alimentos y semillas genéticamente modificados podrían evitar cualquiera de estas catástrofes, ya que permiten que algunas especies se mantengan, así como el equilibrio en el planeta. 

Generalmente todo lo que está intervenido por la ciencia se considera antinatural, sin embargo, realmente lo único que buscan es que existan mejoras y alternativas que nos permitan llevar una mejor calidad de vida aun en los peores escenarios.


 


Referencias: