Plano secuencias: el arte de grabar sin cortes

Plano secuencias: el arte de grabar sin cortes

Por: Daniel Morales Olea -


No es la búsqueda de la perfección lo que lleva a un artista a superarse, sino el deseo de mostrar que es mejor que antes, y cada vez que termina una obra, ésta debe ser mejor que la anterior. Donde el error se crea, la practica reafirma la necesidad de tacharlo, de corregirlo y mejorarlo. Los cineastas consumen años de su vida para terminar un largometraje, para después ir por el que sigue. Los directores en cada trabajo buscan revitalizarse, llegar a ese punto en el que la exigencia y la disciplina del arte se encuentran al máximo para crear su obra maestra. Entre las técnicas cinematográficas de los grandes del cine, suele haber un elemento que destaca cuando muestran una cinta y que es muy difícil de lograr: el plano secuencia.

 scorsese


Un plano secuencia es una escena filmada sin cortes de cámara, en la que el camarógrafo debe saber filmar con precisión coreográfica los movimientos de los actores, quienes deben tener bien ensayada la escena y evitar cometer errores, pues suelen ser tomas muy largas que llevan al extremo. La producción debe ser muy cuidadosa para que todo salga de acuerdo al programa hecho y revisado por el director.

 Birdman plano secuencia


En el cine existen plano secuencias como directores magistrales, pero sólo algunas han sido llevadas más allá, aquí un listado de las mejores:

 

El secreto de sus ojos – Juan José Campanella (2009)

 

 



Esta cinta argentina fue la segunda de su país en ganar el premio Oscar a mejor película extranjera. Con elementos de thriller y suspenso, la cinta tiene dos temporalidades: una en la que se investiga un crimen y otra en la que se muestran las consecuencias años después. Durante la cinta, la escena más memorable es la persecución en el estadio en la que durante un partido de fútbol, el personaje principal persigue a un sospechoso. La escena comienza en los aires donde se muestra el estadio lleno, hasta llegar directo a los asientos en los que se encuentran los actores y donde comienza la persecución que abarcara gran parte del interior del estadio.

-

Atonement – Joe Wright (2007)

 

Basada en uno de los mejores libros considerados enn lo que va del presente siglo, la cinta no podía defraudar ante tal honor. Es por eso que si es una cinta que habla de guerra, y las secuencias de acción no abundan, el elemento visual debe sorprender en algún momento, y la consecuencia de nuestros actos siempre han sido un buen momento para poner al mundo a pensar. Por eso, en este plano secuencia en el que fueron usados más de mil extras y con una duración mayor a los cuatro minutos, se ve el desastre que deja la guerra en el lugar, en las personas que luchan y las que sólo sufren.

Goodfellas – Martin Scorsese (1990)

 


Si la producción hubiera conseguido el permiso para grabar la parte delantera del restaurante esta cinta no hubiera sido lo mismo. Este mítico plano secuencia surgió porque Scorsese tuvo que idear una forma de que los personajes entraran por atrás, y fue así que pudo mostrar el estilo de vida de los mafiosos a través de una entrada secreta, exclusiva, en la que tenía acceso a los mejores lugares y la mejor comida gracias al dinero, nada mal para un joven empezando sus veintes. Con estos tres minutos, Scorsese pudo resumir toda una cultura oculta a los ojos de quienes viven una vida honesta.

-

Weekend – Jean-Luc Godard (1967)

 



Basada en un cuento de Julio Cortázar, la comedia negra de Godard está salpicada de guiños a la literatura clásica y la lucha de clases francesa. El plano secuencia que el director creó tiene una duración de siete minutos, y a través de un avance horizontal se observa un gran accidente en carretera en el que estos extraños personajes encontraran ciertas historias que se desarrollan en ese momento y que funcionan como un simbolismo clásico de directores como Godard.

Hard Boiled – John Woo (1992)



La ultima cinta que el famoso director filmaría en Hong Kong fue una de las que usó tuvo mayores costos de producción. Esta escena, en la que dos policías entran para rescatar a bebés recién nacidos, no tuvo efectos en posproducción pues todos los explosivos son reales. De igual manera, cuando los actores entran en el elevador y permanecen 20 segundos dentro de él no significa que subieron o bajaron, pues realmente el elevador nunca se movió, tan sólo el piso y la utilería se cambiaron en ese lapso de tiempo para continuar con la escena. Sin duda una de las mejores escenas de acción jamás filmadas, pues la relación y el trabajo de los dos policías muestran una coreografía casi artística por la forma en la que parecen entenderse.

-

The player – Robert Altman (1992)


Una de las películas esenciales para entender la industria cinematográfica, The player, comienza su historia con un plano secuencia de casi ocho minutos. Burla y sátira del mundo del cine, el mismo plano secuencia incluye comentarios acerca del uso de plano secuencia en el cine. Tratada magistralmente, se necesitaron 15 tomas para poder llevar a cabo esta escena a la perfección.

 -

Gravity – Alfonso Cuarón (2013)

 

Un amante de los plano secuencias como Alfonso Cuarón encuentra siempre el momento indicado para insertarlos. En la cinta que lo llevó a ganar el premio de la Academia no se queda atrás. El inicio dura 12 minutos y es una toma ininterrumpida de los astronautas en el espacio antes y durante el primer accidente que tienen. El trabajo de posproducción fue gigantesco para crear los efectos especiales necesarios, pero el trabajo de la película en 3D y la edición de sonido son otros elemento provocan horror al ver esta escena.  

 -

True detective – Cary Joji Fukunawa (2014)

 


La televisión está acercándose rápidamente al mundo del cine, y la producción de los episodios es cada vez mayor pues muchos directores y actores de cine voltean a ver al hermano menor del séptimo arte. Así es cómo nació la serie True detective, cuya primera temporada consta de ocho capítulos en los que se intenta resolver un asesinato cometido en 1995. Durante este plano secuencia la tensión crece cada vez más, se sabe que todo puede salir mal en cualquier momento y definitivamente el director y el guionista supieron mantener el suspense hasta el momento correcto.

 

Daredevil – Phil Abraham (2015)

Otra serie que demuestra que lo que el cine no logró, la televisión puede superar. Tras una olvidable película de Daredevil estelarizada por Ben Afleck, la nueva creación de Marvel, Disney y Netflix muestran un personaje realmente oscuro. En este plano secuencia la toma habla por si sola: menos es más. La acción es mucho más real que en cualquier otra producción de Marvel por lo que el peligro para el protagonista es palpable.

Referencias: