9 cosas que haces mal y provocan que seas poco carismático
Estilo de vida

9 cosas que haces mal y provocan que seas poco carismático

Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

18 de octubre, 2016

Estilo de vida 9 cosas que haces mal y provocan que seas poco carismático
Avatar of Alejandro Arroyo Cano

Por: Alejandro Arroyo Cano

18 de octubre, 2016




Una persona carismática debe tener seguridad, una intuición desarrollada y sensibilidad ingeniosa para reconocer las veredas y atajos de las relaciones interpersonales. Para conseguirlo hay muchas estrategias que puedes seguir, de las cuales, la mayoría se relacionan con el arte de la seducción. Estos consejos te ayudarán a ser carismático, pero no te confíes, porque aunque parezca una receta sencilla, se necesita un ingrediente complejo: la bondad.

En el libro "Diario de un seductor", del filósofo Soren Kierkegaard, existe un personaje que emplea su carisma para conquistar a una chica. El acto, en apariencia natural, pasa a rodearse de un halo siniestro cuando se descubre que las intenciones del 'Don Juan' son en extremo violentas. Él quiere seducirla para obtener un placer sexual y después desecharla como a un objeto cualquiera. Como ella cayó ante sus encantos, la separación y el rechazo terminan por resquebrajar su corazón.

carismático

[Conoce el manual para superar a la persona que te engañó]


Cualquiera puede aprender la fórmula del carismático seductor, pero pocos saben qué hacer con la bendición de gustarle a otra persona. El personaje de Kierkegaard fue creado justo para reflexionar entre los sentimientos auténticos y los apócrifos que terminan dañando a los demás. Para que no caigas o promuevas el engaño, debes leer toda la historia en el artículo: "El libro que muestra que el amor es sólo un trofeo para el egocentrismo existencialista del humano".

Ahora sí, a lo que nos compete. A continuación sabrás las cosas que haces mal cuando te relacionas con otras personas y provocan que seas poco carismático.

-

No eres concreto y expresas ideas que la gente no puede relacionar 

carismático

En el libro "Why Presidents Succeed", el psicólogo Dean Kith Simonton argumenta que la comunicación efectiva se basa en el  lenguaje concreto, más que en el abstracto. El carisma de muchos presidentes está en pronunciar ideas que son fácilmente materializables. En lugar de hablar de actos utópicos ellos se remiten a lo posible. Otra de sus tácticas es hablar en relación con el otro. Por ejemplo, decir que siente o entiende las molestias de los ciudadanos es una manera de crear empatía o relación.

-

No expresas tus sentimientos

carismático

Las personas carismáticas expresan sus sentimientos de manera espontánea y genuina. A su vez, "esto les permite atender las emociones de los otros", aseguró el psicólogo Ronald E. Riggio. A este acto le llama 'contagio emocional' o "tendencia automática de mímica y sincronización de expresiones". Entonces, si quieres agradarle a los demás primero debes sonreír y demostrar lo feliz que eres.

-

Te la pasas hablando de tus logros

carismático

Un estudio de Harvard reveló que presumir los logros ahuyenta la atención de los demás. Lo correcto es hablar sobre tu potencial y de lo que eres capaz de realizar. El autor del libro dice que la incertidumbre del futuro resulta ser más atractivo que evocar el pasado, aunque sea exitoso.

-

No usas el efecto 'espejo'

carismático

Distintos estudios psicológicos han coincidido con el fenómeno del 'espejo'. Las investigadores encontraron que en relaciones personales muy estrechas una persona sigue a la otra. Mientras ambos hablan, si uno cruza la pierna en automático el otro también lo hará. Si uno bosteza el otro lo imitará.  Hay que usarse este acto de mímica a favor para comunicarse con los otros.

-

Tu lenguaje corporal no es el apropiado

carismático

Quizá tu discurso oral sea perfecto, usas ideas concretas con oraciones que promueven la empatía, pero tu cuerpo dice lo contrario. Para gustar a las demás personas debes de mandar el mensaje correcto también a través de la postura. Mantén tus manos fuera de los bolsillos, tus hombros relajados y nunca cruces lo brazos, de lo contrario le estarás diciendo a la otra persona que se aleje pues no quieres hablar.

-

No pareces una persona cálida

carismático

Las personas carismáticas proyectan sensibilidad y calidez. Si por alguna razón estas características no forman parte de tu naturaleza puedes ayudarte de tu mascota. En un experimento de la Universidad de Michigan se comprobó que las mujeres se abren más a los hombres que lleva en brazos a un perro porque les parece "sensibles y protectores". 

-

No sonríes

carismático

Una investigación que se realizó en Suecia descubrió que entre más grande y marcada sea una sonrisa, mayor será el atractivo que provoque. En pocas palabras, si crees que no eres muy carismático o atractivo te salvará tu boca.

-

No prestas oídos a las experiencias personales de los otros

carismático

De acuerdo con una investigación de la Universidad de Harvard, hablar sobre sí mismo provoca un efecto placentero en el cerebro que se puede comparar con una sesión de sexo. Si te aburren las anécdotas de los otros, les estás negando un placer que podría beneficiarte. ¿Por qué crees que una mujer prefiere a los hombres que las escuchan?

-

Caminas a destiempo de los otros

carismático

Caminar dice mucho de nosotros. Cuando lo hacemos en compañía de otros podemos demostrarle que somos amistosos si seguimos su ritmo a diferencia que si los presionamos. Si caminamos mucho más lento que el otro podemos mostar inseguridad y que somos introvertidos, características que un ser carismático desechó hace mucho.

-

Ahora sabes que para ser una persona carismática hay que prestarle atención genuina a los demás. Es positivo tener el autoestima alta y creer que eres la mejor persona de la oficina o salón de clases pero atrae más la sencillez y buen humor.
Si quieres llevar el carisma a otro nivel debes leer los artículos: "La mejor guía para seducir a un hombre" o "Cómo seducir a quien te gusta según tu signo zodiacal".








Referencias: